HASTA SEPTIEMBRE DE 2016

El BCE inyectará 60.000 millones mensuales para impulsar la economía

El Banco Central Europeo (BCE) anunció hoy un programa de compra de bonos soberanos por valor de 60.000 millones de euros al mes, que empezará en marzo de este año y se prolongará hasta septiembre de 2016. Mantiene los tipos El Consejo de Gobierno del

El BCE comienza a adentrase en territorio desconocido. Por primera vez desde que nació el euro, el Banco Central Europeo ha anunciado este jueves un ambicioso programa de compra de deuda soberana -60.000 millones de euros al mes hasta septiembre de 2016, comenzando en marzo de este año- con el que pretende un doble objetivo: esquivar la deflación (el IPC se ha desplomado hasta el -0,2% en tasa interanual) y reactivar la actividad económica (Europa está al borde del estancamiento) aumentando la liquidez.

Mario Draghi ha anunciado que las compras de activos afectarán a emisiones públicas y privadas, y el criterio de elegibilidad se hará priorizando a los países intervenidos por la troika. Por lo tanto, será de carácter proporcional, como había establecido el Tribunal de Luxemburgo, pero con excepciones para lograr que los países con más problemas (como Grecia) puedan aprovechar con más intensidad la potencia de fuego del BCE.

¿Qué es el QE (Quantitative Easing)?

Las compras se ajustarán a activos de calidad, y la operativa se hará a través de cada uno de los 19 bancos centrales (la última incorporación ha sido Lituania). En caso de pérdidas, la mutualización se limitará al 20%. Es decir, el 80% restante lo tendrán que absorber los gobiernos que se beneficien de  la compra de activos.

Draghi, igualmente, ha aclarado que el resto de programa de compra de activos hechos a través del LTRO (cédulas hipotecarias y titulizaciones) continúa adelante con nuevas condiciones. El tipo de interés baja hasta el 0,05%, el mismo que se aplica en las operaciones principales del sistema.

Esto significa que, en total, el BCE podrá comprar 1,14 billones de euros durante los 19 meses que dure la aplicación del programa. Ello supone que si el peso del Banco de España en el BCE es del 11,9%, el Banco Central Europeo podrá adquirir en torno a unos 136.000 millones de euros. Para hacerse una idea de lo que significa esa cifra, hay que tener en cuenta que este año el Tesoro Público saldrá al mercado para captar 240.000 millones entre vencimientos y nueva deuda (alrededor del 20% del total).

El plazo de adquisición de activos, en todo caso, puede desplazarse en función del grado de cumplimiento de los objetivos de déficit y de la evolución de la actividad económica. El tope que se pone para la compra de activos se sitúa en el 33% de las emisiones.

El terreno emprendido por el BCE es todavía más resbaladizo habida cuenta de que Alemania, a través del presidente del Bundesbank, ha mostrado su oposición al programa de compra de deuda. Este jueves, sin embargo, no se votó. “Hubo unanimidad en la creación de instrumentos de compra y una amplia mayoría estaba de acuerdo en ponerlas en marcha en estos momentos, así que no hacía falta", aseguró Draghi en la conferencia de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno.

La consecuencia de lo decidido este jueves por el Consejo de Gobierno será inmediata: un aplanamiento de la curva de tipos de interés que llevará todas las emisiones a un nivel cercano a cero. Es decir, los diferenciales tenderán a estrecharse. Y ya este jueves la prima de riesgo española ha vuelto a situarse por debajo de los 100 puntos básicos.

Con este programa de compra de deuda, el BCE espera que la inflación se acerque al objetivo de la política monetaria, que es situar el IPC en una tasa cercana al 2% en términos anuales. 

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios