Es noticia
Menú
Guardiola señala la luna, pero solo mira el dedo. Por qué (casi) nadie quiere que gane el City
  1. Deportes
  2. Fútbol
Se queja de falta de apoyo

Guardiola señala la luna, pero solo mira el dedo. Por qué (casi) nadie quiere que gane el City

El entrenador catalán del Manchester City peca de victimismo y busca meter presión al equipo de Jürgen Klopp. La Premier es el último refugio tras el mazazo del Bernabéu

Foto: Guardiola no se cree la remontada en el Bernabéu. (Reuters/Carl Recine)
Guardiola no se cree la remontada en el Bernabéu. (Reuters/Carl Recine)

"Todos en este país apoyan al Liverpool... los medios de comunicación y todo el mundo, porque el Liverpool tiene una historia increíble en las competiciones europeas. No en la Premier League, porque han ganado una en 30 años". Las palabras de Pep Guardiola tras la contundente victoria de su Manchester City frente al Newcastle por 5-0 han desatado un terremoto informativo en la Premier League. En plena lucha por la liga -tiene un margen de tres puntos respecto al Liverpool a falta de tres partidos por disputar- después de caer a manos del Real Madrid en una colosal remontada en el Santiago Bernabéu, la competición nacional es el refugio del técnico catalán, que no ha podido ganar el máximo torneo continental desde que llegase al club 'citizen' el verano de 2016. Guardiola denuncia una campaña contra su City, se hace la víctima en un intento de meter presión al Liverpool y ya ha empezado a jugar los últimos tres partidos que restan de Premier... fuera del campo.

¿Es cierto lo que dice Guardiola? En parte sí y en parte no, porque hay una gran cantidad de tertulianos con pasado en las filas del equipo 'red' como Carrangher, Owen, Fowler, Barnes, Souness, McManaman, Crouch o Redknapp que comentan sus partidos en BT Sport o Sky Sports. El mismo Jürgen Klopp, preguntado por la declaración de su acérrimo rival, se mostró sorprendido "quizás él sabe más que yo. Claro que hay mucha gente que quiere que ganemos la Premier League, pero incluso en Liverpool... el apoyo está al 50% (por los fans del Everton)". Sin embargo, el mayor problema del Manchester City es que sus logros están opacados.

Foto: El técnico catalán se lamenta tras caer eliminado. (Reuters/Carl Racine)

Los motivos para apoyar al Manchester City se diluyen mientras avanzan las temporadas. Sí, Pep Guardiola ha construido un equipazo de autor que plasma el fútbol que él tiene en su mente a la perfección. Sí, pocos clubes juegan tan bien al fútbol como el suyo. Sí, su conjunto va camino de la cuarta Premier League en seis temporadas, pero... su club también lidera la tabla de gasto neto desde el verano de 2012 junto al Manchester United y aún no ha logrado su verdadero objetivo, la Champions League.

En 2008, la familia real de Abu Dabi se hizo con el control del Manchester City y comenzó una etapa de enormes desembolsos para el club inglés. Curiosamente, la primera operación de ese corte que realizó fue junto al Real Madrid, la venta de Robinho a cambio de 42 millones de euros. Y desde el verano de 2016, momento en que Pep Guardiola aterrizó en la entidad, la inversión se ha disparado. El entrenador catalán solo conserva a dos jugadores del equipo que recibió por entonces: Kevin De Bruyne y Raheem Sterling. El resto son todo caras nuevas.

Nadie ha gastado más dinero

Por el camino ha hecho saltar la banca en varias ocasiones hasta superar un gasto de más de 1.000 millones de euros (y un gasto neto de 652 millones según el portal de datos Transfermarket) con algunos de los defensas más caros en la historia del fútbol como Rubén Dias (71 millones de euros), Aymeric Laporte (65 millones), Joao Cancelo (65 millones), Benjamin Mendy (58 millones), Kyle Walker (56,7 millones), John Stones (55,8 millones) y Nathan Aké (45,3 millones). Una defensa con puestos doblados al completo. La guinda llegó el pasado verano al fichar a Jack Grealish (Aston Villa) y convertirlo en la incorporación más cara de la historia de la competición inglesa (117 millones). ¿El siguiente en la lista? Erling Haaland.

