No pudo jugar las semifinales

La frustración de Nadal y la lesión que pone en peligro su cita con la Davis de Madrid

El manacorí se retiró del Masters de París tras lesionarse del abdomen. Continúa su maldición con el torneo galo, que nunca ha ganado. Es seria duda para la Copa de Maestros y la Davis

Foto: Rafa Nadal, con rostro de preocupación en la rueda de prensa para explicar su retirada del Masters de París. (EFE)
Rafa Nadal, con rostro de preocupación en la rueda de prensa para explicar su retirada del Masters de París. (EFE)

No es la primera vez. La lesión abdominal que este pasado sábado obligó a retirarse del Masters de París a Rafa Nadal no es nueva. Ya en 2018 el español renunció al torneo francés por el mismo problema, cediéndole de esta manera el número uno del ranking a Novak Djokovic. Luego, el balear tampoco pudo ser de la partida en el Trofeo de Maestros en Londres. La historia, por tanto parece que se repite. Un servicio en el entrenamiento matinal previo a su enfrentamiento contra Shapovalov en semifinales le apartó definitivamente de una competición que no ha ganado nunca y en la que parece condenado a malvivir. Una maldición a pocos kilómetros de la central de Roland Garros

La ecografía a la que se sometió para conocer el alcance de su dolencia arrojó unos resultados bastante claros: mejor no jugar. Rafa apuró hasta el último momento, pero minutos antes de salir a calentar ante su rival dijo basta. No estaba en condiciones. La organización anunció la pésima noticia por la megafonía de la pista central, abarrotada, y a continuación el tenista subió a la sala de prensa para dar las correspondientes explicaciones: "En uno de los últimos saques del calentamiento sentí algo en el abdominal. Tengo un pequeño desgarro. Probé después, pero seguía sintiendo dolor. No podía servir al nivel que necesitaba para competir y además había una opción importante de que el problema fuese a más”. Rafa ya se retiró este año de Indian Wells y ahora podría afrontar su segundo y último parón del curso, ya que no se mojó sobre su posible vuelta a la acción: "Espero estar listo en Londres, pero no puedo asegurar nada". Nadal vuelve a la enfermería.

La noticia llega en el peor momento posible, pues el español se encontraba fresco y con una confianza en su tenis fuera de toda duda tras haber sumado dos de los cuatro Grand Slams esta temporada: Roland Garros y US Open. Especialmente satisfecho salió de este último torneo tras una final apoteósica de casi cinco horas contra Daniil Medvedev en una superficie poco recomendada para sus rodillas, su mal endémico. Tuvo desgaste físico, pero no sintió dolor. Posteriormente sí que es cierto que tuvo que retirarse de la Laver Cup por molestias en su muñeca, pero nada realmente preocupante. Rafa se casó, disfrutó de una pequeña luna de miel y volvió a jugar en una exhibición en Kazajistán antes de aterrizar en París. Feliz, Rafa estaba pasando por un gran momento tanto a nivel personal como profesional.

Rafa Nadal se dispone a ejecutar un saque durante su encuentro de cuartos contra Tsonga. (EFE)
Rafa Nadal se dispone a ejecutar un saque durante su encuentro de cuartos contra Tsonga. (EFE)

Un movimiento agresivo

Antes de retirarse en semifinales, el balear se había mostrado a gran nivel frente a Mannarino, Wawrinka y Tsonga, a los que había eliminado. Rápido de pies, manteniendo el buen toque en los peloteos y muy seguro desde un servicio que no le rompieron nunca. Shapovalov, joven e inexperto en estas lides, era la resistencia a la final soñada contra Djokovic, al que le quitará el número uno a pesar de todo el próximo lunes, pese a que no lo mantendrá en lo sucesivo. Antes de tomar la decisión definitiva sobre su continuidad en París, pues tenía ciertas dudas, Nadal quiso tener en cuenta lo sucedido durante el US Open de 2009, en el que llegó maltrecho a las semifinales contra el argentino Juan Martín del Potro. Ahí arriesgó tanto que la rotura en el abdominal alcanzó los 28 milímetros. “No quiero repetir eso”, comentó este sábado con cara de circunstancias ante los periodistas. "No puedo permitirme el lujo de dar pasos en falso, mentalmente se hace difícil de soportar (la retirada) tras un inicio de temporada complicado. Tengo que dar los pasos para mantener la ilusión de hacer lo que hago", advirtió apesadumbrado.

Los problemas de Nadal en el abdomen no son extraños en un deporte como el tenis. De hecho, es una molestia bastante cómun. Es posible que el dolor de estómago que el manacorí sintió en su partido contra Wawrinka el jueves tuvieran que ver con esta afección que ahora le ha terminado de salpicar. De todos las ejecuciones que practica un jugador de tenis, el saque es una de las que más sobrecarga esta zona del cuerpo. El abdomen se tensa tanto que puede llegar a fracturarse, como le ha pasado ahora. Los entrenadores inciden en que es un movimiento agresivo y un tanto antinatural para el deportista, pues el movimiento también se inicia de lateral. Lo bueno para Rafa: que ya conoce el proceso de recuperación, que no es otro que guardar reposo y esperar que la lesión sane. Lo malo: que no llegará en plenitud para su gran objetivo de este final de temporada, la Copa de Maestros, otra de las competiciones que se le resisten bien por lesiones, bien por retiradas.

Nadal, atendido en el US Open de 2009 por un dolor abdominal. (EFE)
Nadal, atendido en el US Open de 2009 por un dolor abdominal. (EFE)

La Davis también peligra

Por si esto fuera poco, la participación del español en la Copa Davis (18-24 de noviembre) también está entre interrogantes. Es la presentación del nuevo formato llevado a cabo por la empresa Kosmos de Gerard Piqué y la figura del balear es fundamental en términos de imagen y espectáculo, sobre todo teniendo en cuenta que se celebra en la Caja Mágica de Madrid, delante de su público. Parece difícil que el jugador no se presente pese a no llegar en perfectas condiciones. Eso sí, un Rafa a medio gas restaría opciones al combinado nacional entrenado por Sergi Bruguera, al que le espera una durísima fase de grupos con Rusia y la actual campeona, Croacia.

Nadal se someterá en los próximos días a más pruebas para conocer en profundidad el estado real de su lesión. Día duro en la oficina para él, que afrontaba con mucha ilusión estas citas del calendario consciente de que pocas veces había llegado tan bien de forma a estas alturas de curso. "Disfruté mucho volviendo a jugar aquí en Bercy. Me siento frustrado, es un momento muy difícil para mí, pero debo tener paciencia y aceptar la situación", zanjó un Nadal que maldice su mala suerte. Y ya van...

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios