Sergi Roberto paga la nefasta gestión del Barcelona con pitos y lágrimas
  1. Deportes
  2. Fútbol
el camp nou la toma con el canterano

Sergi Roberto paga la nefasta gestión del Barcelona con pitos y lágrimas

El enfado de la afición azulgrana por la crisis institucional y la derrota contra el Bayern de Múnich cae sobre un jugador de la casa. Sergi Roberto está en el punto de mira por su rendimiento y compromiso

Foto: Sergi Roberto señala el escudo del Barcelona en el partido contra la Real Sociedad. (Efe)
Sergi Roberto señala el escudo del Barcelona en el partido contra la Real Sociedad. (Efe)

Sergi Roberto debería ser intocable en el barcelonismo. Catalán (de Reus), canterano de La Masía, con un comportamiento ejemplar y profesional, sin escándalos y cuarto capitán de la actual plantilla. Fue el héroe invisible de la histórica remontada con el Paris Saint Germain (6-1) en el Camp Nou con el gol en el minuto 94:40 que clasificó al equipo a los octavos de final de la Champions. Juega donde le dicen, nunca se queja ni pone una mala cara. Tiene muchos argumentos para que no se le discuta. Incluso el salario (4 millones de euros netos) está entre los más bajos de la plantilla.

Esta temporada ha empezado haciendo goles (Real Sociedad y Getafe). Pero en el partido contra el Bayern de Múnich fue pitado cuando Koeman lo retiró del campo con 0-2 en el marcador. La grada señaló a un jugador de la casa y los motivos no están claros. La confusión y la crisis institucional le penaliza. Sergi Roberto paga la nefasta gestión económica, deportiva y de comunicación que hay en el club. La afición descarga su descontento sobre este jugador que no estuvo bien, como ninguno de sus compañeros, en la goleada contra el Bayern de Múnich. Los pitos podían haber ido dirigidos al palco o al banquillo porque son los gestores de la parcela económica y deportiva. Pero el señalado fue Sergi Roberto.

Foto: Bale en el primer partido de Liga contra el Alavés. (Efe)

Las razones de esta reacción hostil van desde la frustración generalizada por la imagen tan pobre vista en el debut de la Champions, las dudas que hay en el barcelonismo con un jugador que la temporada pasada estuvo un largo periodo de baja por las lesiones y las negociaciones con el club para alcanzar un acuerdo de renovación, incluida, la polémica rebaja salarial. Todo esto unido provoca que la relación de la grada con Sergi Roberto sea fría y crítica. Hay quienes no reconocen su compromiso en un escenario marcado por los problemas económicos del club y la ayuda que tienen que prestar los veteranos.

El apoyo de Piqué

Gerad Piqué, tras el partido contra el Bayern, manifestó estar dolido por los pitos al de Reus. “A mí me duele mucho porque conozco a la persona. Es un ser humano espectacular y quiere a este club más que nada. Me gustaría recordar a la gente que no es lateral. Por su polivalencia, muchos años ha acabado jugando de lateral. Hoy ha vuelto a jugar de carrilero. Él es interior de toda la vida, mediocampista. Hace el sacrificio para jugar en esa posición. Duele muchísimo, pero la gente es libre de opinar”, comento Gerard Piqué. En el vestuario rompió a llorar Sergi Roberto, según As, afectado por los pitos.

Hay un problema de fondo que daña su imagen. Sergi Roberto ha sido el último capitán en llegar a un acuerdo con el club para la rebaja salarial porque, a la vez, está negociando la renovación de su contrato. Finaliza en junio de 2022 y el club le ofreció, en un primer momento, una temporada más. Hasta 2023. La postura del jugador y su agente, Josep María Orobitg, fue pedir dos años. Hasta 2024 y aceptar la rebaja salarial como todos los capitanes. El acuerdo ha costado, aunque todavía no es oficial. Sergio Roberto se bajará el sueldo como ha hecho Busquets, que renunció al 25% del salario de esta temporada y difiere el 60% de la cantidad restante. Sergio Busquets está en 16 millones de euros brutos.

placeholder Sergi Roberto en el partido contra el Bayern de Múnich. (Efe)
Sergi Roberto en el partido contra el Bayern de Múnich. (Efe)

Ha fallado la comunicación y así lo reconoció el jugador en una entrevista en La Vanguardia: "Voy a renovar a la baja". El aficionado no ha entendido o no ha aceptado que Sergi Roberto haya tardado en aceptar las condiciones del club cuando la situación económica es grave. Había más cosas que negociar que la rebaja salarial y su postura siempre fue la de seguir más tiempo en el Barça, pero no solo con un año de ampliación. A esto se ha juntado su bajo rendimiento en la pasada temporada, que resultó desgraciada por las lesiones, recaídas y haber pasado el confinamiento por el coronavirus. No tuvo continuidad.

Las lesiones

Cuando estaba en un buen momento de forma entró en los planes de Luis Enrique y tuvo la confianza del seleccionador para ser titular en la goleada de España a Alemania (6-0) en el estadio de La Cartuja. Jugó de lateral derecho. Cuatro días después se rompió en un partido contra el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano y sufrió una rotura en el recto femoral de la pierna derecha. El club comunicó que eran unas molestias tendinosas. Dio una información errónea. Le costó recuperarse y llegó a desesperarse por un tratamiento que no daba resultados. “Estoy pasando momentos difíciles físicamente y mentalmente”, escribió en un mensaje en su cuenta de Instagram.

Estos son los problemas de un futbolista de la casa que ha sido abucheado en el Camp Nou y que lleva ya 12 temporadas en el primer equipo. Empezó la temporada marcando un gol a la Real Sociedad en el Camp Nou y lo celebró besando el escudo. No le ha valido de nada.

Ha tenido la confianza de Pep Guardiola, que le hizo debutar en la Champions, en la ida de las semifinales contra el Real Madrid en el Bernabéu (0-2). También la de Luis Enrique, con el que ganó el triplete con el Barça. Es un jugador que le gusta moverse por el centro del campo, pero que, como dice Piqué, se sacrificó para ser lateral cuando aparecieron las lesiones de Dani Alves y luego el brasileño se fue al Paris Saint-Germain. El martes, contra el Bayern de Múnich, tuvo una mala noche y jugó de carrilero en un sistema con tres centrales que no hizo aguas. Paga la decepción de la grada y la mala gestión del club.

Joan Laporta Sergi Roberto Ronald Koeman
El redactor recomienda