ha negociado con fondos

BBVA venderá su participación en Operación Chamartín tras lograr la luz verde al plan

Tras un cuarto de siglo esperando, los planes del banco pasan ahora por vender su posición en Distrito Castellana Norte, la promotora del proyecto, y ya ha hablado con grandes fondos internacionales

Foto: Recreación virtual de una de las zonas del proyecto urbanístico Madrid Nuevo Norte.
Recreación virtual de una de las zonas del proyecto urbanístico Madrid Nuevo Norte.

Después de un cuarto de siglo esperando, el Ayuntamiento de Madrid aprobó ayer por unanimidad Madrid Nuevo Norte, nombre con el que ha sido rebautizada la Operación Chamartín, el mayor desarrollo urbanístico del momento en Europa y el proyecto residencial más importante de España.

Aunque todavía quedan algunos escollos por salvar, como la aprobación de la Comunidad de Madrid o el recurso que interpuso el año pasado Ecologistas en Acción, todo apunta a que, esta vez sí, las grúas entrarán a cerrar la brecha que rompe la ciudad de Madrid por el norte.

Un momento largamente esperado por BBVA que, junto a Grupo San José, es el promotor privado de este desarrollo a través de la sociedad Distrito Castellana Norte (DCN), donde el banco posee el 75% del capital —y la constructora, el otro 25%—.

Aunque la entidad siempre ha manifestado públicamente su compromiso con este proyecto, la realidad es que el banco tiene toda la maquinaria lista para poner en valor su participación en cuanto todas las autorizaciones estén garantizadas.

Según han confirmado varias fuentes conocedoras, algunas directas, ya desde los tiempos del anterior presidente, Francisco González, en la hoja de ruta del banco siempre estuvo dar entrada a varios socios en el capital de DCN, un interés casi personal del exmandatario, que despertó todo tipo de suspicacias, ya que algunos observadores temieron que quisiera dar entrada a empresarios afines.

Proyecto definitivo de Madrid Nuevo Norte. (Operación Chamartín)
Proyecto definitivo de Madrid Nuevo Norte. (Operación Chamartín)

Sin embargo, en los últimos tiempos, coincidiendo con la pérdida de poder de FG y el aumento de control del BCE, empezó a barajarse la posibilidad de vender en bloque a un único y gran comprador. De hecho, las fuentes consultadas aseguran que el anterior presidente de DCN, Antonio Béjar, estaba en avanzadas conversaciones con un inversor árabe.

Pero el cese fulminante del directivo el pasado viernes, tras su declaración en la investigación del caso Villarejo, y el terremoto que sacude a la entidad, que ayer mismo fue imputada como persona jurídica por el magistrado encargado del caso, Manuel García Castellón, han abierto la puerta a que otros interesados puedan hacer sus apuestas.

El anterior presidente de DCN, Antonio Béjar, tenía avanzadas conversaciones con un inversor árabe, un fondo de Oriente Medio, para comprar al banco

"El banco tenía prácticamente vendida su participación a un inversor de Oriente Medio, solo estaba esperando a la aprobación", asegura un empresario del sector, conocedor de las conversaciones.

Otro directivo confirma estas informaciones y añade que, tras la salida de Béjar, va a intentar intermediar en favor de otro potencial comprador, que también estaría interesado en entrar en Operación Chamartín. Desde el banco han declinado hacer comentarios.

Proyecto faraónico

Los números de este desarrollo hablan por sí solos y ayudan a entender el interés que despierta la posición vendedora del banco entre los inversores más codiciados —fondos soberanos, de pensiones, aseguradoras...—.

A esto se une que siempre ha chirriado el papel promotor del banco, actividad que nunca ha sido bien vista por las autoridades europeas y que, además, resulta más difícil defender en los complejos momentos que atraviesa el banco por el caso Villarejo.

A pesar de los recortes introducidos por el anterior equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid, el plan contempla la promoción de 10.500 viviendas (un 20% con algún tipo de protección), un nuevo distrito financiero, que conectará con el área de las Cinco Torres, y la remodelación de la estación de Chamartín.

Maqueta del proyecto Madrid Nuevo Norte.
Maqueta del proyecto Madrid Nuevo Norte.

En total, unos 6.000 millones de euros de inversión a lo largo de dos décadas y toda una metamorfosis de la ciudad que, si nada se tuerce, arrancará en 2021, con las primeras obras de urbanización.

Para hacerse una idea del alcance de este proyecto, solo los 180.000 metros cuadrados que se ha garantizado DCN en el entorno de la estación equivalen a casi tres veces la superficie de oficinas de un rascacielos como Torre Espacio.

Ente las grandes modificaciones que introdujo el equipo de la anterior alcaldesa, Manuela Carmena, estuvieron recortar un 26% la edificabilidad total, al pasar de 3,37 millones de metros cuadrados a 2,66 millones, y la división en varios ámbitos: Centro de Negocios Chamartín, Estación de Chamartín, Fuencarral-Malmea-Tres Olivos-San Roque y Fuencarral-Las Tablas.

Cada uno de ellos tendrá su propia junta de compensación, con lo que el futuro comprador de BBVA deberá negociar con el resto de propietarios en cada caso. Las viviendas se concentrarán al norte de la M-30; en Fuencarral-Las Tablas dominará el uso terciario, y solo un tercio será residencial, y en el ámbito de la estación se instalarán las sedes de importantes empresas como Renfe, Adif o la EMT.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios