Es noticia
Menú
El Manchester City no cederá a Sterling al Barça: solo contempla un traspaso obligatorio
  1. Deportes
  2. Fútbol
Xavi lo quiere en enero

El Manchester City no cederá a Sterling al Barça: solo contempla un traspaso obligatorio

LaLiga no permitirá al Barcelona firmar una cesión con compra obligatoria al considerarlo una trampa para maquillar el tope salarial de la plantilla blaugrana. Sterling, dispuesto

Foto: Raheem Sterling está sufriendo la peor temporada de su carrera. (Efe/Epa/Peter Powell)
Raheem Sterling está sufriendo la peor temporada de su carrera. (Efe/Epa/Peter Powell)

El delantero del Manchester City, Raheem Sterling (Londres, 1984), no jugará en el Fútbol Club Barcelona a partir del próximo mes de enero como cedido, en contra de la intención de Joan Laporta. El presidente ha sondeado su incorporación por la necesidad de dar a su nuevo entrenador, Xavi Hernández, los mimbres que necesita para reflotar al equipo, pero la precaria economía de la entidad le impide afrontar un traspaso.

placeholder Pep Guardiola habla con Raheem Sterling. (Reuters/Wolfgang Rattay)
Pep Guardiola habla con Raheem Sterling. (Reuters/Wolfgang Rattay)

La única posibilidad para que el londinense se vista de azulgrana es llegar a un acuerdo con el Manchester City, club con el que tiene contrato hasta el 30 de junio del año 2023, para cerrar un traspaso en un documento que apruebe la Liga de Futbol Profesional. La posible cesión con obligación de compra, opción que baraja el Barça y aceptaría el City, según consta a los dos clubs, no es del agrado de Javier Tebas. El presidente de LaLiga ya ha advertido al club catalán que podría vetar la operación al considerarla una trampa para maquillar el tope salarial de la plantilla del Barcelona.

Xavi Hernández demanda amplitud

Xavi necesita extremos y así lo comunicó al llegar. Primero en 'petit comité', luego en el club y más tarde en público, antes y después de su presentación el pasado lunes en el Camp Nou ante más de 10.000 personas. El problema, el mismo que tuvo Koeman desde que comenzó la temporada, es que los futbolistas que permiten abrir el campo en ataque en la primera plantilla están lesionados –Ansu Fati y Dembelé- y en la cantera no hay mucho donde mirar, según le manifestaron al de Terrasa responsables del futbol base. Y lo que hay está muy verde: Alarcón, que juega en el filial pese a debutar el año pasado en el B, e Ilais, también juvenil, pero ya de hecho futbolista del filial que dirigía Barjuán. Además, a día de hoy, los dos están lesionados.

Consciente de que no puede depender del joven internacional español y del quebradizo jugador francés para llevar a la práctica sus planes, Xavi, que ya vio a Koeman improvisar jugando con Dest como extremo, alertó a Laporta. Dos días después las portadas de los periódicos deportivos catalanes se llenaban con tres posibilidades: fichar a Dani Olmo del Leipzig, repescar del Wolverhampton en enero a Trincao, o negociar la cesión de Sterling con el City.

placeholder El extremo del Manchester City se marcha de dos rivales. (Reuters/Carl Recine)
El extremo del Manchester City se marcha de dos rivales. (Reuters/Carl Recine)

El interés del Barcelona por Sterling no es nuevo. El pasado verano fue uno de los nombres que puso en la mesa Mateu Alemany en su viaje a Manchester cuando intentó conseguir algo para reforzar al equipo que dirigía Koeman. Los trueques propuestos eran de tan poca entidad que el City no aceptó ninguno. Pero entonces, como hoy, Sterling ya mostró su voluntad de marcharse del City. Y el club inglés ya dejó claro a sus representantes que de allí no se iba si no pagaba un traspaso.

Sus agentes, a día de hoy, son un buen amigo del futbolista y uno de los mejores abogados de Inglaterra. Lo son desde que Raheem tomó la decisión de romper con el mayor bufete de compra y venta de futbolistas de Inglaterra, que le representó durante buena parte de su carrera, y trató de seguir el ejemplo de Kevin de Bruyne, que negoció personalmente su última renovación con el City.

Quiere irse del Manchester City

La intención del futbolista londinense de dejar Manchester explotó en marzo de este año. El domingo, día 7, el United ganó en el Etihad, con gol de Bruno Fernándes de penalti nada más empezar el encuentro y otro de Shaw al inicio de la segunda parte. De nada sirvió que el equipo de Guardiola dominara el balón el 70% de los minutos, ni los 22 remates a puerta de los suyos. Ganó el Manchester United.

Tres días después volvió el fútbol al Etihad, con visita del Southampton por un partido aplazado. El caso es que Pep cambió de sistema y alineación, tanto que de los 11 jugadores que fueron titulares en el City contra los 'red devils', solo repitieron cuatro tres días más tarde: Ederson, Zinchenko, Mahrez y De Bruyne. Sterling, tipo orgulloso, se pasó al día siguiente por el despacho del entrenador para pedir explicaciones. A esas alturas de temporada era el tercer jugador más utilizado de la plantilla por detrás del portero, Ederson, y de Rodri. Al parecer, a Guardiola no le sentó nada bien lo que consideró un acto de egoísmo excesivo y una falta de respeto con el resto del equipo. Y se lo dijo. Eso y unas cuantas cosas más.

