El petróleo en negativo: qué ha pasado y cómo va a afectar a su bolsillo
  1. Mercados
LOS FUTUROS HAn CAÍDO BAJO cero

El petróleo en negativo: qué ha pasado y cómo va a afectar a su bolsillo

La razón del desaguisado de este lunes no es más que la falta de espacio. Pero el traslado de este dramatismo a nuestros bolsillos es mucho más lento y atenuado

placeholder Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Cuidado con salir corriendo a la gasolinera más cercana para pedir cobrar por llenar el depósito. Sí, es cierto, los futuros del crudo alcanzaron el lunes territorio negativo (es decir, los inversores cobran por quedarse los barriles), pero la cotización de estos activos no incide de forma tan simple en los precios reales de la economía —sobre todo en un entorno tan complejo—.

Los futuros son un acuerdo entre el vendedor y el comprador para intercambiar un bien en la fecha de expiración del contrato, a la que se adelantan en precio en el momento del pacto. El futuro que entró en negativo este lunes es el del crudo West Texas Intermediate (de referencia en EEUU) de mayo —un contrato que expira este mismo martes—. Es decir, los inversores de este contrato cobrarán hoy por los barriles que hayan adquirido.

¿La razón? La entrega de los barriles WTI se hace por contrato en Cushing, Oklahoma. Y allí no queda espacio donde guardar tanto petróleo. Es decir, los inversores con un contrato de futuro con entrega el mes que viene se han encontrado que no tenían sitio donde almacenarlo ni un comprador a quien venderlo, por lo que han tumbado los precios para deshacerse de la obligación de recogerlo.

Los productores mundiales intentaron paliar el retroceso de la demanda con un recorte sin precedentes, pero las cifras de la Agencia Internacional de la Energía demuestran que no ha sido suficiente.

Foto: Petróleo

Sin embargo, si se analizan los contratos que vencen más adelante, la situación cambia. Ambos caen, pero siguen en positivo, apuntando a una mejora de la demanda respecto a los precios del futuro que se han desplomado este lunes: el WTI de junio cotiza en los 21 dólares y el WTI de julio está en 27 dólares. Además, los volúmenes de mercado están mucho más sanos en estos contratos más lejanos: según la plataforma especializada en futuros CME Group, el volumen del contrato de mayo estaba en un 126.400 contratos, mientras que el volumen del contrato de junio aguanta en los 800.000. Es decir, los inversores esperan que para dentro de unas semanas el mercado se haya estabilizado un poco más.

¿Esto cómo se traduce a nuestro bolsillo? Para empezar, no espere una rebaja del combustible para su coche. En primer lugar, porque hay un decalaje temporal de varias semanas hasta que los precios del mercado cotizado llegan a nuestra economía cotidiana que se mueven en función de las reservas de cada distribuidor. En segundo lugar, porque el precio que usted paga por la gasolina incluye factores como impuestos y gastos de producción y distribución con los que hay que contar.

placeholder Reuters.
Reuters.

Además, las caídas en el combustible son mucho menos volátiles y responden a una tendencia mucho más sólida en el tiempo. Por ejemplo, los futuros del Brent cayeron un 40% en 2014, pero la gasolina sin plomo 95, por ejemplo, solo se abarató un 14% en España, según cifras del Ministerio para la Transición Ecológica. En lo que va de 2020, el Brent se ha desplomado un 60%, mientras que la gasolina sin plomo 95 se ha dejado un 7,8% en precio.

La caída del petróleo suele suponer una suculenta rebaja de costes para muchas empresas, como las aerolíneas, y para el precio de la producción y transporte de bienes en general, contribuyendo a la caída de la inflación. El problema para muchas de estas actividades es que si bien en este momento el petróleo está muy barato, justo ahora es cuando no necesitan comprarlo.

Sin embargo, al otro lado del espectro, para el propio mercado del petróleo supone todo un ejercicio de contorsionismo —de hecho, están siendo de los sectores más golpeados por las rebajas de 'ratings' y por las caídas en bolsa—. Para países en los que el ‘oro negro’ tiene un peso relevante en el mercado, una caída sostenida del petróleo puede suponer un golpe importante para la economía.

Petróleo Inversores Agencia Internacional de la Energía (AIE) Inflación Brent Coronavirus
El redactor recomienda