Es noticia
Menú
¿Por qué Sergio Busquets es un arma de doble filo para España (y Alemania lo sabe)?
  1. Deportes
  2. Fútbol
El termómetro, en problemas

¿Por qué Sergio Busquets es un arma de doble filo para España (y Alemania lo sabe)?

El conjunto alemán presiona con ahínco la salida de balón española hasta generar problemas en defensa, donde España se parte. Musiala y Gündogan buscan su espalda y la consiguen

Foto: Gündogan supera a Busquets. (Reuters/Fabrizio Bensch)
Gündogan supera a Busquets. (Reuters/Fabrizio Bensch)
Más información

"Si convertimos el partido en una cosa loca va a ser bastante más difícil para nosotros". Con esa frase describió Luis Enrique en la previa del partido ante Alemania el encuentro que no querría ver ni en pintura ante una Alemania dolida en su orgullo y con sed de victoria. Una afirmación muy en la línea de su defensa acérrima a Sergio Busquets en la previa del Mundial: "Si nosotros conseguimos que el escenario del partido sea a lo que queramos jugar, estar en el campo rival y tener más el balón... Busquets se convierte en el número uno. Si empezamos a jugar en largo y cambiar nuestro estilo... pues obviamente Busquets no es el mejor pivote". Alemania, sin embargo, ha querido poner en cuestión esa predilección por el centrocampista catalán en defensa. La amarilla al descanso explica que está sufriendo.

Los alemanes van a presionar arriba y dejan espacios a su espalda con los que España puede progresar por el campo. Sucede lo mismo al revés, puesto que España también trata de robar arriba. Es ahí, cuando Alemania sale con espacios y en una defensa de hombre con hombre por todo el campo, cuando Sergio Busquets queda demasiado expuesto con la presencia constante de Jamal Musiala e Ilkay Gündogan. Alemania ha detectado que el centrocampista español llega tarde cuando debe recorrer distancias muy largas y busca que no llegue a tiempo.

placeholder Busquets lucha por la pelota. (Reuters/John Sibley)
Busquets lucha por la pelota. (Reuters/John Sibley)

Sucedió en la jugada anulada a Serge Gnabry, cuando Sergio Busquets saltó a destiempo y Alemania montó el contragolpe en pocos toques. No solo en esa ocasión, ya que el conjunto teutón trata de ganarle la espalda al pivote español en todo momento. Busquets, que disfruta cuando el equipo está junto, lo pasa mal si empieza a verse obligado a recorrer muchos kilómetros. Luis Enrique sabe que España no puede exponerse a un intercambio de golpes porque le ha faltado contundencia defensiva en los últimos encuentros, a excepción de Costa Rica, pero el partido está teniendo alternativas para ambos equipos.

El centrocampista del Barça no está pudiendo jugar al primer toque y soltar de cara, tampoco jugar con la libertad que le brindó Costa Rica en la frontal del área para ejecutar acciones con tiempo y espacio. Busquets es clave para activar la mejor versión de Pedri y Gavi, pero Alemania ha ganado peso con el paso del encuentro a raíz de robar arriba, salir con espacio y velocidad y anular el centro del campo español. Luis Enrique deberá encontrar la mejor versión en la medular para tranquilizar el juego y llevar el encuentro al ritmo y el control que le gusta a su equipo.

"Si convertimos el partido en una cosa loca va a ser bastante más difícil para nosotros". Con esa frase describió Luis Enrique en la previa del partido ante Alemania el encuentro que no querría ver ni en pintura ante una Alemania dolida en su orgullo y con sed de victoria. Una afirmación muy en la línea de su defensa acérrima a Sergio Busquets en la previa del Mundial: "Si nosotros conseguimos que el escenario del partido sea a lo que queramos jugar, estar en el campo rival y tener más el balón... Busquets se convierte en el número uno. Si empezamos a jugar en largo y cambiar nuestro estilo... pues obviamente Busquets no es el mejor pivote". Alemania, sin embargo, ha querido poner en cuestión esa predilección por el centrocampista catalán en defensa. La amarilla al descanso explica que está sufriendo.

Selección Española de Fútbol Selección de fútbol de Alemania Mundial de Qatar 2022
El redactor recomienda