líder en solitario

El gol de Nacho en un Real Madrid espeso y por qué se lo dedica a Zidane

Vuelco en la Liga. La victoria en Valladolid hace más fuerte la candidatura de un Real Madrid que se distancia del Barcelona. Nacho marcó y se fue a dedicárselo a Zinédine Zidane

Foto: Nacho abraza a Zidane tras su gol de cabeza al Valladolid. (Efe)
Nacho abraza a Zidane tras su gol de cabeza al Valladolid. (Efe)

A balón parado. Es la especialidad del Real Madrid para desatascar partidos en la Liga. Le va divino. Por arriba es un peligro. Por abajo es otra historia. Tiene problemas para que sus delanteros vean portería. Mientras dure la estrategia y el olfato goleador por arriba se puede confiar en este equipo. En esta ocasión le tocó a Nacho resolver un partido espeso (0-1). Un buen cabezazo del defensa provoca el vuelco en la Liga. Hace más fuerte la candidatura de un Real Madrid que se distancia del Barcelona. Nacho marcó y se fue a dedicárselo a Zinédine Zidane. Es un síntoma de que aquí hay una relación especial.

Nacho siempre le estará agradecido a Zizou que haya confiado en él como uno de esos jugadores que forman parte de su guardia pretoriana. El entrenador valora de Nacho su polivalencia para jugar en diferentes demarcaciones. Es un futbolista versátil. Pero sobre todo, es un jugador aplicado que tiene algo que le encanta al técnico. Siempre lo da todo si se trata de poner intensidad y estar comprometido. Es un caso parecido al de Lucas Vázquez. Jugadores que no tienen brillo. No son vistosos, pero le son útiles para hacer equipo, aumentar la competencia y no dan problemas. Siempre dispuestos. Con buena actitud y generosos.

Modric controla un balón en el partido contra el Valladolid. (Efe)
Modric controla un balón en el partido contra el Valladolid. (Efe)

Nacho también puede estar agradecido a Zidane que le haya cerrado las puertas. Antes se ha tenido que marchar Odriozola al Bayern de Múnich para recuperar el tiempo perdido y tener minutos. Con Nacho no hay dudas. Zidane lo quiere y en Valladolid, sin Carvajal (sancionado), lo puso en el lateral derecho por delante de un fichaje como Eder Militao. La respuesta fue la de marcar el gol del triunfo y correr al banquillo para abrazarse con Zidane. "Nacho es de la cantera. Un chico de la casa. Siempre trabaja y siempre está ahí", manifestó el entrenador francés en la sala de prensa.

Agrava la crisis del Barcelona

Hasta que llegó el gol de Nacho, el juego del Real Madrid estuvo espeso. Con poca profundidad y mucha elaboración. Aquí hay un problema que no puede tapar el gol de Nacho. Hasta que no fiche un goleador no será un equipo redondo. Zidane puede mejorar las prestaciones de cada uno de los jugadores y no hay duda de que el progreso es interesante. El Madrid tiene como virtud que es solvente atrás. Delante es otra historia. Hasta que apareció Nacho vivió una odisea con el gol. Las dificultades para generar ocasiones de gol y la escasez de pegada de sus delanteros demuestran que falta un especialista. Era el partido en el que tenía que comprobarse si es un equipo rematador y matador. En lo primero se le puede dar un notable. Lo intentan y ponen de su parte los centrocampistas con disparos lejanos. En lo segundo un aprobado por un gol de un defensa.

El 'otro' tanto llegó, en el inicio del partido, con un remate de Casemiro. Lo anuló el VAR. Esta vez por estar adelantado unos centímetros el hombro de Casemiro. La tecnología es así. Minuciosa. Tira líneas y hay que darle credibilidad. En directo y en el campo es uno de esos goles que se darían sin rechistar. Pero para eso llegó el videoarbitraje. La semana pasada la tuvo de su lado con el gol anulado, por un bloqueo a Militao en el partido contra el Sevilla. En esta ocasión, el VAR ha estado meticuloso.

Sergio Ramos y Lucas Vázquez abrazan a Nacho en presencia de Zidane. (Efe)
Sergio Ramos y Lucas Vázquez abrazan a Nacho en presencia de Zidane. (Efe)

El Real Madrid aprovecha la jornada tras el petardazo del Barcelona en su tropiezo en Valencia. También se escapa del Atlético de Madrid con un empate en casa ante el Leganés. Era el turno del Real Madrid para dar un golpe a la moral de los rivales. Sobre todo al Barça. Con esta victoria, los blancos agravan la crisis de juego de identidad de los de Quique Setién. Zidane aprovecha la oportunidad y da un golpe en la mesa. Acumula una racha de 19 partidos sin perder. Esta Liga sigue muy abierta, pero son buenas noticias para el Madrid. El peor Barça de hace muchos años tiene un serio competidor en un Real Madrid que está a un nivel altísimo por su mejoría en defensa y que explota arriba las jugadas a balón parado.

Zidane puede estar orgulloso de haber conseguido su propósito de hacer un equipo que se sacrifica en defensa y es fiable por su trabajo y por cómo juega de enchufado cada minuto. La asignatura pendiente es la falta de gol de sus delanteros. En Valladolid empezaron Benzema (no marca un tanto desde el 15 de diciembre en Valencia) y Rodrygo. El brasileño tiene la confianza del entrenador. Pero cada partido que requiere de una exigencia física le cuesta mantener una continuidad. Es un jugador habilidoso, pero frágil. El gol lo debería poner Bale. Pero por una cosa u otra, al galés siempre le pasa algo y en Valladolid no pudo jugar por molestias en el tobillo. Otro de los que tiene gol es Brahim Díaz (lo demostró en la Copa contra Unionistas), pero Zidane le recomienda que salga paa jugar más minutos en otro equipo. Lo de Luka Jovic empieza a ser extraño. Es el goleador que todo el mundo quiere comprobar si explota o tiene nivel para jugar en el Real Madrid.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios