reunión del banco central de brasil

Brasil endurece los tipos hasta el 13,75% en su lucha desesperada por domar los precios

En un mundo con los tipos en mínimos históricos, Brasil representa la gran excepción. Con la inflación muy por encima del objetivo del banco central, no queda otra que elevar los intereses

Foto: El presidente del Banco Central de Brasil, Alexandre Tombini. (EFE)
El presidente del Banco Central de Brasil, Alexandre Tombini. (EFE)

Brasil ha vuelto a confirmar que actualmente representa el principal contraste monetario del planeta. En un mundo en el que las potencias de toda la vida tienen los tipos de interés en el 0% -o muy cerca- y en el que sus compañeros de siglas del BRIC -Rusia, India y China- han reducido los intereses en dos e incluso tres ocasiones en 2015, el Banco Central de Brasil no deja endurecer las condiciones monetarias. 

Tal como se esperaba, ha saldado su reunión de política monetaria de junio con un nuevo encarecimiento del precio del dinero. Lo ha elevado en medio punto porcentual, hasta el 13,75%. Se trata del decimoquinto incremento que ejecuta desde 2013, una secuencia que sitúa los tipos en el nivel más alto desde 2009.

 

Con esta trayectoria, la entidad presidida por Alexandre Tombini confirma que llegará hasta donde sea preciso en su lucha por domar los precios de una vez por todas. El objetivo del Banco Central de Brasil consiste en situar la inflación entre el 2,5 y el 6,5%, aunque su objetivo central es del 4,5%. Sin embargo y pese a esos tipos de doble dígito, la inflación permanece por encima del 8%. O lo que es lo mismo, muestra sus tasas más altas desde 2003, de ahí que Tombini no aparque las subidas de los tipos y confirme que su prioridad consiste en estabilizar los precios

Un cóctel llamado estanflación

El matiz que complica aún más el panorama es que el incremento de los precios cohabita con la debilidad económica del país, con lo que conforma un cóctel anómalo llamado estanflación, un término que debe su nombre a la combinación de estancamiento económico e inflacion. Entre enero y marzo de este año, el Producto Interior Bruto (PIB) brasileño se contrajo un 0,2% y empezó a dar validez a las previsiones que contemplan que Brasil caerá en recesión en 2015.

Según los pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía brasileña caerá un 1% este año. Es decir, el país podría sufrir en 2015 su mayor contracción desde 1990

La divisa más débil

Parte de la culpa de que la contracción económica no impida esas altas tasas de inflación y de que el banco central esté siendo tan expeditivo reside en la fragilidad del real. La divisa brasileña es la más débil entre las principales del mundo en lo que va de año, una realidad contra la que también trata de luchar Tombini con esas continuas subidas del precio del dinero.

El euro se aprecia casi un 10% y alcanza los 3,53 reales, con lo que se mueve en su cambio más alto desde 2005 contra la moneda brasileña. En el caso del dólar, se revaloriza un 18% contra el real, hasta los 3,13 reales. Esta depreciación desemboca, por ejemplo, en que el petróleo ya se haya encarecido más de un 60% en reales brasileños desde los mínimos de 2015, cuando en dólares ese rebote es inferior al 40%. 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios