El salario mínimo alcanzará los 900 euros

La subida del SMI beneficiará al 10% de los empleados, pero afectará a jóvenes y mujeres

El impacto sobre el empleo será limitado, debido a que el salario mínimo en España parte de niveles muy bajos, pero lastrará los sectores menos productivos y a los trabajadores precarios

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, firma el acuerdo presupuestario con Pablo Iglesias. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, firma el acuerdo presupuestario con Pablo Iglesias. (EFE)

Uno de los anuncios más importantes del acuerdo presupuestario entre el Gobierno y Unidos Podemos es la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) hasta 900 euros en 2019. Este aumento del 22,3% es la mayor subida del SMI en España en términos reales, lo que muestra el calado que tiene la medida. El Gobierno aseguró el jueves que este incremento no tendrá efecto sobre el empleo, en todo caso, será positivo, ya que aumentará la renta disponible de los hogares y, por tanto, el consumo. “Estimamos que no tendrá afectación en términos de creación de empleo, pero sí en dignificación”, explicó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

La literatura económica no es clara respecto al impacto de la subida del salario mínimo, pero en España hay coincidencia en que el efecto es negativo sobre el empleo en el corto plazo, aunque las estimaciones del impacto difieren. En otras palabras, se destruyen puestos de trabajo existentes como consecuencia de esta medida. Lo que parece que está claro es que el Gobierno no estaría diciendo la verdad en cuanto al impacto de esta política sobre el mercado laboral. Eso sí, es cierto que el impacto es limitado para el conjunto del empleo, aunque sí es relevante para los trabajadores menos cualificados, de modo que afectará especialmente a las mujeres y los jóvenes.

El Banco de España ya realizó una estimación del impacto de la subida del SMI en 2017. En ese caso, analizó el impacto de un incremento hasta 950 euros, 50 euros por encima de la subida anunciada. Aunque las cifras no coincidan, permite realizar una aproximación al impacto que supondría.

[El permiso de paternidad será de ocho semanas en 2019 y llegará a las 16 en 2021]

Según el Banco de España, esta medida afectaría al 12,26% de los trabajadores, de los cuales, en torno al 11% perdería su empleo. Esto significa que afectaría a aproximadamente el 10% de los trabajadores, algo más de 1,6 millones de asalariados. Esto es, apenas el 1,39% de los trabajadores tendría su empleo en peligro como consecuencia de una subida del SMI hasta 950 euros. Es cierto que esta cuantía es limitada y se debe a que el salario mínimo en España parte de bases muy bajas. Esto provoca que haya pocos trabajadores en esta horquilla tan baja de salarios y que los que se sitúan en estos niveles tengan una productividad superior a su salario, de modo que podrían conservar su empleo.

Sin embargo, la subida del SMI sí afectaría a determinados colectivos que son, además, los más precarios. Es el caso de los jóvenes y de las mujeres, ya que son muchos quienes están en esta horquilla de salarios. Casi un tercio de los jóvenes de entre 16 y 25 años que están trabajando tiene un salario inferior a 950 euros mensuales. Según los cálculos del Banco de España, en torno al 17,5% perdería su puesto de trabajo, lo que supondría que se eliminaría casi un 6% de los empleos de los jóvenes.

También los trabajadores de más edad se verían afectados por esta medida. En su caso, son menos del 8% quienes cobran menos de 950 euros al mes, sin embargo, muchos de ellos acabarían en la calle, ya que ocupan puestos de baja productividad. En total, más del 20% de ellos perdería su empleo.

[Sindicatos y patronal entregan un cheque en blanco a Sánchez]

“Los resultados mostrados en este recuadro indicarían un impacto agregado reducido sobre el empleo”, explica el Banco de España, pero matiza: “Su impacto sobre la probabilidad de perder el empleo es significativo en el caso de determinados colectivos, como el de los trabajadores más jóvenes y también el de más edad”.

La probabilidad de perder el empleo es significativa en el caso de determinados colectivos, como el de los más jóvenes y los de más edad

La medida tampoco tendría un gran impacto en la reducción de la desigualdad en términos agregados. Sin embargo, los efectos en función de los tramos de edad serían importantes. La desigualdad aumentaría entre los trabajadores más jóvenes y los de más edad, debido a que muchos de ellos perderían su empleo. La mayor desigualdad que existe se da entre los parados y los trabajadores, de modo que las medidas que afecten a la distribución del empleo contribuyen a elevar la desigualdad. Por el contrario, el grupo de trabajadores de entre 25 y 46 años sí vería reducida la desigualdad.

Las empresas serán quienes financien esta subida del SMI, de modo que afectará especialmente a las compañías de más baja productividad. Esto significa que afectará especialmente a las pymes, más cuanto más pequeñas sean, y a las de sectores de bajo valor añadido, como el turismo o la construcción.

[Hacienda se la juega: finalmente gravará los beneficios de las empresas en el extranjero]

Las estimaciones de BBVA Research van en línea con las realizadas por el Banco de España y desmienten la afirmación tajante del Gobierno. En su caso, el análisis se limitaba a la subida del 8% del SMI aprobada hace un año y la conclusión principal es que el impacto sobre el empleo y el PIB es moderado, pero “puede ser significativo para los trabajadores más vulnerables”. En otras palabras, la pérdida de empleo afectaría especialmente a las mujeres y a los extranjeros.

La literatura económica también ha mostrado que el SMI tiene un efecto reducido en la lucha contra la pobreza. El principal motivo por el cual existen trabajadores pobres no es el salario por hora, sino el número de horas de trabajo que realizan a lo largo del año. La proliferación de empleos temporales y a tiempo parcial provoca que muchos trabajadores no alcancen los 736 euros al final de mes, a pesar de que cumplan el SMI. Aunque la medida ayuda, la forma más eficiente de luchar contra la pobreza son las ayudas públicas en forma de subsidios a la renta, para los trabajadores pobres, o de renta mínima.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios