Por la crisis del coronavirus

El Gobierno flexibiliza los ERTE y garantiza una prestación para todos los afectados

El Consejo de Ministros ha aprobado un plan de choque para frenar la crisis económica que está provocando ya la pandemia del coronavirus

Foto: Reunión del Consejo de Ministros en la Moncloa. (EFE)
Reunión del Consejo de Ministros en la Moncloa. (EFE)

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el plan de choque con el que pretende combatir la crisis económica del coronavirus. El paquete de medidas laborales aprobado recoge las principales demandas que pusieron encima de la mesa los agentes sociales y que van desde la simplificación en la tramitación de ajustes temporales de plantillas hasta la protección a los trabajadores y las ayudas económicas a quienes tengan que recortar sus horas de trabajo por cuidar de familiares dependientes.

En primer lugar, el Gobierno facilitará los ajustes temporales de empleo para empresas afectadas directamente por el brote del coronavirus, por los cierres decretados con el estado de alarma y también a aquellas que estén sufriendo una caída de la demanda o de la producción como consecuencia de la crisis económica derivada de la pandemia. Todas ellas podrán solicitar expedientes de regulación de empleo temporal (ERTE) para aliviar sus costes salariales y reducir, por días o por horas, el trabajo de sus plantillas, así como suspensiones de contratos. Para hacer esta figura más atractiva para las empresas, el Gobierno bonificará la cuota empresarial a la Seguridad Social de los trabajadores afectados por el ERTE, de modo que limitará al máximo su coste salarial. "El Gobierno va a estar del lado de las empresas que no despidan", ha señalado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su comparecencia posterior a la rueda da de prensa.

Estas medidas de ajuste temporal no están exentas de la supervisión del Ministerio de Trabajo para garantizar su uso correcto. En el caso de empresas afectadas directamente por el brote del coronavirus o que hayan tenido que cerrar por el establecimiento del estado de alarma, comunicarán la medida a la autoridad laboral, que tendrá un plazo máximo de siete días para responder. En caso de que el ajuste responda a la caída de la oferta o de la demanda, la tramitación será la ordinaria, incluyendo la negociación con los representantes de los trabajadores, pero los plazos tendrán que acelerarse.

El Gobierno también garantiza que todas las personas que sufran un ajuste temporal tendrán una prestación financiada por el Ministerio de Trabajo. Los asalariados afectados por reducciones de jornada o suspensiones cobrarán una prestación por desempleo, incluidos aquellos que no hayan acumulado un periodo de cotización suficiente para ser beneficiarios. La base reguladora que se aplicará será la de los últimos 180 días de cotización. El uso de esta prestación se prolongará durante todo el tiempo que duren las medidas excepcionales, por lo que no se acabará la ayuda en ningún caso, y tampoco se recortará.

El Ministerio de Trabajo también permitirá a los trabajadores modificar su jornada laboral para cuidar de familiares dependientes. Esta medida busca especialmente ayudar a los padres que tengan que atender a sus hijos como consecuencia del cierre de los colegios. Los cambios introducidos por el Gobierno darán a los trabajadores el derecho de adaptar su jornada laboral, ya sea cambiando los turnos o las responsabilidades asumidas, haciendo teletrabajo e, incluso, reduciendo la jornada. El trabajador tendrá derecho a modificar su jornada sin ningún preaviso y manteniendo sus condiciones salariales. En el caso de la reducción de jornada, sí se aplicará la reducción salarial correspondiente determinada por el Estatuto de los Trabajadores.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios