Por las medidas para frenar al coronavirus

El Gobierno estudia prorrogar hasta fin de año los ERTE para los sectores más afectados

Las actividades que requieren la aglomeración de personas tardarán meses en recuperar la actividad normal, por lo que el Ejecutivo podría prolongar su parón hasta diciembre

Foto: La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, durante su reunión con los autónomos. (EFE)
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, durante su reunión con los autónomos. (EFE)
Adelantado en

El estado de alarma terminará el próximo 26 de abril, salvo que vuelva a prorrogarse, y ese mismo día se levantarán los ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo) provocados por el estado de alarma, tal y como decretó el Gobierno. Esta vuelta a la normalidad es un quebradero de cabeza para muchas empresas, que llevan semanas alertando al Gobierno de que tardarán semanas, e incluso meses, en recuperar su actividad habitual, por lo que tendrán imposible asumir todos los costes laborales cuando se levante el estado de alarma. Pero, además, la desescalada llevará a sectores completos a retrasar su apertura normal más allá del estado de alarma.

El Ministerio de Trabajo ha consultado a los agentes sociales y las organizaciones de autónomos en los últimos días y está estudiando medidas para que la desescalada se aplique también a los ERTE, de modo que se puedan prorrogar en algunos sectores. Así lo transmitió el lunes la ministra Yolanda Díaz a los representantes de las tres principales asociaciones de autónomos. Díaz quiso tranquilizar a los autónomos y a las microempresas, que son la parte más débil del tejido productivo, y también la más numerosa.

El Gobierno trasladó a los autónomos que está estudiando que los ERTE de fuerza mayor puedan prorrogarse durante meses, incluso hasta final de año en el caso de sectores concretos muy afectados por la pandemia, explican fuentes conocedoras del contenido de las reuniones.

[La crisis arrasa el tejido productivo: 122.000 empresas se dieron de baja en marzo]

En ningún caso será una prórroga generalizada, ya que muchos sectores podrán recuperar la normalidad cuando se levanten las medidas de confinamiento. Sin embargo, aquellos que, por la naturaleza de la actividad, requieran de la aglomeración de personas, podrían tardar meses en volver a la normalidad. Este es el caso, por ejemplo, de salas de conciertos, discotecas, cines, espacios de congresos…

Este tipo de actividades podrían tardar meses en reabrir a medida que avance la desescalada, al ser un gran foco de riesgo, o, al menos, reabrir en una situación de normalidad. De ahí que vayan a necesitar una prórroga de las ayudas económicas excepcionales durante ese tiempo para evitar un cierre masivo de empresas y autónomos empleadores. Se trata, en cualquier caso, de ERTE de fuerza mayor, esto es, los que están directamente afectados por los cierres.

Las medidas de desescalada y reapertura de negocios serán progresivas y estarán sujetas a la evolución de la pandemia. Esto es, la evolución del confinamiento será flexible y requerirá que también lo sean las políticas económicas del Ejecutivo. De ahí que el Gobierno no quiera descartar ningún escenario en este momento.

En el caso de los ERTE por causas económicas, productivas u organizativas, el Ministerio de Trabajo también está estudiando medidas de flexibilización para que las empresas no estén obligadas a soportar todos los costes laborales el mismo día en que acabe el estado de alarma. La intención del Ejecutivo es que el levantamiento de estos expedientes temporales sea acordado con el sector empresarial y se proteja especialmente a los autónomos y las pequeñas empresas.

Moratoria de impuestos

Una de las peticiones compartidas por las asociaciones de autónomos a la ministra Díaz fue la del establecimiento de una moratoria de impuestos para evitar muchos problemas logísticos y de liquidez al colectivo. El próximo día 20 se tienen que abonar en la Agencia Tributaria el IVA cobrado, el IRPF retenido, el pago fraccionado del impuesto sobre sociedades y de las actividades profesionales correspondientes al primer trimestre del año.

La cuenta atrás ya no da ningún margen y el Ministerio de Hacienda aprobará esta moratoria en el Consejo de Ministros de este martes. La intención de Hacienda, a la espera del texto definitivo, es que la moratoria sea de un mes, hasta el 20 de mayo, y beneficiaría exclusivamente a las empresas y autónomos cuya facturación sea inferior a 600.000 euros.

[La peor crisis desde la II Guerra Mundial]

La moratoria beneficiará también a las empresas y autónomos que ya hayan realizado la declaración y hayan domiciliado el pago, ya que el último día para hacerlo es el 15 de abril. Hacienda retrasará el cobro de los impuestos para ellos un mes más.

Hacienda también autorizará a los autónomos que tributen por el sistema de estimación objetiva al de estimación directa durante un año, de modo que no tengan una cuota positiva este trimestre si han tenido pérdidas. Además, también permitirá a quienes se mantengan en estimación objetiva minorar su rendimiento neto correspondiente a los días del estado de alarma, para que así reduzcan su factura tributaria. En el caso de las empresas, Hacienda pretende permitir el cambio en el sistema de cálculo de los pagos fraccionados para ajustar su cuota a la actividad que hayan tenido durante estas semanas.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios