POR PRIMERA VEZ EN SU HISTORIA

Los futuros del crudo entran en negativo: los inversores cobran por quedarse los barriles

El mercado empieza a temer que el mundo se quede sin capacidad de almacenamiento, con las reservas llegando a su tope y la demanda en caída libre

Foto: Petróleo
Petróleo

Los inversores ya cobran por quedarse con barriles de petróleo. Los futuros del Texas en Nueva York se están desplomado este lunes en una caída de más del 200%, hasta alcanzar un precio de -42 dólares por barril. Se trata de un contrato que expira este martes. Si se analiza el precio del contrato del WTI de junio, que expira el 19 de mayo, los precios caen este lunes un 15% hasta los 21 dólares por barril. El contrato de julio, a su vez, cae un 5% hasta los 28 dólares.

En estos momentos el agotamiento de la capacidad de almacenaje de crudo en Cushing, Oklahoma (donde se entregan físicamente los barriles WTI) y el hundimiento de la demanda en EEUU por los confinamientos, hacen que nadie quiera comprar barriles que le serían entregados en mayo. No hay nadie a quien vendérselos ni lugar donde guardarlos. La diferencia de precios entre este contrato, en territorio negativo, y los contratos que vencen en los próximos meses, por encima de los 20 dólares, se justifica con la expectativa de un repunte de la demanda en las semanas y meses venideros.

La situación es distinta en el caso del Brent, índice de referencia a nivel mundial, el contrato no expira hasta junio y los descensos están siendo mucho más suaves: en este caso, los precios caen un -8% hasta los 25 dólares por barril. Los demás activos principales han cotizado con una volatilidad contenida. Tras cerrar el Eurostoxx 50 con una subida del 0,47%, el S&P 500 ha caído en Wall Street un 1,8% al cierre. El bono a 10 años, a su vez, cae ligeramente en rentabilidad hasta quedarse en un tipo del 0,6%. Una realidad muy distinta desde los últimos desplomes del 'oro negro', donde, las desavenencias de los miembros de la OPEP+ arrastraron al mercado con desplomes generalizados en los mercados del petróleo.

Desavenencias que al final culminaron en un recorte de 9,7 millones de barriles diarios acordado entre los principales productores de la materia prima. Sin embargo, este no ha sido suficiente y el mercado empieza a temer que el mundo se quede sin capacidad de almacenamiento, con las reservas llegando a su tope y la demanda en caída libre como consecuencia del parón en seco de la economía mundial por la pandemia del Covid-19.

No en vano, si los inversores ya recibieron hace una semana con muchas dudas el acuerdo que habían alcanzado la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus socios, fundamentalmente Arabia Saudí y Rusia, para recortar la producción y poner fin a la guerra de precios que se inició el pasado mes de febrero cuando el segundo se levantó de la mesa de negociación y que ha hundido el barril más de un 60% en lo que va de año, la Agencia Internacional de la Energía (IAE por sus siglas en inglés) vino a confirmar todos los temores: la rebaja de cuotas de bombeo es completamente insuficiente para una caída histórica de la demanda.

Así, el organismo calcula que las medidas de confinamiento establecidas por los países para frenar el avance de la pandemia del coronavirus supondrá un desplome de entorno al 30% de la demanda en abril, que se prolongará hasta finales de año. Esto es que, después de los 10,8 millones de barriles diarios que se quedaron sin vender en marzo, en abril se podría llegar a los 29 millones de barriles, lo que supone volver a los niveles de consumo de 1995, en los 70,4 millones de barriles diarios. Las alarmas han saltado finalmente después de conocerse que las reservas de Cushing están al límite de su capacidad.

Y es que los inventarios en Cushing se han disparado un 48% hasta los 55 millones de barriles desde finales de febrero, según los datos ofrecidos por la Administración de la Energía estadounidense. El centro tiene una capacidad de almacenamiento de 76 millones de barriles.

Un colapso del mercado que está poniendo en jaque a la industria estadounidense. De hecho, la semana pasada las empresas de extracción cerraron un 13% su capacidad de bombeo y prevén cancelaciones de proyectos y, a pesar de ello, no es suficiente para compensar los entre 20 y 30 millones de barriles que está perdiendo la demanda por la crisis del Covid-19.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios