El "es lo que hay" de Koeman no le da al Barça ni para marcarle un gol al Cádiz (0-0)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Sexta jornada de Liga

El "es lo que hay" de Koeman no le da al Barça ni para marcarle un gol al Cádiz (0-0)

Los culés hicieron una primera parte pésima en la que no pasó nada. En la segunda, más divertida, sufrieron la injusta expulsión de Frenkie De Jong cuando se estaba acomodando

placeholder Foto: El defensa del Cádiz, Carlos Akapo (i), persigue el balón ante el delantero neerlandés del FC Barcelona, Memphis Depay. (EFE)
El defensa del Cádiz, Carlos Akapo (i), persigue el balón ante el delantero neerlandés del FC Barcelona, Memphis Depay. (EFE)

Es probable que si usted ha visto Tintín entienda los parecidos del personaje y de Koeman, no sólo los físicos. Es cierto que el intrépido reportero era belga y el técnico del Barcelona es holandés. Que más da. A ambos les pasan muchas cosas. Las aventuras del periodista siempre acababan bien, mientras que la etapa de Ronald en la Ciudad Condal va camino de finalizar como el rosario de la Aurora tras el empate cosechado en la visita al Cádiz (0-0).

Koeman sorprendió ayer con un comunicado que desconocían en la directiva. Le tocaba dar la rueda de prensa habitual previa a los partidos, pero sorprendió a todos. Incluidos los medios, que no tuvieron turno de preguntas hacia el holandés. Laporta se enteró en Palos de la Frontera, en un acto de las peñas. Es un secreto a voces que la relación de ambos es mala. El acto de Ronald se asemejó al de un adolescente con su padre: se pelean, pero le sigue pidiendo la paga.

El Barcelona llegó al Nuevo Mirandilla con una mala dinámica tras empatar con el Granada (1-1) y sufrir una dolorosa en el debut en Champions ante el Bayern (0-3). Era el día perfecto para reeditarse con una victoria y buen juego. Pasaron pocas cosas en la primera parte y muchas en la segunda. El Barça, como los niños, nunca entiende cuándo es el momento indicado para hacer algo. A este ritmo, pocas alegrías les van a dar a la afición.

placeholder Fali, tras ser retirado en camilla. (EFE)
Fali, tras ser retirado en camilla. (EFE)

Fali, retirado en camilla

La primera mitad fue perfecta para acostar a los niños y leer un libro. Lo único reseñable fue la lesión de Fali, que dejó claro su orgullo étnico en la previa tras declarar: “Ser gitano es lo mejor que me ha pasado en la vida”. Salió en camilla y, cuando regresó al banquillo, en el minuto 65 se llevó el aplauso y los cánticos de la grada.

Los culés no se encontraron para nada cómodos. La trampa que les tejió el Cádiz no tuvo nada de guasa, elemento imprescindible en la ciudad. La presión fue asfixiante y la circulación lenta. Imaginen qué ritmo tuvo el partido.

Lástima los que se acostaron porque la segunda parte arrancó con rapidez, tanta como Marc Márquez en una de sus carreras. Un buen disparo de Negredo lo repelió como pudo Ter Stegen, que volvió a erigirse como el salvador de su equipo.

placeholder Piqué protesta al árbitro. (Reuters)
Piqué protesta al árbitro. (Reuters)

De Jong, expulsado

Memphis, por su parte, demostró de nuevo por qué es importante acertar con los fichajes a coste cero. Tras estar ausente en los primeros 45 minutos, empezó con energía y dispuso de las primeras oportunidades del Barça cerca de la portería de Ledesma. Hasta el descanso, los culés apenas habían rondado la meta del argentino.

Al circo que ha montado Koeman le han crecido los enanos. De Jong fue expulsado después de una falta que aún no se entiende cómo no fue revisada. El holandés podrá pensar que hay una mano negra también desde los árbitros, no sólo de la directiva. O que Halloween ha llegado antes de tiempo.

El Cádiz aprovechó que el Barça estaba con diez para estirarse. Los culés sufrieron durante el tiempo que estuvieron con uno menos, acechados por unos gaditanos que no se conformaba con el empate. Ya lo avisó su presidente en el descanso: “Quiero que mi equipo gane”.

placeholder De Jong, tras ser expulsado. (Reuters)
De Jong, tras ser expulsado. (Reuters)

Su equipo estuvo cerca de la victoria en un mano a mano que salvó Ter Stegen a Salvi. No fue la única: dos cabezazos de Sobrino y de Jonsson también se marcharon por poco. Los culés apenas llegaron a la portería rival durante el partido. Aún menos tras la expulsión de De Jong.

Los gaditanos sumaron un punto que le viene como oro en paño. Este empate le permite seguir su camino para lograr la permanencia. En Barcelona, en cambio, se vendrán días agitados si la directiva opta por destituir a Koeman. Sus quejas son justificadas por la salida de Messi y por pobre plantilla del Barça. No obstante, fue él quien dejó la selección de Holanda para coger este regalo envenenado. Ahora podrá descansar, si se marcha, con 13 millones más en el bolsillo.

Ronald Koeman FC Barcelona Cádiz CF
El redactor recomienda