placeholder Guardiola da órdenes a Sterling antes de saltar al campo. (Reuters/Lee Smith)
Guardiola da órdenes a Sterling antes de saltar al campo. (Reuters/Lee Smith)

Por cierto, el City le gano 5-2 al Southampton y el delantero londinense perdió peso en las alineaciones, aunque terminó el año siendo titular en la final de la Champions contra el Chelsea. A final de temporada Txiki Begiristain, director deportivo del City, tuvo constancia de la voluntad del jugador por abandonar el club. Pep le dijo que para él y para todos seguía la misma norma: quien no quisiera estar, que se fuera. Adiós. Y Ferran Soriano, máximo responsable ejecutivo de la entidad, lo aceptó, pero advirtió que el futbolista vale "una pasta". Y eso le dijeron al Barcelona en la cena con Mateu Alemany, cuando pasó por Manchester a ver qué podía pescar.

Ya en julio el futbolista veía con buenos ojos una cesión al Barcelona, que no se llevó a cabo porque la oferta del Barcelona era inaceptable y los trueques ofrecidos aún más. Según han manifestado últimamente los portavoces del delantero, también pesó la falta de tiempo para cerrar la operación, aunque sabían que Koeman daba su visto bueno. Y se quedó en Manchester, aunque su sueño hubiera sido irse. Y ya puestos, al Real Madrid. Pero no. Se quedó para vivir una temporada horrorosa, la peor desde que llegó del Liverpool, un año antes de que Guardiola aterrizase en la Premier.

Guardiola moldeó su juego

El City batió un récord de traspaso por un futbolista de su edad, desembolsando 49 millones de libras, casi 70 millones de euros, en el último año de Manuel Pellegrini en el banquillo. Para entonces seguramente ya empezaban a pensar en las necesidades de Pep y en lo que podía exigir si finalmente aterrizaba en Manchester como terminó ocurriendo meses después. Sterling era entonces un extremo pegado a la banda derecha, que buscaba el uno contra uno y llegaba hasta la línea de fondo como si no hubiera mañana. Un jugador descarado que abría el campo y daba profundidad. Y Pep lo moldeó hasta convencerle de que pisara área a la espalda del Kun partiendo de la banda, y le dio tanta amplitud a su juego que pasó horas en la banda izquierda.

placeholder Sterling es un fijo en la selección inglesa. (Reuters/Carl Recine)
Sterling es un fijo en la selección inglesa. (Reuters/Carl Recine)

Superada la primera campaña del entrenador catalán en la Premier, el delantero se convirtió en pieza básica en la retahíla de títulos del City, firmando sus mejores registros goleadores y convirtiéndose no solo en unos de los futbolistas más destacados de la Premier, sino también en un icono de la lucha contra la segregación racial en el futbol con la que siempre ha estado muy comprometido.

Hasta hoy. Hace apenas un par de meses reclamó minutos e hizo público su deseo de fichar por un club de la Liga española o italiana, porque es evidente que en Inglaterra no quiere jugar. Y Pep se volvió a molestar. "En este equipo juega el que se lo gana y el que no quiera estar, que se vaya", le respondió. El caso es que con nueve partidos disputados en la Premier, 376 minutos y un solo gol, su rendimiento no parece reclamo suficiente para fijarse en él, salvo para un club tan necesitado como el Barcelona por incorporar jugadores de sus características.

Así lo reconoció el pasado jueves Joan Laporta ante un nutrido y selecto grupo de periodistas al acabar el acto de presentación de un nuevo restaurante en el entorno del Camp Nou. Al admitir que el regreso de Trincao estaba descartado, entre otras cosas porque el pacto con los Wolves genera ingresos, que Olmo es muy caro y que a quien quieren es a Sterling. Y al 7 del City le llegó el mensaje y le sonó a música para sus oídos en la concentración de la selección inglesa, donde es uno de los cuatro capitanes.

Foto: ¿Cómo es Xavi como entrenador? (EFE/Archivo/David Borrat)

Ayer, el diario 'The Times', en una información firmada por Pol Ballús y Matheww Lawton, revelaba la reacción del entorno del jugador, en la que se daba por buena una cesión al Barcelona. Una cesión imposible, porque el Manchester City no la acepta… si no lleva implícita el traspaso garantizado. El City no dejará salir en enero a Sterling si no se garantiza que en junio no vuelva.

Es decir, con un acuerdo que empiece en enero con una cesión y fije el traspaso obligatorio en junio. Y eso el Barcelona, en principio, no lo puede hacer, porque LaLiga no se lo permitirá. Tebas ha avisado que no aceptará una compra en diferida, una compra encubierta bajo la forma de cesión. Y los dos clubs lo saben. Con una cotización superior a los 80 millones de libras, el City firmaría por bastante menos y podría asumir cobrarlo en cómodos plazos, entre otras cosas porque no necesita salir al mercado a buscarle sustituto. Pero el Barcelona tiene más prisa que 'cash' en sus arcas. Y los controles de LaLiga le aprietan más que una faja.

El delantero del Manchester City, Raheem Sterling (Londres, 1984), no jugará en el Fútbol Club Barcelona a partir del próximo mes de enero como cedido, en contra de la intención de Joan Laporta. El presidente ha sondeado su incorporación por la necesidad de dar a su nuevo entrenador, Xavi Hernández, los mimbres que necesita para reflotar al equipo, pero la precaria economía de la entidad le impide afrontar un traspaso.

Champions League Javier Tebas Xavi Hernández Premier League
El redactor recomienda