Es noticia
Menú
Xavi se destapa: el mejor embajador del Mundial de Qatar y el peor que puede tener España
  1. Deportes
  2. Fútbol
da una versión interesada

Xavi se destapa: el mejor embajador del Mundial de Qatar y el peor que puede tener España

Xavi, en Qatar para promocionar el Mundial en su condición de embajador, sigue manteniendo que las críticas al país árabe son injustas y que se debe a los prejuicios

Foto: Xavi Hernández. (Instagram)
Xavi Hernández. (Instagram)
Más información

Llegó el momento de Xavi en el Mundial de Qatar. El de pronunciarse sobre quiénes ve como primeros favoritos, el de asistir a los partidos, acudir a actos publicitarios y hablar de las excelencias de Qatar y el Mundial. No le importa el fuerte rechazo que sufre de diferentes Federaciones de Fútbol e instituciones (Amnistía Internacional, Fundación para la Democracia y la Organización Internacional del Trabajo). A ellas se han unido jugadores, seleccionadores y políticos molestos por las amenazas y los vetos de la FIFA. Qatar es como una segunda casa para el entrenador del Barcelona y en su papel de embajador de la Copa del Mundo envía un mensaje al mundo de las excelencias del país y un torneo metido en invierno por el que ha habido que cambiar el calendario de los clubes.

La pasión de Xavi con el país catarí y su Mundial choca con la imagen que ha dado la FIFA y el régimen con el asunto más caliente: el chantaje a los capitanes, con sanciones deportivas y económicas si se atrevían a lucir el brazalete en apoyo al colectivo LGTBI. De esto no se le ha preguntado al embajador Xavi. En su cargo está hacer propaganda y ser agradecido a un país donde dice que fue muy feliz.

placeholder El juez de línea revisa el brazalete de Manuel Neuer. (EFE/EPA/Friedemann Vogel)
El juez de línea revisa el brazalete de Manuel Neuer. (EFE/EPA/Friedemann Vogel)

Xavi es un buen embajador para Qatar y malo para España. Lleva unos días en el país catarí y ha tenido tiempo para ir a ver los partidos de Argentina-México y el de España-Alemania. Estará en el Países Bajos-Qatar, con la anfitriona ya eliminada, pese a sus buenos pronósticos. Trabajó con la asociación de fútbol del país y la Academia Aspire para formar a los jugadores, implementar un método de juego y un espíritu más profesional y competitivo. Ha sido un fracaso. El nivel futbolístico de Qatar ha sido lamentable.

Blanqueo al régimen

Lo peor no es que no haya dejado una herencia futbolística en los seis años que estuvo entre la etapa de jugador y entrenador del Al-Sadd, de 2015 a 2021. Lo bochornoso son las declaraciones que ha hecho en su regreso a Qatar, con el Mundial más polémico por las maniobras sucias de la FIFA y el régimen. El blanqueo que hace del Mundial de Qatar es descarado: "El Mundial dejará un legado muy fuerte para el país y la región. Creo que hay un prejuicio muy grande y ha habido mucha crítica hacia la cultura árabe. La gente está viendo lo que es Qatar". Los vínculos de Xavi en un país en el que han nacido sus dos hijos y con la familia real le hacen tener una visión interesada.

Foto: Unai Simón (i) y Thomas Müller ayer durante el partido de la Selección contra Alemania. (Getty/Clive Brunskill)

No hay peor ciego que el que no quiere ver. Xavi, un enamorado de Qatar, obvia lo que denuncia Amnistía Internacional en un informe concluyente que se remite a la falta de derechos humanos y libertades. España se ha puesto de perfil desde que salieron las primeras informaciones delicadas sobre las condiciones laborales de los obreros en la construcción de los estadios. Su situación, investigada por organizaciones y medios de comunicación, era deplorable: inmigrantes trabajando en condiciones extremas de explotación, a altísimas temperaturas, con impagos de salarios, hacinados, sin derecho a pertenecer a un sindicato, confiscándoles el pasaporte y fallecidos, sin que los familiares tuvieran una indemnización. The Guardian informó de 6.500 muertes. Las autoridades del país árabe no dan cifras y justifican las muertes por motivos de insuficiencia cardiaca.

