contundente victoria de los de zidane

Los 'cuernos' de Lucas Vázquez en la goleada del Real Madrid al Zaragoza en la Copa

El Real Madrid se da un festín de juego y goles en La Romareda. Con dos noticias destacables. Marcaron Lucas Vázquez y Vinícius. A ambos les hacía falta saborear el gol

Foto: Lucas Vázquez celebra el gol contra el Zaragoza en La Romareda. (EFE)
Lucas Vázquez celebra el gol contra el Zaragoza en La Romareda. (EFE)

A Zidane se le critica la debilidad que tiene por Lucas Vázquez, un jugador que no entra por los ojos y del que las malas lenguas dicen que juega porque es amigo de Sergio Ramos. No conoce a Zidane quien piensa esto. Lucas ni es elegante ni hace malabarismos con el balón. Es, sencillamente, un currante. En esto se le puede considerar un jugador 'top'. A este tipo de jugadores grises, marcar un gol les produce un estallido de felicidad similar al de un obrero al que le toca el Euromillón. Todo el día trabajando para los demás, en un segundo plano, invisible a la fama. A Lucas le tocó la lotería en el cómodo triunfo (0-4) contra el Zaragoza en La Romareda. Hizo el segundo gol. No fue un tanto normal. De esos que hay que empujar a puerta vacía. Hizo un golazo de un derechazo, con el exterior, que se coló por la escuadra. Varane hizo el primero, Vinícius el tercero y Benzema el cuarto. A Lucas y Vinícius les vendrá muy bien saborear el gol.

Cuando se dice que a Lucas Vázquez le tocó la lotería, no es un comentario despectivo. Ni mucho menos. Lucas recoge los frutos de la cosecha. Es un tipo que siempre está enchufado, perseverante, sufridor y solidario. Piensa en los demás antes que en él, y ya era hora de que se llevara los aplausos y los abrazos de sus compañeros en un gol. Se los suelen dar cuando acaba el partido por la cantidad de ayudas y balones que recupera. La ejecución fue maravillosa. Ya quisieran marcar un gol de estos los que están peleados con la pegada (Jovic y el desaparecido James).

Lucas Vázquez se 'come' la cámara de televisión tras marcar el gol. (EFE)
Lucas Vázquez se 'come' la cámara de televisión tras marcar el gol. (EFE)

Para darse cuenta de lo que significó el tanto, hay que fijarse en la celebración. Lucas corrió desatado a buscar una cámara de televisión que registrara su felicidad. Que lo vieran bien en su casa. Su familia y todos los que saben el sacrificio que le cuesta que Zidane siga fijándose en él. Para lo que sea. Porque el gallego es 'servicial'. Juega donde le digan y los minutos de la basura si es necesario. Por esta forma de ser tan humilde, sencilla y trabajadora, hace méritos de cara a Zidane. No da problemas. Ni una mala cara. Nos vamos a la celebración. A pleno grito y con un gesto provocador. Hizo los cuernos con la mano. Tendrá un significado o será un gesto especial para alguien en particular. Pero lo que quedó claro es que Lucas había marcado un gol que, para él, tiene un altísimo valor.

La motivación de Zidane con la Copa

La eufórica celebración contrasta con la frialdad que tuvo Gareth Bale en el gol que marcó contra el Unionistas en la Copa del Rey. El galés ni levantó los brazos. Se dio la vuelta, serio, y fue incapaz de contagiarse de la alegría de los compañeros que corrieron a abrazarle. Aquí tienen una de las diferencias entre un futbolista que valora lo que significa marcar un gol con el Real Madrid y otro que tiene pachorra. Para Lucas, es un premio a un trabajo que requiere mucho esfuerzo y compromiso. Bale tiene la apatía del futbolista que carece de pasión. Hay diferentes formas de mostrar la efusividad en un gol. Lucas y Nacho (el autor del gol de la victoria en Valladolid y el gesto de irse a abrazar con Zidane) dejan en mal lugar a Bale. El galés se quedó en Madrid. Zidane no le convocó para el partido de Copa por la sencilla razón de que necesita jugadores responsables. Jugar en Salamanca y Zaragoza es igual de importante que un derbi o un Clásico.

El Real Madrid pasa a la siguiente ronda de la Copa del Rey con una versión seria y sólida. Es un equipo. Trabajan todos. Los jugadores están implicados, concentrados y motivados. Enfrente estaba un Zaragoza que vivió una noche de fiesta en las gradas y guardó energías en el césped para el fin de semana. El solomillo para los maños está en el importante partido contra el Cádiz. Es el año de aspirar al ascenso. La visita del Real Madrid abrió el baúl de los recuerdos. Los mejores años en la categoría de oro.

Enfrente estaba un Real Madrid que ya no hace regalos. Zinédine Zidane no da concesiones ni con un derbi a la vuelta de la esquina. Metió un equipo con varios indiscutibles (Sergio Ramos, Carvajal, Varane, Kroos, Fede Valverde, y sacó a Benzema en la segunda parte por Jovic). Lo aderezó de rotaciones. Unos funcionan: Lucas Vázquez y Vinícius. El brasileño definió con claridad en el tercer gol y generó peligro por la banda izquierda con sus constantes incursiones. Tiene alma. Otros siguen desaparecidos (Luka Jovic). El Madrid completa un mes de enero sobresaliente.

Copa del Rey

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios