El vestuario del Barça 'pasa' de Koeman y se distancia de Laporta
  1. Deportes
  2. Fútbol
Crisis en el Camp Nou

El vestuario del Barça 'pasa' de Koeman y se distancia de Laporta

Los capitanes, con Piqué a la cabeza, se desmarcan de un Koeman al que ven fuera. Además, se apartan de un presidente que ha incumplido todas sus promesas electorales

Foto: Ronald Koeman pide explicaciones a los suyos durante el Barça-Getafe. (Reuters)
Ronald Koeman pide explicaciones a los suyos durante el Barça-Getafe. (Reuters)

Días complicados en el Barcelona. El que el pulso que libran el presidente Joan Laporta y el entrenador Ronald Koeman ha salpicado a un vestuario que prefiere mantenerse alejado de este enfrentamiento que terminará costando el cargo al técnico neerlandés con total seguridad. La batalla entre ambos ha incomodado a una plantilla en la que sus capitanes se sintieron molestos por la lectura del comunicado que realizó Koeman en la previa del partido ante el Cádiz. Ni el club ni los futbolistas conocían las intenciones del entrenador, que se ha cansado de ser cuestionado en todas las ruedas de prensa y ver cómo las portadas de los medios ya anuncian la lista de nombres que le pueden suceder.

placeholder El entrenador neerlandés, en la cuerda floja. (Reuters)
El entrenador neerlandés, en la cuerda floja. (Reuters)

El discurso derrotista de Koeman en este inicio de temporada, sumado a la indolencia del equipo en la derrota ante el Bayern (0-3) en Champions, ha molestado a un Laporta que nunca ha comulgado del todo con el técnico neerlandés. Solo las apreturas económicas y la insistencia de Mateu Alemany y Planes han provocado su permanencia en el banquillo.

Pero Koeman, que informó a los jugadores de su intención de leer el comunicado minutos antes de hacerlo, también se ha echado encima al vestuario. El entrenador ha señalado la mediocridad de la plantilla con sus palabras en el controvertido comunicado: "Quedar en un alto ránking en la Liga sería un éxito. Además, en la Champions no se puede esperar milagros. La derrota contra el Bayern de Múnich de la semana pasada tiene que ser enfocada desde esa perspectiva". Ese mensaje de resignación señala directamente a los jugadores, lo que provocó que los capitanes diesen un paso adelante y decidieran que después del choque ante el Cádiz serían ellos y no otros los que darían la cara ante los medios en la zona mixta para posicionarse en contra de las palabras de su técnico.

Los capitanes contradicen al técnico

Así, después de un empate que pudo ser derrota si Ter Stegen no frena tres ocasiones claras de los andaluces, fue Sergi Roberto quien compareció en la 'flash interview'. El tercer capitán azulgrana desautorizó el discurso de su entrenador con una afirmación categórica: "A mí no me vale eso de que tenemos que estar entre los cuatro primeros, que se da por supuesto. Tenemos que pelear la Liga. Somos el Barça y tenemos una plantilla muy buena. Tenemos que tirar entre todos hacia delante. No creo que los otros tengan mejor plantilla que nosotros".


Ese primer palo al entrenador se vio respaldado posteriormente por las palabras de Gerard Piqué, segundo capitán, quien confirmó la postura del vestuario sobre lo dicho por Koeman: "Yo no estoy aquí vistiendo la camiseta del Barça para quedar segundo o tercero. Estoy para competir por los títulos. Estoy convencidísimo, pese al inicio, que estaremos compitiendo. El equipo está con ánimos, con ganas. A veces hay que afrontar estos momentos. Sentimos que la afición está con nosotros. La situación es complicada para todos".

Piqué, que había sido el primero en pronunciar el mantra que castiga los oídos del barcelonismo en estos días ("es lo que hay"), también quiso matizar esas palabras mandando otro mensaje: "Cuando dije que es lo que hay, es que ese día y aún estamos con cuatro bajas arriba, me refería a que tenemos muchas bajas, pero yo dije que acabaremos compitiendo con los títulos".

El central no solo se animó a contradecir a su entrenador, también tiró de las orejas a Koeman y a Laporta por la triste imagen que están protagonizando en los medios con el cruce de declaraciones: "No busquemos fricciones. Esto no beneficia a nadie. Los jugadores estamos centrados en jugar, en ganar. El ruido de fuera no lo podemos controlar".

El club vive momentos convulsos en los que el vestuario ha sido señalado por su mediocridad en el césped, donde sufrieron para empatar ante el Granada en casa y no ser derrotados en Cádiz. Koeman está virtualmente despedido, pero el club le busca un sucesor que además no genere más carga para las maltrechas arcas del Barça. Y Laporta ha perdido toda la credibilidad del barcelonismo después de ver cómo incumplía su promesa electoral de mantener a Messi, de pelear por el fichaje de Haaland o de negociar el regreso de Neymar.

placeholder Joan Laporta, durante el Barça-Granada. (EFE)
Joan Laporta, durante el Barça-Granada. (EFE)

Koeman y Laporta no se hablan, el vestuario ha desautorizado a su entrenador después de ser señalado por el técnico por su falta de calidad y uno de los capitanes, un Piqué que es a día de hoy el referente del barcelonismo por encima del presidente incluso, le ha leído la cartilla a Laporta y a su entrenador por el espectáculo bochornoso que están protagonizando. Hacía tiempo que el vestuario del Barça no se distanciaba tanto de su entrenador y de su presidente. Y hacía mucho tiempo que Piqué no comparecía con tanta asiduidad y contundencia ante los medios para hablar de la situación que vive el club y el vestuario azulgrana.

FC Barcelona Joan Laporta Ronald Koeman