Draghi exige un "acuerdo sólido" con Grecia para que permanezca en el euro
  1. Economía
REUNIÓN DEL BANCO CENTRAL EUROPEO

Draghi exige un "acuerdo sólido" con Grecia para que permanezca en el euro

El BCE mantiene su previsión de que la Eurozona crecerá un 1,5% en 2015 y eleva hasta el 0,3% su pronóstico sobre la inflación. Y por supuesto ha insistido en que el QE está funcionando

Foto: El presidente del BCE, Mario Draghi
El presidente del BCE, Mario Draghi

Grecia, Grecia y más Grecia. Las negociaciones entre Atenas y sus acreedores acaparan toda la atención en la Eurozona. Incluso se permiten protagonizar la rueda de prensa posterior a la reunión que el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha mantenido este miércoles en Fráncfort, por mucho que el presidente de la entidad, Mario Draghi, no pueda ocultar su hartazgo al respecto.

Avanzando que no iba a entrar en detalles sobre la negociaciones, el banquero italiano sí ha querido enviar varios mensajes. Sobre todo dos. El primero, que "el BCE quiere que Grecia permanezca en el euro". Y el segundo, que no hay que confundir ese deseocon un cheque en blanco. Grecia necesitará, ha afirmado, "un acuerdo sólido" orientado a generar crecimiento, que sea "socialmente justo", pero que también sea "fiscalmente sostenible" y "solucione la inestabilidad del sector financiero". Para reforzar esta posición, se ha mostrado convencido de que la economía griega "es viable", pero siempre que se apliquen "las políticas correctas".

Preguntado acerca de por qué se está prolongando tanto la crisis griega, que recibió su primer rescate en la primavera de 2010, Draghi ha sido contundente. "Porque una parte se ha implementado, pero otra no", ha asegurado en referencia a que Atenas no ha cumplido todolo acordado en los dos rescates que ha recibido en los cinco últimos años.

En defensa del 'QE'

En lo que respecta al frente monetario, Draghi lo tiene muy claro. Lo que le toca ahora, una vez conseguido el hito sin precedentes de sacar adelante un programa de expansión cuantitativa(QE), es defenderlo a capa y espada. Por eso ha insistido en la necesidad de aplicarlo "completamente para apoyar la recuperación económica". Es decir, ha reiterado que todo sigue como estaba: el BCE dedicará 60.000 millones de euros al mes, al menos, hasta septiembre de 2016 y en cualquier caso hasta que la inflación se acerque al objetivo de la entidad de situar los precios por debajo, pero cerca, del 2%.

De hecho, se ha atrevido a decir, si el BCE estuviera pensando en tocar el QE, sería para reforzarlo. "Podemos expandir el QE si lo vemos necesario, pero ahora no creemos que haga falta", ha asegurado.

Tal vez con el propósito de reforzar esta estrategia, el BCE se ha mostrado cauto con sus nuevas previsiones. La entidad pronostica que la econoomía de la Eurozona crecerá este año un 1,5% y en 2016, un 1,9%. O lo que es lo mismo, no ha tocado las cifras que ya manejaba hace tres meses. Sí ha modificado ligeramente la previsión para 2017, en este caso para rebajarla del 2,1%al 2%.

Eso sí, ve menos nubarrones en el terreno de los precios. No es para menos, después de que en mayo los precios repuntaran a una tasa interanual del 0,3%, la mayor desde noviembre. Siguiendo esta estela, prevé que este año la inflación se situará en el 0,3%, cuando hace tres meses la ubicaba en el 0%. Para 2016 y 2017 no introduce cambios y mantiene sus pronósticos en el 1,5% y en el 1,7%, respectivamente.

En la cita de junio, el BCE también ha dejado el precio del dinero donde estaba. Esto es, en el mínimo histórico del 0,05%. En cuanto a los tipos de la facilidad de depósito, permanecen en el -0,20% y los de la facilidad marginal de crédito, en el 0,30%. La próxima reunión de política monetaria del Consejo de Gobierno tendrá lugar el 16 de julio.

Banco Central Europeo (BCE) Mario Draghi Política monetaria Eurozona Grecia
El redactor recomienda