Es noticia
Menú
Luis Enrique contra la locura del Mundial de Qatar... y la gestión emocional de España
  1. Deportes
  2. Fútbol
Octavos de final

Luis Enrique contra la locura del Mundial de Qatar... y la gestión emocional de España

España se deja llevar por el caos y el descontrol cuando los partidos enloquecen. Luis Enrique pide calma, poso y tranquilidad, pero los jugadores todavía no han respondido

Foto: Luis Enrique, durante el entrenamiento de España. (EFE/Juanjo Martín)
Luis Enrique, durante el entrenamiento de España. (EFE/Juanjo Martín)

Hay algunos atrevidos que dicen que el Mundial empieza de verdad en los octavos de final. Cuando ya no hay margen de maniobra para fallar ni espacio para resolver tus dudas. Es doblegar y ganar. O colapsar y caer. No hay trampa ni cartón. En los cuartos de final de Qatar solo estarán los equipos más duros, aquellos que hayan ido limando sus defectos durante el torneo y que hayan demostrado un pelaje competitivo del más alto nivel. ¿De qué pasta está hecha la España de Luis Enrique? Todavía no lo sabemos. Hemos visto un equipo capaz de bordar el plan de su entrenador, Luis Enrique, en un debut mundialista extraordinario. La mayor goleada de España en un Mundial. También hemos visto un equipo atenazado por una posible derrota (Alemania) y otro al que, directamente, se le fundieron todos los plomos la primera vez que fue por debajo en el marcador. No hubo reacción posible... cuando la locura se apoderó del encuentro.

El partido contra Marruecos es una oportunidad de dar un golpetazo en la mesa contra una selección correosa, dura de roer y con recursos ofensivos suficientes como para castigar los puntos débiles de España. Un adversario al que le va la marcha con espacios (Hakim Ziyech, Achraf Hakimi, En-Nesyri, Boufal y Mazraoui) y tiene poderío físico y velocidad. También calidad a raudales.

Foto: España vivió un día negro ante Japón y estuvo muy cerca de quedar eliminada. (EFE/Rodrigo Jiménez)

Desde que la Selección ganase la final de Sudáfrica ante Países Bajos en el Mundial de 2010, solo ha vencido tres partidos en la fase final de un Mundial. Un dato alarmante que hay que empezar a moldear. La sensación general es de que la euforia inicial se ha reducido hasta el mínimo. Que España presenta más dudas que certezas. Que puede pasar de todo con un grupo sin experiencia, estrellas ni suficientes horas de vuelo en el torneo de selecciones más exigente del planeta cuando las cosas se ponen negras.

¿Pero y si la derrota contra Japón sirviese para abrir los ojos? España ya se ha llevado dos avisos de los gordos para rebajar el desenfreno inicial. El equipo tiene que mirarse al espejo, saber que es capaz de tumbar a las mejores selecciones del planeta... y de caer contra las del segundo o tercer escalón del ranking FIFA. No hay nada mejor que ser consciente de tus limitaciones y entender que debes ir al 100% para paliar la posible falta de talento en todas tus líneas. Algo que Luis Enrique, el cuerpo técnico y hasta los propios jugadores conocen. Es clave no perder la cabeza en los momentos de zozobra.

Las dudas que tiene España

A España le ha faltado convencimiento en dos partidos consecutivos. Y valor, mucho valor. La herida de la derrota deberá estar ya cerrada el martes. "El luto o el duelo lo pasaremos esta noche, no hay nada que celebrar, esto tiene que servir de aviso. Marruecos arriesgará a tope otra vez, y a nosotros nos falta contundencia para definir. No tengo nada que celebrar. Yo, ni me rindo ni celebro derrotas", explicaba un decepcionado Luis Enrique tras caer contra Japón. El seleccionador incidía en un aspecto que ya fue clave contra Alemania: gestionar la locura.

Una frase muy similar a la que expresó Luis Enrique tras el empate por 1-1 contra Alemania. "Nos ha faltado confianza para darnos cuenta de que podíamos hacerle más daño a Alemania. No hemos podido controlar el partido, hemos vivido un ida y vuelta y nos han pillado en un error". Una idea que recalcó en rueda de prensa: "Nos ha faltado un poco de poso, de tranquilidad, porque nosotros somos buenos a lo que jugamos. Hemos perdido más balones que de costumbre". Es decir, que a España le ha faltado madurez y gestión de las emociones cuando el partido se calienta.

placeholder Luis Enrique pide más a sus futbolistas durante el encuentro contra Japón. (EFE/José Méndez)
Luis Enrique pide más a sus futbolistas durante el encuentro contra Japón. (EFE/José Méndez)

Marruecos va a plantear un encuentro muy similar al de Japón y va a llegar al partido volando, sabiendo que no tiene nada que perder y sí mucho que ganar. La moral está por las nubes al otro lado de la frontera. España va a salir a dominar y ellos estarán con un bloque compacto, esperando el error para amenazar al contragolpe cuando roben la pelota. No hay espacio para las dudas. Tampoco para ser conservador ni frágil en defensa. Las vigilancias y la concentración son vitales. Hay que demostrar pegada, pero sobre todo, no encajar si el equipo se bloquea y reaccionar a los goles del adversario. Para desgastar al rival hay que superar líneas de presión, desbordar, hacer que el contrario corra mal y hacia atrás.

España hace bien en defenderse desde la posesión de la pelota, pero hay que aprender del bofetón contra Japón y el baño de realidad contra Alemania. Tener la pelota por tenerla es pegarse un tiro en el pie si no estás bien colocado y no existe verticalidad, desborde o amenaza al espacio. Habrá que estar preparado para cualquier cosa y hacer honor a esa frase de "espera lo mejor y prepárate para lo peor", porque esto es un Mundial y ya habido demasiadas sorpresas sonadas como las de Bélgica, Uruguay o Alemania.

Hay algunos atrevidos que dicen que el Mundial empieza de verdad en los octavos de final. Cuando ya no hay margen de maniobra para fallar ni espacio para resolver tus dudas. Es doblegar y ganar. O colapsar y caer. No hay trampa ni cartón. En los cuartos de final de Qatar solo estarán los equipos más duros, aquellos que hayan ido limando sus defectos durante el torneo y que hayan demostrado un pelaje competitivo del más alto nivel. ¿De qué pasta está hecha la España de Luis Enrique? Todavía no lo sabemos. Hemos visto un equipo capaz de bordar el plan de su entrenador, Luis Enrique, en un debut mundialista extraordinario. La mayor goleada de España en un Mundial. También hemos visto un equipo atenazado por una posible derrota (Alemania) y otro al que, directamente, se le fundieron todos los plomos la primera vez que fue por debajo en el marcador. No hubo reacción posible... cuando la locura se apoderó del encuentro.

Mundial de Qatar 2022 Selección Española de Fútbol Luis Enrique
El redactor recomienda