Es noticia
Menú
Luis Enrique y Rubiales no se dicen toda la verdad con el contrato ni en el Mundial de Qatar
  1. Deportes
  2. Fútbol
el presidente elige tener paciencia

Luis Enrique y Rubiales no se dicen toda la verdad con el contrato ni en el Mundial de Qatar

Luis Rubiales confía en que Luis Enrique cumpla su palabra de hablar de su futuro sin tener otras ofertas. Es difícil creer que el técnico asturiano no haya sido tentado por un club

Foto: Molina, Rubiales y Luis Enrique, antes de un partido en Doha. (EFE/Juanjo Martín)
Molina, Rubiales y Luis Enrique, antes de un partido en Doha. (EFE/Juanjo Martín)
Más información

Luis Rubiales se arma de paciencia para capear y resolver el futuro de Luis Enrique. No la tuvo con Lopetegui cuando le despidió a tres días del debut de España en el Mundial de Rusia por tener un acuerdo con el Real Madrid. El caso de Luis Enrique es distinto porque, según el presidente de la Federación, el técnico asturiano no tiene ningún acuerdo con otro club. Lo deja claro en una entrevista en la SER: "Nos dio su palabra y confío que hablará con nosotros con las manos totalmente libres". Sin acuerdo y con incertidumbre, lo que consigue Luis Enrique es marcar los tiempos en la negociación.

En el banquillo de la Selección se sienta un entrenador sin ningún compromiso por seguir ni ofertas de otros clubes. Esta es la versión de Luis Rubiales. Es difícil de creer. A un club potente y necesitado de un entrenador de primer nivel, le encaja Luis Enrique. No hay que ser ingenuos. Luis Enrique ha vuelto al escaparate de los mejores entrenadores del mundo y tienen que haberle tocado y tanteado. Lo normal es que tenga ofertas de clubes que pueden ser atractivas en lo deportivo y, por supuesto, mareantes en lo económico. Un técnico de su nivel, que queda libre, a coste cero, es una tentación.

placeholder Luis Enrique y Rubiales se abrazan antes de un partido. (Reuters/Marcelo del Pozo)
Luis Enrique y Rubiales se abrazan antes de un partido. (Reuters/Marcelo del Pozo)

La Federación no puede competir con las cantidades de dinero que pueda recibir el técnico asturiano. Lo reconoce Rubiales, que valora lo que hizo Luis Enrique en su primera reunión para ficharle. El entrenador rechazó una suculenta oferta de 12 millones de euros de un club inglés por ser el líder de la Selección. Lo hizo una vez. Puede que no se repita de nuevo. Lo que transmite Luis Enrique, con sus silencios y dudas, es que la Selección no es ya una prioridad. Si estuviera tan convencido de que su sitio está en el banquillo de España, lo lógico habría sido anunciarlo y zanjar este asunto. Con ello, eliminaría el ruido y daría esa estabilidad que le gusta a Rubiales para estar más cómodo y no tener sudores fríos cuando le toca dar explicaciones.

Planes alternativos

"No tengo una bola de cristal y no sé lo que va a pasar", es la respuesta de Luis Rubiales en el programa El Larguero, de la SER. El periodista Manu Carreño apretó al presidente de la Federación con una pregunta directa: "¿Te gustaría que siguiera Luis Enrique?", y Rubiales salió como pudo del atolladero. Echó balones fuera: "Sé que hay incertidumbre. Pero ahora estamos centrados en el Mundial. La palabra que nos dimos lo para todo. Cuando volvamos a España, nos sentaremos y hablaremos. A mí lo que me gustaría es que ganáramos el Mundial".

Foto: Xavi Hernández. (Instagram)

Rubiales y Luis Enrique juegan sus cartas y no se dicen toda la verdad. Están obligados, en sus estrategias, a que ninguna de las dos partes desvele si tiene otro plan. Coinciden en reforzar el mensaje de la importancia del Mundial. El presidente de la Federación reconoce que no puede competir, en lo económico, con otros clubes. Ofertas no le van a faltar a Luis Enrique. El asturiano disfruta y exprime este Mundial con un estado de ánimo cambiado. Con la familia en Doha y en la versión de streamer. Cuando acabe el Mundial, abandonará este papel de comunicador.

No hay novedad porque Luis Enrique no quiere que haya nada nuevo. Sabe que tiene mercado y a su personalidad inquieta le gustan los nuevos retos. Es un entrenador de ciclos cortos y la etapa en la Selección puede estar cerrada tras el Mundial. Habrá disputado una Eurocopa, un Mundial y la Liga de Naciones. Dejará un proyecto en el que ha hecho un cambio generacional. Se quitará de encima el desgaste de dar las listas de convocados. Hay muchas ventajas para Luis Enrique y el factor económico, sin ninguna duda, influye.

Foto: Kevin de Bruyne, cabizbajo tras perder contra Marruecos. (EFE/Georgi Licovski)

La paciencia de Rubiales tiene un límite, a pesar de elogiar el trabajo de Luis Enrique. "No podemos eternizar esto", reconoce el presidente de la Federación, que, de manera sorprendente, le da de plazo hasta el mes de febrero para que tome una decisión. Es mucho tiempo. Pero esto no quita para entender que Rubiales tiene más prisas que Luis Enrique. Esto no quiere decir que el presidente no tenga otro entrenador preparado para ser su sustituto (Marcelino García Toral, Luis de la Fuente...).

El futuro de Luis Enrique en la Selección depende de él mismo. Esta es la conclusión que se puede sacar en la ausencia de novedades entre dos personas que se agradecen mutuamente estar juntas, que se abrazan antes de los partidos en el césped, pero que también manejan otros planes. La esperanza en la Federación para que siga Luis Enrique como seleccionador está en que quiera dar continuidad a su obra de autor de un equipo renovado que tiene un gran margen de crecimiento. No va a depender del resultado obtenido en el Mundial de Qatar.

Luis Rubiales se arma de paciencia para capear y resolver el futuro de Luis Enrique. No la tuvo con Lopetegui cuando le despidió a tres días del debut de España en el Mundial de Rusia por tener un acuerdo con el Real Madrid. El caso de Luis Enrique es distinto porque, según el presidente de la Federación, el técnico asturiano no tiene ningún acuerdo con otro club. Lo deja claro en una entrevista en la SER: "Nos dio su palabra y confío que hablará con nosotros con las manos totalmente libres". Sin acuerdo y con incertidumbre, lo que consigue Luis Enrique es marcar los tiempos en la negociación.

Luis Enrique Mundial de Qatar 2022
El redactor recomienda