Xavi está en el equipo que lleva puesta la camiseta de Qatar. En el otro, el de los críticos y que se han negado a colaborar, destacan artistas como Dua Lipa, Rod Stewart, Shakira y J Balvin. En el lavado de imagen, el capitán es Gianni Infantino. En Doha elogió la elección y organización del Mundial, pidió respeto a la cultura del país catarí y lanzó acusaciones a los críticos por tener una doble moral. Los argumentos del presidente de la FIFA para ponerse la camiseta de Qatar son surrealistas. Dijo sentirse catarí, árabe, africano, gay, discapacitado y trabajador migrante. Esto lo dijo tras las palabras de Khalid Salman, embajador del Mundial, en una entrevista en la ZDF donde manifestó que "la homosexualidad es una desviación mental". A Infantino, para defender a Qatar, se le ocurrió atacar a Europa: "Soy europeo y deberíamos pedir perdón por dar lecciones. ¿Cuántas empresas europeas ganan dinero aquí o en otros países de la zona y se han preocupado de los trabajadores? Qatar ha ofrecido a muchos migrantes ganar dos veces más que en su país".

Penas por ser crítico

Los valores y el progreso para el presidente de la FIFA están en el dinero. Los de Xavi y sus palabras no representan a la imagen que se tiene en España de Qatar y la celebración de un Mundial adjudicado con sobornos. "Las críticas que está recibiendo son injustas y creo que la gente se llevará muy buen recuerdo del país", comenta una persona interesada en desmontar una polémica en la que ni Luis Enrique ha querido entrar cuando le han preguntado en su papel de streamer. El seleccionador ha mirado para otro lado. La celebración del Mundial no ha conseguido tapar la falta de derechos y libertad de expresión en un país donde ser crítico con el régimen lleva consigo una pena de cinco años de cárcel y una durísima multa. De la situación de la mujer tampoco le han preguntado a Xavi.

Foto: Morata celebra el gol a Alemania. (EFE/Friedmann Vogel)

No son prejuicios, como quiere hacer creer Xavi. Son falta de derechos y libertades que se han confirmado con las amenazas a capitanes de selecciones y federaciones que han sido valientes en denunciar la intolerancia. Pero esto no nos puede sorprender en Xavi. Es la visión edulcorada de la misma persona que dijo, en una entrevista en el diario Ara, que no vivía en un país democrático, pero que el sistema funcionaba mejor que el de España. "Hay muchas ventajas: la tranquilidad, la seguridad... No tenemos llave de casa, dejas el coche en marcha...", o que en otra entrevista en la FIFA comentó: "Es un país muy fácil para vivir, muy cómodo, acogedor y seguro".

La promoción de Xavi de Qatar está por contrato. Como la de Beckham, Eto'o, Cafú, Ronald de Boer y otros exjugadores que en su discurso ponen el foco en las reformas de infraestructuras del país, en el turismo, la hospitalidad de los ciudadanos y el respeto a su cultura y costumbres. De libertades y derechos humanos prefieren no hablar.

Llegó el momento de Xavi en el Mundial de Qatar. El de pronunciarse sobre quiénes ve como primeros favoritos, el de asistir a los partidos, acudir a actos publicitarios y hablar de las excelencias de Qatar y el Mundial. No le importa el fuerte rechazo que sufre de diferentes Federaciones de Fútbol e instituciones (Amnistía Internacional, Fundación para la Democracia y la Organización Internacional del Trabajo). A ellas se han unido jugadores, seleccionadores y políticos molestos por las amenazas y los vetos de la FIFA. Qatar es como una segunda casa para el entrenador del Barcelona y en su papel de embajador de la Copa del Mundo envía un mensaje al mundo de las excelencias del país y un torneo metido en invierno por el que ha habido que cambiar el calendario de los clubes.

Xavi Hernández Mundial de Qatar 2022
El redactor recomienda