Supera los 10.500 millones de euros

El déficit del Estado subió un 27% en el primer semestre por el aumento del gasto

El Estado registró al cierre de junio un déficit de 10.514 millones de euros, equivalente al 0,84% del PIB. El gasto aumentó un 3,8%, mientras que los ingresos subieron un 1,8%

Foto: La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero. (EFE)
La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero. (EFE)

El cierre presupuestario del primer semestre del año deja noticias preocupantes para el Estado. El déficit del Estado alcanzó al cierre de junio los 10.514 millones de euros, lo que supone un incremento del 27% respecto al mismo periodo del año anterior. Este aumento del saldo negativo fue consecuencia de un fuerte crecimiento del gasto del Estado, que aumentó un 3,8%, mientras que los ingresos se mantuvieron contenidos en el 1,8% (todos los datos, medidos en términos de contabilidad nacional). Este déficit equivale al 0,84% del PIB, frente al 0,68% de un año antes.

Muchas han sido las partidas de gasto que ha incrementado el Gobierno en los primeros meses del año y, sin el respaldo de mayores impuestos, esto ha derivado en un aumento del déficit. Las cifras publicadas por la Intervención General del Estado (IGAE) no dejan lugar a dudas: el gasto del Estado superó los 105.000 millones de euros, la primera vez que alcanza tal cifra en un primer semestre. En total, el gasto aumentó un 3,8% respecto al mismo periodo del año anterior, 3.900 millones más. En términos de regla de gasto, la Administración Central elevó su gasto un 6,6% interanual hasta mayo, lo que muestra el ritmo de la ejecución presupuestaria.

[¿Y si el déficit de España fuese inferior? La 'cruzada' que unió a Sánchez y Rajoy]

Casi todas las partidas de gasto aumentaron durante la primera mitad del año, pero algunas lo hicieron con una intensidad superior. Por ejemplo, el gasto en remuneración de asalariados se incrementó un 7,3% como consecuencia de la subida del salario a policías y guardias civiles para la equiparación con los cuerpos autonómicos y el incremento del resto de trabajadores públicos por el acuerdo firmado con los sindicatos. Esto supone un aumento del gasto de 642 millones de euros, de modo que se llevan un 17% del nuevo gasto.

Las prestaciones sociales también se han llevado un importante incremento de la dotación presupuestaria con un gasto acumulado de 9.700 millones de euros. En total, el incremento de esta partida fue del 13,3%, principalmente como consecuencia de la subida de las pensiones, que al Estado le afecta porque tiene que financiar las prestaciones de las clases pasivas (trabajadores del Estado que no están en la Seguridad Social).

El gasto en bienes intermedios se incrementó un 11,7%, principalmente como consecuencia de los 312 millones que costaron las elecciones

También se incrementaron los gastos destinados a la compra de consumos intermedios (gasto corriente), con un aumento del 11,7%. Tal subida responde al gasto para financiar todos los costes de las elecciones de la primavera. Si se descuenta este efecto, el aumento del gasto en consumos intermedios se incrementó un 2,2%. La principal palanca de ajuste que ha vuelto a utilizar el Gobierno es la inversión: la partida de formación bruta de capital fijo se redujo un 13% en los seis primeros meses del año, lo que permitió un ahorro de 350 millones de euros.

[Desmontando el ‘milagro español’: el PIB crece más por el parón de las importaciones]

Además, el aumento de las transferencias a las comunidades autónomas y las corporaciones locales pesa sobre las cuentas del Estado. Y eso que la no aprobación de los Presupuestos Generales del Estado ha permitido al Gobierno no actualizar las entregas a cuenta con las nuevas previsiones de crecimiento de los ingresos. Las entregas a cuenta aumentaron en 1.778 millones de euros en el primer semestre, un incremento del 5,6%.

Mientras los gastos crecían a ritmos del 3,8% interanual, los ingresos apenas aumentaban un 1,8%, según los datos de la IGAE. El volumen total de recursos de los que dispuso el Estado en la primera mitad del año ascendió a 94.744 millones de euros. La partida que más creció fue la de la renta de la propiedad, esto es, los dividendos de las empresas públicas, que aumentaron un 3,3%, hasta alcanzar los 3.487 millones de euros. Los ingresos impositivos se elevaron un 1,1% gracias al avance del 3,1% del IVA. Por el contrario, los impuestos sobre la renta y el patrimonio experimentaron un descenso del 1,1%, hasta los 27.888 millones de euros.

Este comportamiento desigual de los ingresos y los gastos ha reducido a menos de la mitad el superávit primario del Estado

Este comportamiento desigual de los ingresos y los gastos ha reducido a menos de la mitad el superávit primario (antes de los intereses de la deuda) que existía en 2018 al cierre de la primera mitad del año. En concreto, el superávit en 2019 se redujo hasta 2.278 millones de euros, frente a los 4.750 millones de hace un año. Esto supone un saldo favorable equivalente al 0,18% del PIB. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) respaldó hace dos semanas el objetivo del Gobierno de lograr el primer superávit primario de la crisis, pero la ejecución de junio podría complicar esta meta. A partir de julio se contabilizará una parte de los ingresos de la liquidación del IRPF que eran inesperados para la Agencia Tributaria, lo que mejorará el saldo primario gracias a los mayores ingresos del IRPF.

Lo que está claro es que estos datos exigen una gestión prudente de las cuentas públicas en la segunda mitad del año si lo que se pretende es mantener la senda de reducción del déficit público. La liquidación del sistema de financiación autónomico de 2017, que se realiza este año, mejorará el saldo del Estado en 2.500 millones de euros, pasando ese déficit a las regiones del régimen común. El motivo es la devolución de la compensación del 'nuevo IVA' (suministro inmediato de información) que provocó en ese año la pérdida de un mes de recaudación y el Gobierno se lo abonó a las comunidades aunque no estuviese realizado. En 2019, las CCAA tendrán que devolver esta compensación, ya que el Gobierno informó a la AIReF de que no tiene intención de volver a compensar este desfase temporal.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios