Es el mayor recorte desde 2009

Tambores de crisis en Europa: la OCDE rebaja a la mitad su previsión de crecimiento

Estima que la eurozona crecerá un 1% con Italia en Recesión y Alemania en pleno estancamiento, y eso sobre la base de un ‘Brexit blando’

Foto: El secretario general de la OCDE, José Angel Gurría (Efe)
El secretario general de la OCDE, José Angel Gurría (Efe)

La eurozona vive en 2019 un año clave para su futuro. El cambio de tendencia en el crecimiento ha provocado un frenazo de la actividad inesperado que amenaza a la confianza de los agentes económicos. La magnitud de este cambio se muestra en las nuevas previsiones de crecimiento que ha lanzado hoy la OCDE. El organismo ha rebajado nada menos que ocho décimas su estimación de noviembre para la eurozona, el recorte más fuerte realizado desde el año 2009, tras el estallido de la crisis económica global.

Hace solo cuatro meses la OCDE esperaba un crecimiento del 1,8% para la economía de la eurozona en el conjunto del año y hoy ha rebajado esta estimación hasta el 1%, apenas la mitad. Esto significa que espera que la región se mantenga prácticamente estancada a lo largo del año. Y eso sobre la base de que se produce un ‘Brexit blando’ con un periodo de transición que se extienda hasta el final de 2020. De lo contrario, si se produce una salida caótica, Reino Unido se enfrentaría a una recesión y Europa entera sufriría una fuerte convulsión, alerta la OCDE.

La magnitud del recorte en las previsiones de crecimiento para Europa es tal que muestra la incertidumbre sobre la evolución a corto plazo de la actividad en la región. El Brexit es solo una de las dudas actuales, pero las elecciones al Parlamento Europeo, la guerra comercial o la caída de la confianza de los agentes económicos también pueden afectar gravemente al PIB. En este punto, ya nadie puede confirmar si el deterioro de la economía del continente terminará por provocar una crisis o si remontará en los próximos meses.

La OCDE reconoce que la debilidad de la demanda externa es uno de los problemas que están lastrando el crecimiento de Europa, pero también lo es la debilidad de la demanda interna, lo que responde a factores propios de la región. De hecho, el único país, de los grandes del euro que se ha salvado de esta brusca desaceleración es España. Este ‘milagro económico’ no responde a otra cosa que a la fuerte demanda interna soportada por la creación de empleo, como muestra este análisis.

La incertidumbre política y la moderación de la confianza apuntan a una desaceleración de la demanda que podría persistir

“La elevada incertidumbre política y la moderación de la confianza apuntan a una desaceleración de la demanda que podría persistir”, advierte la OCDE. Es su forma de afirmar que el crecimiento en Europa seguirá siendo muy bajo también en 2020, con la región al borde del estancamiento. En concreto, la organización internacional ha rebajado su previsión hasta el 1,2%, lo que supone un recorte de cuatro décimas.

[La industria española entra en recesión]

España no figura en este informe (solo aparece en las previsiones de los dos informes semestrales), pero a raíz del recorte realizado a los vecinos europeos es de esperar que la OCDE vaya a revisar entre dos y tres décimas a la baja su estimación. La organización estimaba en noviembre un avance del PIB español del 2,2%, por lo que se podría quedar por debajo del 2% tras el recorte.

España está resistiendo gracias a su demanda interna, pero en Italia y Alemania es muy débil lo que condena a los dos países, que son socios comerciales prioritarios para España. Italia se ha convertido ya en el ‘enfermo de Europa’ dado el estancamiento secular al que se enfrenta desde hace décadas. Para este año la OCDE ha recortado su previsión de crecimiento en nada menos que 1,1 puntos, hasta dejarlo en el -0,2%. Esto significa que la OCDE no cree que el país vaya a salir de la recesión este ejercicio.

En el caso de Alemania, la revisión a la baja del PIB es de 0,9 puntos hasta dejarlo en un pírrico 0,7% de crecimiento a lo largo de todo el año. Esto muestra que la OCDE considera que la debilidad que mostró el país al cierre de 2018 no ha sido temporal, sino que se mantendrá durante los próximos meses.

[Alemania rechaza su receta de austeridad contra la recesión]

También Reino Unido sufre un gran recorte de las previsiones, y eso que se han realizado sobre la base de un ‘Brexit blando’. La OCDE ha rebajado en seis décimas su estimación de crecimiento para el país y lo deja en un 0,6%, esto es, en estancamiento.

Italia se ha convertido ya en el ‘enfermo de Europa’ dado el estancamiento secular al que se enfrenta desde hace décadas

La OCDE también ha revisado a la baja las previsiones de crecimiento para el conjunto del mundo, pero no ha sido tan agresiva como en el caso europeo. La organización prevé un avance del PIB global del 3,3% este año, dos décimas menos de lo que estimaba en noviembre y tres décimas menos que en 2018.

China continúa con su desaceleración, al pasar de crecer un 6,6% en 2018 a un 6,1% en 2019, prevé la OCDE. Por su parte, EEUU comienza a frenarse. La OCDE prevé un avance de su PIB del 2,6%, lo que supone una rebaja de una décima respecto a su estimación de noviembre.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios