Mundial de rugby: Cuatro razones para ser optimistas y pensar que España jugará el Mundial de rugby
ESTE JUEVES, EL PRESIDENTE PRESENTA ALEGACIONES

Cuatro razones para ser optimistas y pensar que España jugará el Mundial de rugby

El rugby español se la juega este jueves presentando las alegaciones a la World Rugby para tratar de que los Leones estén en el partido inaugural de Japón 2019, ante los anfitriones

Foto: Imagen del final del polémico España-Bélgica. (EFE)
Imagen del final del polémico España-Bélgica. (EFE)

El presidente de la Federación Española de Rugby, Alfonso Feijoo, comparece este jueves en Londres ante World Rugby para presentar personalmente las alegaciones por los casos de alineación indebida de Bastien Fuster y Mathieu Belie. España ha solicitado dicha presentación y la organización mundial de rugby ha accedido, al tiempo que hacía extensible la invitación a los otros países implicados en el cruce de demandas: Bélgica, Rumanía, Rusia y Alemania. En menos de una semana, se debería saber quiénes van al Mundial de Japón 2019.

World Rugby había tomado la decisión, sin precedente conocido, de repetir el Bélgica-España tras la clamorosa parcialidad en su actuación del colegiado rumano Vlad Iordachescu. Sin embargo, la presentación de varias denuncias de otras selecciones por alineación indebida había provocado que el partido pasase a un segundo plano. Ante la lluvia de demandas, World Rugby decidió nombrar un comité independiente formado por tres magistrados de prestigio para resolver el contencioso que mantiene bloqueada la decisión sobre la selección europea que estará en el partido inaugural del Mundial de Japón. Los elegidos fueron los jueces de la Corte Suprema inglesa James Dingemans y Peter Fraser, y el presidente del Tribunal de Apelación sudafricano, Lex Mpati.

Durante la larga espera del veredicto de World Rugby, se han conocido las sanciones impuestas por Rugby Europe a los jugadores españoles tras los incidentes protagonizados al final del partido jugado en Bruselas ante Bélgica. El Comité de Disciplina de Rugby Europe, compuesto por el escocés Lorne Crerare, el francés Jean-Claude Legendre y el bielorruso Aliaksandr Danilevich, desoyó las recomendaciones de sus dirigentes y optó por unas sanciones que en caso de que España juegue el Mundial permitirían a los jugadores participar en él. Las sanciones fueron la siguientes: Sebastien Rouet, 43 semanas, Guillaume Rouet, 36 semanas, y Pierre Barthère, Mathieu Belie y Lucas Guillaume, 14 semanas.

En la reunión de este jueves se analizan las denuncias de alineación indebida contra el tongano con pasaporte rumano Faka'osilea, que jugó en 2013 con la selección de Tonga de VII en las Series Mundiales de Goald Coast. También se tratará el tema del belga Victor Paquet, que no cumple los criterios de elegibilidad, ya que su ascendencia se remontaría a un bisabuelo. Hay que recordar que España ya impugnó el día antes del partido de Bruselas y dos jugadores de la selección belga fueron retirados del acta. Mientras que en el caso del jugador ruso, completó reglamentariamente su nacionalización a través del ciclo olímpico.

Los antecedentes que invitan al optimismo

El problema de España es que tanto Belie como Fuster jugaron con Francia Sub-20 en un momento en que fue considerada la segunda selección de los galos. Sin embargo, la federación ha basado su defensa en tres puntos que no quedan claros:

- El primero es que cuando España solicitó la documentación de ambos jugadores, la federación gala informó a la española de que eran perfectamente alineables.

- El segundo es que los jugadores no fueron informados en su día de que jugar con la Sub-20 de Francia conllevaba que no podrían hacerlo con otra selección absoluta. Un caso que los servicios jurídicos contratados por la FER, junto al trabajo realizado por su secretario general, Eliseo Patrón-Costas, han comparado al del galés Steven Shingler. En 2012, Shingler, que jugaba en London Irish, fue seleccionado por Escocia, pese a que anteriormente había representado a Gales con su selección Sub-20. Shingler era elegible para Escocia gracias a su madre, natural de Dumfries. Pero como había jugado para Gales Sub-20 contra Francia en marzo de 2011, se consideró 'capturado' por Gales y, por tanto, no elegible para representar a Escocia.

Sin embargo, Shingler alegó que no estaba al tanto de que su participación con Gales Sub-20 había decidido su elegibilidad internacional con otra selección superior. La Federación Galesa informó a la IRB del proceso seguido para informar a los jugadores que representaron a Gales Sub-20 contra Francia porque comprometían su estatus internacional. Y la federación mundial dio la razón a los galeses. Sin embargo, el caso sentó jurisprudencia, ya que desde entonces están obligados a informar a los jugadores de las consecuencias que acarrean cuando es el segundo equipo, cosa que no ocurrió con Belie y Fuster.

- Y a esto se suma una tercera circunstancia: cuando se produjeron las alineaciones de Belie (2008) y Fuster (2012), la norma exigía que los segundos equipos oficiales debían mantener esa condición durante cuatro años consecutivos, algo que no ocurrió con Francia Sub-20.

- Además, hay otro precedente favorable del que informaba hace unos días 'Tier 2 Rugby'. El caso del lituano Mantvjdas Tveraga, quien jugó con Italia A y posteriormente con Lituania. La decisión de Cristopher Quinlan, la persona que está llevando el peso de la resolución de todo este entuerto en World Rugby, fue sancionar al jugador ocho semanas, pero mantuvo los resultados obtenidos por la selección lituana. Otro precedente al que se puede aferrar España.

Filtraciones interesadas desde Georgia

La realidad es que tanto Belie como Fuster jugaron con Francia Sub-20 cuando era segundo equipo de Francia. Pero ni fueron informados de lo que conllevaba hacerlo de cara a una futura elegibilidad internacional, ni esa selección mantuvo el estatus durante cuatro años. El caso del galés Shingler es el salvavidas al que se aferra España.

Todo apunta a que si World Rugby decide finalmente eliminar a España por alineación indebida, como se ha filtrado desde Georgia y se comenta interesadamente en estos últimos días desde Rumanía, no se hará pública la decisión hasta que concluya el fin de semana de las finales europeas de Bilbao para no enrarecer el ambiente en la capital vizcaína. En caso de que España finalmente juegue el partido inaugural del Mundial 2019 ante Japón, no se descarta que la decisión se haga pública en las próximas horas para aprovechar que el mundo del rugby estará muy pendiente de la cita de San Mamés. En caso negativo para los intereses españoles, todo apunta a que la federación recurriría la decisión al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAD).

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios