Complica el diálogo con los trabajadores

Díaz le pone 'deberes' a Escrivá: el problema de separar Trabajo y Seguridad Social

La ministra de Trabajo aboga por extender el subsidio por desempleo para mayores de 52 años a los autónomos, la cotización por ingresos y pone en duda la eficacia de las tarifas planas

Foto: Toma de posesión de los ministros de Trabajo, Yolanda Díaz, y de Seguridad Social, José Luis Escrivá. (EFE)
Toma de posesión de los ministros de Trabajo, Yolanda Díaz, y de Seguridad Social, José Luis Escrivá. (EFE)

La división del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social en dos carteras empieza a generar situaciones extrañas. En la primera reunión de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, con las organizaciones de autónomos, ATA, UPTA y Uatae, uno de los temas clave fue la cotización a la Seguridad Social del RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos). Los autónomos todavía tienen pendiente determinar la subida de su base mínima de cotización de 2020 como consecuencia del incremento del salario mínimo y la negociación para la cotización por ingresos, que debería haber comenzado hace un año.

Ante la urgencia de estos dos temas, los autónomos los plantearon en la reunión en el Ministerio de Trabajo, como siempre han hecho. Sin embargo, estas competencias ya no recaen sobre el Ministerio de Trabajo, sino en el de Seguridad Social, cuyo ministro es José Luis Escrivá. Los autónomos ya han solicitado al nuevo ministro una reunión urgente para abordar estos temas prioritarios. ¿Pero es que Trabajo no tiene nada que decir sobre las cotizaciones sociales de los autónomos?

La ministra de Trabajo se saltó el miércoles los límites de sus competencias para mostrar públicamente su opinión sobre lo que debería hacer su compañero en el Consejo de Ministros José Luis Escrivá. Uno de los temas clave fue el del subsidio para los autónomos mayores de 52 años. El Gobierno aprobó en 2019 esta prestación para los trabajadores del Régimen General y las organizaciones de autónomos demandan que ellos también puedan acogerse, aunque no hayan sido asalariados.

[La separación de Trabajo y Seguridad Social levanta ampollas]

Esta protección social es competencia de Seguridad Social, pero la ministra Díaz expresó que “los seres humanos deberían tener idénticos derechos”. Esto es, si un autónomo ha cotizado a la Seguridad Social como un asalariado, también debería tener acceso a esta prestación para los mayores de 52 años. El mensaje ha gustado a las organizaciones de autónomos, pero la ministra no tiene la última palabra. Ahora tendrán que negociarlo con Escrivá, que tendrá una presión doble, la de los autónomos y las palabras de la ministra.

Díaz también se pronunció sobre la idoneidad de mantener la tarifa plana a los autónomos que introdujo el Gobierno del Partido Popular para fomentar el emprendimiento. La ministra señaló que esta bonificación ha sido muy poco eficiente a la hora de fomentar el emprendimiento, ya que “las altas en la tarifa plana casi coinciden con las bajas cuando se agota la ayuda”. Díaz recordó que tanto el Banco de España como los principales organismos “están señalando que no son políticas adecuadas porque no sirven para dar respuesta al problema”.

Si las tarifas planas no sirven para fomentar el emprendimiento y simplemente subvencionan 12 meses en el RETA (¿falsos autónomos?), el mensaje para Escrivá es evidente. Eso sí, está por ver cuál es la decisión de la Seguridad Social.

UPTA y Uatae pidieron a la ministra que la solución a las cotizaciones de los autónomos sea la aportación en función de los ingresos. Esto permitiría rebajar las cuotas sociales a los trabajadores con menores ingresos y aumentaría la de los que más ganan, que actualmente cotizan por la base mínima. De esta forma, se podría elevar la progresividad de las cotizaciones, como ocurre en el Régimen General, incrementar los ingresos del sistema y mejorar las pensiones del RETA en el futuro. La ministra de Trabajo también se pronunció sobre este extremo.

[UGT avisa al Gobierno: rechaza negociar si no se derogan antes las reformas laborales]

En su opinión, la cotización por ingresos “es clave por la disparidad del empleo autónomo”. Esto es, como existen tantas disparidades dentro del RETA, la mayoría son precarios, pero hay unos 700.000 autónomos con ingresos elevados, por lo que no tendría sentido que todos cotizaran por la misma base. Eso sí, recordó que “es competencia del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones”.

Todas estas reivindicaciones de los autónomos, recogidas por la ministra de Trabajo, son ahora los ‘deberes’ que tiene por delante Escrivá. Las conversaciones discretas del ministerio con las organizaciones de autónomos ya han comenzado, pero todavía está pendiente la primera reunión oficial que permita acelerar las negociaciones.

Para los autónomos, igual que para los agentes sociales (sindicatos y patronal), la división del ministerio en dos carteras complica la interlocución con el Gobierno. “Ahora hay dos ministerios y tendremos que trabajar con los dos”, explicó María José Landaburu, secretaria general de Uatae. “Me hubiera gustado tratar los temas de Seguridad Social en esta reunión”, lamentó el presidente de ATA, Lorenzo Amor. Pero las dificultades van más lejos cuando cada ministro se excede en sus competencias y se pronuncia sobre las de sus compañeros. En ese caso, señala una línea de acción que puede comprometer las negociaciones y dificultar cualquier avance.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios