Pese a que las cotizaciones crecen un 8%

El Gobierno prevé reducir el déficit de la Seguridad Social en 260 millones en 2019

Hacienda comunica a la Comisión Europea que reducirá el déficit público en 5.144 millones de euros y reafirma su objetivo de cerrar el año con un desfase presupuestario del 2,0% del PIB

Foto: La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero (Efe).
La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero (Efe).

En las últimas semanas los analistas han revisado al alza su previsión de déficit de España al cierre de 2019. La rebaja del crecimiento y los pobres datos de ejecución presupuestaria del inicio del año sembraron el pesimismo en todas las entidades, públicas y privadas, que han situado su estimación de déficit en una horquilla que va del 2,3% al 2,5%. Su postura choca con la del Gobierno que ha reiterado a la Comisión Europea su compromiso de cerrar el año con un desfase presupuestario equivalente al 2,0% del PIB. Ni una décima más. Así lo ha incorporado a su segunda notificación de déficit que tiene que enviar semestralmente a Bruselas dentro del marco presupuestario europeo.

El Ejecutivo prevé que el déficit público se reduzca por debajo de los 25.500 millones de euros al cierre del año. Este sería el mejor dato para España desde el superávit de 2007 y, lo que es más importante, un ajuste del desfase presupuestario de más de 5.100 millones de euros respecto al cierre de 2018. En comparación con la comunicación de abril, supone una mejora de la estimación de déficit de 128 millones de euros. Un escenario que pilla con el pie cambiado a los analistas a la espera de que se pronuncie la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). Si bien es cierto que el ritmo del gasto público fue elevado hasta julio, también lo es que solo el Ministerio de Hacienda dispone de los datos desagregados para realizar una estimación en detalle del gasto que está pendiente de realización en lo que resta de año.

La mayor parte de esta mejoría en la estimación de déficit descansa en la Seguridad Social. El buen ritmo de las cotizaciones sociales en lo que va de año ha llevado a Hacienda a rebajar su previsión de déficit para el subsector de Fondos de la Seguridad Social hasta 17.109 millones de euros. Esto significa una mejora de 449 millones respecto a su estimación de abril y 260 millones mejor que en 2018.

Según los datos de ejecución presupuestaria hasta agosto de la Seguridad Social, la recaudación por cotizaciones sociales está creciendo a ritmos próximos al 8%. La creación de empleo, la subida de salarios y el alza del SMI están detrás de esta mejoría en los ingresos del Sistema. Sin embargo, es importante valorar que estos 260 millones son una cuantía mínima en comparación con el déficit total de los Fondos de la Seguridad Social que superan los 17.000 millones de euros. De hecho, esta reducción es tan leve que en porcentaje del PIB, el déficit pasaría de ser el 1,44% al 1,37%.

Esto demuestra que el Gobierno está desaprovechando el fuerte crecimiento de las cotizaciones sociales y el ciclo económico para reducir el abultado déficit de las pensiones. Si termina el año según sus previsiones (a estas alturas debería haber escaso margen de sorpresa), la Seguridad Social supondrá más de dos tercios del déficit total de España. El Ejecutivo está empleando casi todos los ingresos en aumentar el gasto: hasta agosto se había disparado un 7,85% respecto al mismo periodo del año anterior.

[El Gobierno subirá un 0,9% las pensiones]

El resto de las cifras de déficit por subsectores están desfasadas como consecuencia de la actualización de las entregas a cuenta a las comunidades autónomas y las corporaciones locales. La notificación del Gobierno a Bruselas se cerró el 30 de septiembre, antes de la aprobación de las nuevas transferencias, lo que supone una alteración del déficit entre administraciones. Sin embargo, estas cifras no afectan al déficit consolidado del conjunto del sector público, que se reduciría hasta el 2,0% del PIB este año, según las estimaciones de Hacienda.

Sin embargo, también todo este ajuste se debe al déficit público. Como el propio Ministerio de Hacienda reconoció en el Plan Presupuestario remitido a Bruselas, el déficit estructural subirá este año hasta el 2,6% del PIB, una décima más que en 2018. Esto significa que la verdadera situación financiera del sector público se sigue deteriorando y es solo el ciclo económico quien está maquillando las cuentas públicas.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios