Mileuristas, interinos y temporales: así combaten el fuego los brigadistas en Galicia
  1. Economía
proliferan los contratos de tres meses

Mileuristas, interinos y temporales: así combaten el fuego los brigadistas en Galicia

La Xunta de Galicia se ha visto obligada a ‘rescatar’ a los casi 1.000 bomberos forestales de los que prescindió poco antes de que se propagaran los incendios

Foto: Las brigadas antiincendios también son víctimas de los contratos temporales y la precariedad. (EFE)
Las brigadas antiincendios también son víctimas de los contratos temporales y la precariedad. (EFE)

Nadie puede vivir con tres meses de trabajo al año”. Son palabras de uno de los 500 brigadistas subcontratados por la Xunta de Galicia a través de Seaga, una empresa pública especializada en prevención y lucha contra los incendios forestales (entre otros servicios). Muchos no saben de qué van a comer dentro de dos meses y se enfrentan a la misma encrucijada cada año. “Se me acaba el contrato, ¿y ahora qué?”.

La misma pregunta se hicieron los 436 vigilantes, coordinadores y conductores de vehículos moto-bomba de la Xunta a finales de septiembre, cuando expiró su contrato de también tres meses. El Gobierno autonómico no se planteó prorrogar estos servicios de refuerzo pese a las elevadas temperaturas (impropias de un mes de octubre) y la grave sequía que azotaba el sur de Galicia. El verano estaba llegando a su fin, pero el alto riesgo de incendio no.

Alberto Núñez Feijóo se ha visto obligado a reincorporar a los 436 cesados deprisa y corriendo, ahora que más de 200 incendios han puesto en peligro reservas naturales, comarcas rodeadas de bosque, especies en peligro de extinción o incluso vidas humanas. Ya van cuatro personas que han perdido la suya. Según fuentes de la Xunta, se ha hecho lo propio renovando a los 500 bomberos forestales de Seaga, cuyo contrato de tres meses terminó el pasado jueves. El 13 por la tarde ya estaban trabajando otra vez.

El dispositivo antiincendios es complejo. Existen tres tipos de contrato para los trabajadores de la Xunta de Galicia: de un año, de seis meses y de tres meses. Estos últimos corresponden a vigilantes, conductores y coordinadores, a los que se recurre en temporadas de alto riesgo (verano). Seaga pone otras 125 brigadas (formadas por cuatro o cinco efectivos cada una) para que “tiren de las mangueras”, explica el portavoz de la Asociación Profesional de Bomberos Forestales de Galicia (Apropiga), Sebastián Hernández Borrageros.

placeholder Los incendios forestales ponen en jaque a Galicia, Asturias y Portugal. (EFE)
Los incendios forestales ponen en jaque a Galicia, Asturias y Portugal. (EFE)

A este personal hay que sumar las 275 brigadas municipalesque dependen directamente de los ayuntamientos. En este caso, no es posible ampliar sus contratos más allá de tres meses porque el consistorio “no tiene competencias para ello”, aclara Borrageros. La pública Tragsa también envía refuerzos en temporada alta, eso sin contar con los servicios privatizados: Natutecnia pone algunos helicópteros, por ejemplo. El Ministerio de Defensa se hace cargo de los hidroaviones de gran tamaño.

Jugarse la vida en precario

Pese a la aparente preparación de Galicia para luchar contra los incendios, todas las fuentes consultadas por este periódico aseguran que faltan medidas de prevención. Y poco se podrá hacer para intensificarlas “si no repensamos el modelo actual”, plantea Borrageros. Más del 50% de los 2.000 trabajadores contratados directamente por la Xunta son interinos (sin plaza fija) o temporales. “Es decir, no saben si van a trabajar el mes que viene”, explica.

La plantilla de Seaga tiene una situación peor si cabe, puesto que no tiene convenio colectivo. “Casi todos somos fijos discontinuos o interinos. ¿Y adónde vas con un contrato de tres meses? La gente se acaba largando” de una comunidad donde el éxodo rural y el envejecimiento están dejando despoblados los pueblos, sostiene Jaime, trabajador de esta empresa pública. Por su parte, Apropiga pide contratos estables a lo largo de todo el año y propone que la Xunta destine a los brigadistas a labores de prevención en ‘temporada baja’, puesto que "buena falta hacen".

Foto: El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (c), acompañado por el Delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva (1i). (EFE)

Como Jaime, decenas de compañeros han llevado a Seaga a los tribunales desde 2011 en un intento por que la empresa pública equipare las condiciones a lo reflejado en el V Convenio para Personal Laboral de la Xunta de Galicia. Los empleados pelean cuestiones como el impago de las horas extra, los pluses de nocturnidad o la ampliación de los contratos de tres meses.

“Además, nuestros sueldos son inferiores: cobramos entre 1.100 y 1.200 euros al mes, frente a los 1.300 euros de los trabajadores de la Xunta. La experiencia en Seaga no nos puntúa para opositar, y al resto sí”, explica Jaime. No obstante, los peor parados son los brigadistas municipales, con apenas 800-900 euros de retribución mensual.

placeholder Los vecinos de los municipios afectados realizan labores de extinción. (EFE)
Los vecinos de los municipios afectados realizan labores de extinción. (EFE)

Operativo... ¿al nivel de Portugal?

Pedro es miembro del comité de empresa de Seaga, acumula varios años de experiencia en este sector y asegura que la planificación para evitar fuegos en Galicia es inexistente. “Estamos al nivel de Portugal, que no tiene operativo contra incendios y se basa casi en un sistema de voluntariado”, critica. Y destaca la paradoja de que esta comunidad sea “la que más incendios tiene” pese a contar con muchos más medios de extinción que otras.

“Aquí no interesa la prevención, sino exhibir medios aéreos y alardear de la fuerza que se tiene cuando toca apagar un fuego”, opina Pedro. La asociación de bomberos forestales, por su parte, pone el acento en la “improvisación chapucera” de estos días y recuerda que los brigadistas que la Xunta ha vuelto a fichar solo tienen contrato hasta el 30 de octubre.

Naturaleza Bomberos Laboral Precariedad
El redactor recomienda