proyecciones macroeconómicas de la entidad

El Banco de España calcula que la bolsa caerá otro 14% hasta final de año

La entidad gobernada por Luis Linde contempla que las cotizaciones bursátiles, que ya arrastran caídas en 2016, sigan retrocediendo posiciones en la segunda mitad del ejercicio

Foto: Perfil del gobernador del Banco de España, Luis Linde. (EFE)
Perfil del gobernador del Banco de España, Luis Linde. (EFE)

Ha llegado a contemplar un descenso más acusado en los parqués españoles, pero sus nuevos cálculos tampoco están 'mal'. Dentro de las renovadas proyecciones macroeconómicas que el Banco de España (BdE) difundió este martes, la entidad gobernada por Luis Linde menciona que "las cotizaciones bursátiles caerían en torno a un 20% a lo largo del conjunto del año en curso". 

Como añade la propia institución, se trata de un "retroceso algo inferior al que recogían los supuestos de las proyecciones precedentes". En efecto, en marzo, que fue cuando el BdE comenzó a incluir menciones sobre las cotizaciones bursátiles en sus proyecciones, calculaba una caída superior al 20% en 2016 para el Índice General de la Bolsa de Madrid (IGBM), hasta los 84,2 puntos -los cálculos parten de base 100 en el año 2000-. Ahora contempla una caída algo menos intensa, hasta los 87,2 puntos -ver cuadro de proyecciones-. 

El BdE matiza que realiza estos cálculos a partir de las condiciones del mercado como uno de los supuestos ténicos que tiene en cuenta para calcular sus proyecciones. Es decir, que no se trata de un pronostico como tal, sino de una de las variables con las que establece sus previsiones. También precisa que realiza esta estimación comparando el promedio diario de un año con respecto al del año siguiente -en este caso, 2016 sobre 2015- con los datos del mercado de futuros sobre el índice EuroStoxx 50. Como los primeros meses bursátiles de 2015 fueron bastante mejores que los de 2016, el BdE lo recoge en su estimación con esa del 20%, pero asegura que esta estimación ya está recogida en los precios actuales de los mercados. 

Trasladado al Ibex 35, una pérdida anual del 20% lo llevaría hasta los 7.635 puntos, un 14% por debajo de su nivel actual. Además, ese supuesto lo conduciría a uno de los peores años de su historia, puesto que solo ha caído un 20% o más en el año 2000 (-21,7%), en 2002 (-28,1%) y en 2008 (-39,4%). En el caso del IGBM, solo ha retrocedido un 20% o más en dos ejercicios: 2002 (-23,1%) y 2008 (-40,6%).  

Tanto la estimación del BdE como, sobre todo, el descenso que ya vienen sufriendo las cotizaciones en lo que va de 2016 suponen una mala noticia para los ahorradores. Con los tipos de interés condenando a los productos más seguros a ofrecer rendimientos cada vez más próximos al 0% -e incluso por debajo, como ocurre con las letras del Tesoro-, los ahorradores están buscando otras alternativas de inversión. Entre ellas, figura la bolsa o productos, como los fondos de inversión, con exposición a la renta variable, pero la caída de las cotizaciones está castigando estas incursiones. 

En este sentido, el BdE ya advirtió a finales de 2015 de que en este contexto de represión financiera la riqueza de las familias españolas cada vez era más "sensible" a la bolsa. Aunque reconocía que el mayor peso de la renta variable en la riqueza de las familias representaba "una cierta convergencia" con la realidad existente en la eurozona, también avisaba de que "puede elevar la sensibilidad de la riqueza financiera de los tenedores de estos instrumentos a cambios en el contexto económico y financiero". 

Un euro más alto

El BdE también recoge otras variaciones dentro de sus supuestos vinculados al entorno internacional y las condiciones monetarias y financieras. Recoge que el euro se situará en 2016 en los 1,13 dólares -es decir, en el cambio que muestra ahora en su cruce contra el dólar-, frente a los 1,11 dólares de marzo. 

Al mismo tiempo, refleja un precio del petróleo más alto. Ahora calcula un promedio de 43,4 dólares para 2016, frente a los 40,2 dólares que recogía en marzo. Para 2018, la media alcanzaría los 51,3 dólares.

Donde no ve cambios es en el euríbor a tres meses. El Banco de España maneja como supuesto de base que continuará en negativo. Más en concreto, lo ve sostenido en el -0,3% en 2016, 2017 y 2018. De este modo, deja entrever que no atisba cambios -particularmente, subidas- en los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) en ese periodo, con lo que anticipa que las hipotecas vinculadas al euríbor a 12 meses, que sigue un patrón de comportamiento similar al de su hermano menor a tres meses, seguirán disfrutando de los intereses más bajos de siempre durante al menos dos años más.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios