Pesadilla del Barça en Lisboa (3-0): colista de grupo y Koeman, de nuevo en el alambre
  1. Deportes
  2. Fútbol
El Villarreal cae en Old Trafford (2-1)

Pesadilla del Barça en Lisboa (3-0): colista de grupo y Koeman, de nuevo en el alambre

Los 'blaugranas' caen con estrépito ante el Benfica, muy superior durante todo el encuentro. Koeman, más cuestionado que nunca, fue incapaz de reconstruir el equipo

Foto: Memphis Depay cae en el área. (Reuters)
Memphis Depay cae en el área. (Reuters)

Solo hicieron falta tres días para demostrar que el partido del Barcelona frente al Levante, donde exhibió el mejor juego de toda la temporada, era un espejismo en mitad del desierto. Ronald Koeman se marcha de Lisboa con una dolorosa derrota frente al Benfica, 3-0, en la que su equipo dio una imagen futbolística vulgar. Desde el minuto 4, los portugueses fueron mandando en el marcador con un tanto de Darwin Núñez. Rafa Silva aumentó la distancia en la segunda mitad y Núñez, otra vez, sentenció desde el punto de penalti.

El Barça desperdició una ocasión clamorosa de Luuk de Jong para el empate, pero se vio superado con claridad por el Benfica. Ni siquiera llegaron a tirar entre los tres palos en todo el partido. Es la segunda goleada en esta edición de la Champions que reciben los culés tras la derrota ante el Bayern de Múnich en la primera jornada, también por tres goles de diferencia. Cero puntos de seis posibles que complican la clasificación para octavos, quedándose como colista destacado del grupo E y sin haberse estrenado en el marcador. El puesto de Koeman pende de un hilo a 72 horas de medirse ante el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano.

placeholder Koeman, en el banquillo durante el partido. (EFE)
Koeman, en el banquillo durante el partido. (EFE)

Koeman recuperó el 5-3-2 de cara al partido que se antojaba como una cita de obligatoria victoria para los 'blaugranas', aunque el holandés no pensase lo mismo antes ("Imposible, es el segundo partido de los seis que tenemos que jugar. Nunca puede ser decisivo"). También regresó al once Pedri, fundamental en el esquema del técnico. Nico, Gavi y Mingueza, tres de los hombres más aplaudidos por su desempeño frente al Levante, volvieron al banquillo. Luuk de Jong y Memphis Depay eran los encargados de formar una doble punta para los 'blaugranas'.

Tardó cuatro minutos el Barcelona en mostrar sus costuras. Daba igual que cinco jugadores formasen una línea defensiva, un balón en profundidad fue suficiente para romper el partido. Darwin Núñez se medió en velocidad a Eric García, escorado en la banda. Muy lento, una vez más, el central de La Masía a la hora de cubrir la jugada. El delantero del Benfica se marchó hacia fuera y buscó el palo corto de Ter Stegen, quien no pudo parar el disparo para alegría del Estádio da Luz.

Foto: Gavi durante el partido entre el Barcelona y el Levante en el Camp Nou.

Pedri se echó el equipo a la espalda. El canario cuenta con galones dentro de la plantilla y dio un paso al frente. De manija del centro del campo a mediapunta, el jugador de 18 años sirvió la mejor ocasión para el empate gracias a un preciso pase en profundidad para Frenkie de Jong, solo delante del portero. El mediocentro pecó de exceso de compañerismo para servir el gol en bandeja a su compañero, De Jong, quien no acertó a rematar con precisión a puerta vacía. El rostro de desesperación de Memphis, espectador de lujo en la acción, era la viva imagen de la incomprensión.

