El ‘caso Nassar’ sigue vivo: Biles va al Senado para averiguar por qué el FBI las abandonó frente al depredador sexual
  1. Deportes
Los abusos en la gimnasia

El ‘caso Nassar’ sigue vivo: Biles va al Senado para averiguar por qué el FBI las abandonó frente al depredador sexual

En compañía de otras tres gimnastas campeonas, las atletas participan en la comisión que investiga el escandaloso abandono del FBI, que supo de los abusos y no hizo nada durante 14 meses en los que fueron vejadas otras 70 chicas

placeholder Foto: Biles, con una medalla de bronce conquistada en Tokio. (EFE)
Biles, con una medalla de bronce conquistada en Tokio. (EFE)

El penúltimo libro del ensayista ‘superventas’ Malcolm Gladwell, Hablar con Extraños (2019), aborda la importancia de aprender a leer las intenciones de los desconocidos: ¿cómo es que Adolf Hitler engañó de forma tan asombrosa a Arthur Neville Chamberlain, o cómo pudo la CIA promocionar sin descanso a la espía cubana más famosa de las últimas décadas, Ana Belén Montes? La obra tiene 16 capítulos y uno de ellos versa sobre el escándalo de Larry Nassar, el médico de la Federación de Gimnasia de Estados Unidos. Como cuenta Gladwell a partir de numerosos testimonios, las niñas eran muchas veces abusadas a metros de sus padres – que en ocasiones estaban en la misma consulta o en la sala de espera adyacente. Pero no se daban cuenta de nada, incluso cuando percibiesen un ambiente extraño; tal era su reverencia por el prestigioso doctor, experto en Osteopatía Manual Manipulativa.

Dos años después de la publicación del libro y tres desde que Nassar fuese condenado a cadena perpetua, el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha concluido que el FBI abandonó a las jóvenes deportistas y ocultó las denuncias durante más de un año, mientras las jóvenes seguían sufriendo el suplicio. Este miércoles (por Zoom debido a la resaca de la pandemia), Simone Biles y otras tres gimnastas estadounidenses comparecerán ante el Senado para relatar su experiencia a los parlamentarios que evalúan la insólita negligencia del FBI. Han pasado dos meses desde que Biles y sus compañeras se enteraron, con detalles novedosos e indignantes detalles de cómo algunos funcionarios mintieron y ocultaron pruebas sobre Nassar y su agresión sexual en serie. Es más, se enteraron de cómo el entonces presidente de la Federación de Gimnasia, Steve Penny, intercambió favores como mínimo con el agente local del FBI Jay Abbott para intentar echar tierra sobre el asunto.

placeholder Juicio del 'caso Nassar' (enero de 2018). (REUTERS)
Juicio del 'caso Nassar' (enero de 2018). (REUTERS)



A pesar de “la naturaleza extraordinariamente grave de las acusaciones y la posibilidad de que la conducta de Nassar pudiera continuar, los agentes del FBI en Indianápolis respondieron a las acusaciones contra Nassar con la seriedad y urgencia debidas, cometieron numerosos y fundamentales errores cuando respondieron a ellas y violaron múltiples prácticas del FBI”, concluía el informe del inspector general Michael Horowitz, del Departamento de Justicia de Estados Unidos. Unas 70 mujeres fueron abusadas por el médico desde que el FBI tuvo las primeras sospechas (julio de 2015) hasta su detención (noviembre de 2016).

"Acabo de firmar tu sentencia de muerte"

A pesar de la cadena perpetua dictada contra Nassar (“acabo de firmar tu sentencia de muerte. No has hecho nada para que merezcas andar libre nunca más”, afirmó la jueza el día que dictó sentencia), el caso sigue muy vivo en la sociedad estadounidense y en el propio equipo de gimnasia femenina. La campeona olímpica Biles, icono del deporte mundial, se retiró durante los pasados Juegos de Tokio de algunas pruebas por una ansiedad relacionada con aquellos hechos y el reencuentro con el mundo olímpico después de haber sido abiertamente crítica con la forma en que la federación de gimnasia (USA Gimnastics) y el Comité Olímpico de Estados Unidos gestionaron las denuncias de los abusos contra Nassar. (Es una de las 140 gimnastas que han presentado una denuncia contra ambas entidades).

La influencia y el empeño de Biles (junto con varias compañeras y exgimnastas) por acabar con los abusos sexuales del Rancho Karolyi fue decisiva para revertir la abominable actitud de las organizaciones olímpicas y posteriormente del FBI, la agencia federal de investigación e inteligencia, tras hacer la vista gorda durante más de un año. (En una reciente entrevista con la revista Vogue, Biles manifestó que le “destrozó” el retraso de los Juegos de Tokio en 2020 ante la expectativa de tener que convivir otro año con miembros federativos: “Lloré y pensé que no podría soportar estar otro año”, dijo la campeona).

placeholder Rachael Denhollander, durante el juicio. (REUTERS)
Rachael Denhollander, durante el juicio. (REUTERS)



Rachael Denhollander, abogada y ex gimnasta, fue la primera mujer que acusó públicamente a Larry Nassar; su denuncia policial, hecha en agosto de 2016, fue la espoleta que desbloqueó por fin la investigación de las autoridades. “Los Juegos Olímpicos no son una fecha feliz”, afirmó este verano a medios de su país. “Es un gigantesco disparador”.

Biles y sus tres compañeras (McKayla Maroney, Aly Raisman y Maggie Nichols) tendrán la oportunidad de ratificar en el Senado algunas de sus declaraciones públicas. “Es difícil venir con la organización que nos falló tantas y tantas veces”, afirmó Biles durante el Campeonato Nacional de Estados Unidos de 2019: “Nosotras hicimos todo lo que nos pidieron, incluso cuando no queríamos. Y ellos no hicieron su maldito trabajo. Su único trabajo, literalmente su único trabajo, era protegernos; y no lo hicieron”.

placeholder Simone Biles, durante una final en los Juegos de Tokio. (REUTERS)
Simone Biles, durante una final en los Juegos de Tokio. (REUTERS)



Nassar, que durante años abusó de al menos 330 jóvenes durante décadas, recibió una condena de 40 años de cárcel, que se añadieron a los otros 60 que ya cumplía en prisión por delitos de pornografía infantil. Además de las cuatro gimnastas, declararán el director del FBI, Christopher Wray, y Michael Horowitz, el relator del informe que ha dado lugar a esta investigación: ¿por qué reaccionó de manera tan injustificable la Oficina del FBI en Indianápolis a las primeras acusaciones (consintiendo la continuación de los delitos)?

El caso es tan grave que es capaz de unir a los dos partidos de un sistema político absolutamente polarizado: después de que el informe de Horowitz se hiciese público, ha sido un grupo de senadores mixto del Partido Republicano y del Partido Demócrata el que creó el comité para depurar responsabilidades en una agencia que ha vuelto a quedar en entredicho.

Simone Biles FBI Abuso sexual
El redactor recomienda