placeholder El centrocampista croata del Real Madrid, Luka Modric, y el español del Manchester City, Aymeric Laporte, durante la eliminatoria de Champions. (EFE/Rodrigo Jiménez)
El centrocampista croata del Real Madrid, Luka Modric, y el español del Manchester City, Aymeric Laporte, durante la eliminatoria de Champions. (EFE/Rodrigo Jiménez)

El problema del Manchester City no es que tenga menos títulos europeos que el Real Zaragoza (por citar un ejemplo) o que su historia de éxitos se remonte al presente. La verdadera dificultad es que sus triunfos se han construido a base de la inyección económica de los petrodólares provenientes de Abu Dabi y son un club-estado que busca blanquear la imagen de un país autoritario a través del deporte. Dijo Marcelo Bielsa una vez que lo importante no es lo logrado, sino "la nobleza de los recursos utilizados". Y el City es un club poco apetecible, porque le han dopado financieramente de manera artificial y no ha crecido a base de ingresos reales.

No ayuda tampoco que su estadio sea uno de los más fríos de Europa, como se pudo comprobar en los cuartos de final y las semifinales que disputaron Atlético de Madrid y Real Madrid en el Etihad Stadium. Era habitual escuchar más por televisión a los miles de aficionados españoles desplazados hasta Manchester que a los propios seguidores locales. Una situación que ha provocado las burlas de sus rivales y el sobrenombre de 'Emptyhad', un juego de palabras con el nombre del estadio (Etihad) y la palabra empty ('vacío', en inglés). Hasta el propio Guardiola ha pedido varias veces más apoyo este curso: "Me gustaría que viniese más gente el sábado. Vamos a necesitaros, por favor, porque estaremos muy cansados", dijo este pasado septiembre tras la victoria contra el RB Leipzig... donde solo acudieron 38.000 fans.

placeholder Pep Guardiola se lamenta en el Bernabéu. (Reuters/Carl Recine)
Pep Guardiola se lamenta en el Bernabéu. (Reuters/Carl Recine)

Como el PSG con Qatar, el Manchester City es un equipo que hace del fair-play financiero una mofa constante. La Premier League lleva tres años investigando al club para comprobar si ha burlado las reglas de fair-play financiero, algo que el club inglés siempre ha negado. Este pasado mes de abril, una investigación de 'Football Leaks' reveló nuevos documentos que acreditarían que el Manchester City camufló como patrocinios el dinero de una agencia presidida por el primer ministro de Abu Dabi para violar el Fair Play Financiero de la UEFA.

Anteriormente, el club inglés ya se había librado de la sanción de la UEFA después de que la Cámara de Adjudicaciones del Cuerpo de Control Financiero de Clubes (Cfcb) multara al club por cometer "infracciones graves" del fair play financiero al "exagerar sus ingresos de patrocinio" entre 2012 y 2016 y el Tribunal del Arbitraje del Deporte (TAS) levantase la sanción al considerar que las irregularidades contables detectadas habían prescrito. Una situación que no les va a impedir fichar a Erling Haaland este verano y volver a encabezar un gasto sin parangón. Quizás en Inglaterra y en el mundo no desean que gane el Liverpool, sino que pierda el Manchester City.

"Todos en este país apoyan al Liverpool... los medios de comunicación y todo el mundo, porque el Liverpool tiene una historia increíble en las competiciones europeas. No en la Premier League, porque han ganado una en 30 años". Las palabras de Pep Guardiola tras la contundente victoria de su Manchester City frente al Newcastle por 5-0 han desatado un terremoto informativo en la Premier League. En plena lucha por la liga -tiene un margen de tres puntos respecto al Liverpool a falta de tres partidos por disputar- después de caer a manos del Real Madrid en una colosal remontada en el Santiago Bernabéu, la competición nacional es el refugio del técnico catalán, que no ha podido ganar el máximo torneo continental desde que llegase al club 'citizen' el verano de 2016. Guardiola denuncia una campaña contra su City, se hace la víctima en un intento de meter presión al Liverpool y ya ha empezado a jugar los últimos tres partidos que restan de Premier... fuera del campo.

Manchester City Pep Guardiola Liverpool FC