Piqué, cambiado al minuto 32

El Barça dominó el balón en los primeros 45 minutos, mientras que el equipo de Lisboa aceptaba la superioridad de posesión sin demasiada preocupación. Muy cómodos los pupilos de Jorge Jesús a la contra. El manejo de la pelota solo le sirvió al equipo de Koeman para causar peligro a base de centros al área colgados sin demasiada convicción por Sergiño Dest.

placeholder Desesperación de Sergi Roberto durante el partido. (Reuters)
Desesperación de Sergi Roberto durante el partido. (Reuters)

No fue la noche de Gerard Piqué en la capital portuguesa. El capitán blaugrana había visto tarjeta amarilla por una clara falta sobre Yaremchuk cuando realizó una entrada por detrás sobre Rafa Silva en el centro del campo. Era una falta táctica merecedora de la segunda amarilla, pero Daniele Orsato, árbitro del encuentro, se la perdonó. Quien tomó nota de la acción fue Ronald Koeman, que protegió al central quitándole del campo sin ningún tipo de lesión en el minuto 32. El entrenador holandés dio entrada a Gavi, retrasando la posición de De Jong.

El Barça perdió el control

La vuelta de los vestuarios fue aún más dramática para el Barcelona. Los de Koeman perdieron el control del partido que sí habían tenido en la primera mitad, sobre todo guiados por la batuta de Pedri, de más a menos durante el partido. Solo Depay parecía rebelarse ante la crítica situación de los blaugranas. Pero iba a ser el Benfica quien diese el primer susto. Darwin Núñez volvió a ser protagonista para pelear un balón en largo al que, inexplicablemente, trató de llegar Ter Stegen. El alemán midió mal, llegando tarde y sin posibilidad de disputar la pelota. Una falta habría supuesto la expulsión, por lo que solo trató de molestar el remate del delantero. Núñez se precipitó, disparando desde 50 metros y el balón se estrelló contra el palo.

placeholder El Benfica celebra el tercer tanto. (Reuters)
El Benfica celebra el tercer tanto. (Reuters)

No iba a perdonar a la segunda gran oportunidad el Benfica. Los de Jorge Jesús crearon una superioridad de atacantes en el área blaugrana que permitió hasta a cuatro jugadores estar en disposición de rematar una centro lateral. En la segunda jugada, Joao Mario tiró una excelente pared en la frontal con Yaremchuk para quedarse solo frente Ter Stegen. El alemán evitó la ocasión, pero el rechace lo remató Rafa Silva a placer. Instantes antes, Koeman trató de cambiar la situación con un triple cambio: Nico González, Ansu Fati y Philippe Coutinho sustituyeron a Busquets, Pedri y Luuk de Jong. Ni siquiera Fati pudo mejorar al equipo.

La puntilla llegó a quince minutos del final del partido. Dest taponó un remate de cabeza de Gilberto. La mano era clamorosa y, aunque el árbitro dijo que estaba pegada en primera instancia, el VAR avisó de la infracción. Núñez fue el encargado de tirar el penalti, lo hizo con clase y redondeó uno de los mejores partidos de su carrera. Eric García recibió la segunda amarilla en el minuto 86, poniendo fin a otro encuentro para olvido del central.

Cristiano Ronaldo castiga la falta de puntería del Villarreal

El Villarreal se presentó en el Teatro de los Sueños con buen sabor de boca gracias al recuerdo del último enfrentamiento con el Manchester United, cuando al final de la pasada temporada lograron derrotarlos en penaltis para levantar la Europa League. Pero en esa ocasión no estaba en el terreno de juego Cristiano Ronaldo, un animal competitivo cuyo territorio es la Champions League. El portugués marcó el tanto de la remontada para los diablos rojos en el último instante del partido, cuando se cumplían los cinco minutos de prolongación otorgados por el árbitro. Cristiano remató un balón escorado en el área para batir a Rulli y poner el 2-1 definitivo en el marcador.

placeholder Cristiano Ronaldo celebra su tanto en el último minuto. (EFE)
Cristiano Ronaldo celebra su tanto en el último minuto. (EFE)

Los de Unai Emery mostraron una gran imagen en Inglaterra, a donde acudían tras empatar frente al Real Madrid en el Santiago Bernabéu. Gracias a un tanto de Paco Alcácer al inicio de la segunda mitad se pusieron por delante, pero acusaron una grave falta de puntería pese a dominar la mayoría del encuentro. De los tres puntos al empate, cuando Old Trafford celebró un auténtico golazo de Alex Telles desde la frontal con una volea fruto de jugada ensayada. Cristiano acabaría por dar la victoria al United, un resultado que oxigena la situación de Ole Gunnar Solskjær después de la derrota inaugural frente al Young Boys.

El redactor recomienda