Es noticia
Menú
Dani Güiza, la tristeza del último gran goleador nacional que hizo historia en la Liga española
  1. Deportes
  2. Fútbol
problemas con el hijo

Dani Güiza, la tristeza del último gran goleador nacional que hizo historia en la Liga española

Güiza es un futbolista que siempre tuvo algo diferente, que ganó una Eurocopa con España y que ahora compite en el fútbol modesto y convive con un nuevo problema familiar

Foto: Dani Güiza en una concentración con la Selección española. (Efe/Juanjo Martín)
Dani Güiza en una concentración con la Selección española. (Efe/Juanjo Martín)

La vida de Dani Güiza, el último Pichichi español, siempre ha sido atropellada. En el municipio gaditano de Sanlúcar de Barrameda había encontrado la manera de estar tranquilo y en paz. Ahora entra en otra de esas fases que le ponen en una situación delicada. En lo profesional y, de nuevo, en lo extradeportivo. Dani Güiza, a sus 41 años, estira su carrera futbolística en el Atlético Sanluqueño y está pendiente de que el entrenador, Antonio Iriondo, y los cambios que va a haber en los despachos, confirmen si cuentan con él para la siguiente temporada. No se puede descartar la continuidad porque Güiza está en su casa, quiere seguir vinculado a la plantilla y en el club, de momento, no le ponen problemas. Es el caso de un futbolista que hizo historia con la Selección española, en la Liga y que se resiste a colgar las botas. También es el caso de un padre que tiene problemas con su hijo.

Por poco que juegue, aunque sea suplente, a Dani Güiza le pide el cuerpo seguir activo en el fútbol modesto. La pasada temporada tuvo un papel muy secundario en el Atlético Sanluqueño. Ha jugado poco, casi siempre en las segundas partes, cuando había que hacer menos esfuerzos y el equipo necesitaba su calidad y oficio en el tramo final del encuentro. Está dispuesto a ayudar para lo que se necesite, pero el físico ya no le da para jugar un partido entero. Es un veterano que resiste, pero que depende de las decisiones que se tomen en el club tras el descenso de categoría a la Segunda división Federativa y la entrada de nuevos propietarios.

placeholder Dani Güiza y Luis Aragonés en su etapa en el Fenerbahçe
Dani Güiza y Luis Aragonés en su etapa en el Fenerbahçe

Dani Güiza no es solo un símbolo en Sanlúcar de Barrameda. Es una de los héroes del fútbol español que todavía se mantiene activo. En el fútbol modesto, pero con las ganas de seguir compitiendo. Esta semana se han cumplido 14 años de la consecución de la Eurocopa de 2008 y esa final la jugó Dani Güiza. Salió en el minuto 77 por Fernando Torres, autor del gol contra los alemanes. Un día histórico en Viena. Dani Güiza se proclamó campeón de Europa, tocó la gloria, y entró durante el campeonato en los planes de Luis Aragonés. Hizo dos goles y uno de ellos fue en la semifinal contra Rusia.

La denuncia del hijo

Son ya más de 20 años los que han pasado desde que debutó, con 19, en el primer equipo del Mallorca. Por él pagaron, en edad de juvenil, la cantidad de 17 millones de pesetas. Desde el año 2000 no ha parado y ha tenido una carrera de éxito y sobresaltos, que ha estado acompañada por la polémica de sus relaciones sentimentales. Ahora le persigue otra. Su hijo mayor, Christian González Aranda, le acusa de haberle abandonado y hace unas duras declaraciones, en Tele 5, del siguiente tipo: "Me ha dejado de lado, sin nada. Los perros de mi padre viven mejor que yo en un chalet impresionante". Es un asunto desagradable y en el que el hijo ha pasado a la acción y no descarta acciones legales. Un varapalo para Dani Güiza.

Foto: Carlo Ancelotti y Dani Ceballos, tras la final de la Champions. (Reuters/Molly Darlington)

Esta es la cara triste de un profesional que es historia del fútbol español. Campeón de Europa en 2008 y uno de esos talentos con los que se divertían los aficionados del fútbol y ponía en valor el difunto Luis Aragonés. Güiza se convirtió en un trotamundos del fútbol y sus mejores años los pasó con Luis Aragonés. Con él consiguió su mejor rendimiento en el Mallorca y proclamarse como el máximo goleador de la Liga. Con 'el sabio de Hortaleza' se marchó a Turquía para jugar en el Fenerbahçe y ganar la Superliga y la Copa. En Turquía tuvo tres años buenos. También en Paraguay, donde se convirtió en un ídolo del Cerro Porteño. En España no solo brilló en el Mallorca. De él se recuerdan los tres goles que hizo con el Getafe en una eliminatoria de semifinales de Copa del Rey contra el Barcelona que valieron para eliminar al equipo azulgrana y clasificarse para la final. Como el gol del ascenso que marcó con el Cádiz al Hércules, en Alicante, para subir a la Segunda división.

Dani Güiza tiene una larga trayectoria en el fútbol. Ha dado muchas alegrías, pese a estar salpicada por sus relaciones sentimentales que le convirtieron en un personaje de la prensa del corazón. Es un futbolista que dejó el listón alto en la Liga. Son ya muchos años en los que sigue sin haber un delantero nacional que consiga acabar como el máximo realizador del campeonato. Karim Benzema ha marcado 27 goles con el Real Madrid en la última Liga. Ha sido el mejor artillero. Son los mismos que marcó Dani Güiza, en la temporada 2007-08, en el Mallorca. Hay una diferencia. Güiza los hizo todos de jugada y Benzema necesitó de siete penaltis. En el Mallorca los tiraba Ibagaza. Dani Güiza está en un lugar privilegiado de la historia. Desde su trofeo Pichichi, los siguientes goleadores han sido extranjeros (Forlán, Cristiano Ronaldo, Luis Suárez, Messi y Benzema).

Foto: Jesé Rodríguez, junto a Aurah Ruiz. (Instagram)

La trayectoria de Dani Güiza, en el fútbol y en la vida, es intensa y con episodios convulsos. Ha tenido de todo. Lo mejor y lo peor, en un niño que empezó despuntando en el Xerez y los aficionados del Cádiz le pusieron la cruz cuando tuvo la oportunidad de jugar en este equipo. "Güiza muérete", le insultaron en su presentación. Había cometido el error de decir que nunca jugaría en el Cádiz. Parecía no jugar en casa y acabó convirtiéndose en un salvador. Pasó por muchos equipos, países, llegó a irse a jugar a Malasia, en una experiencia fallida, se pronosticó que acabaría como un juguete roto. Cuando llegó a Turquía se convirtió en el fichaje más caro (15 millones de euros), hubo locura, y en Paraguay le adoran, pese a que también fue recibido como un rebelde y un fiestero.

En el Atlético Sanluqueño es feliz y da sus últimos coletazos. Pero los líos extradeportivos le afectan. La cara alegre es la de un futbolista irrepetible, que admiraba a Kiko Narváez, otro de los buenos gaditanos, que es campeón de Europa y que con ese Pichichi en 2008 también conquistó la Bota de plata como el segundo máximo goleador de Europa. La cara triste es la confrontación con un hijo y la incertidumbre de conocer si podrá seguir en activo el fútbol modesto.

La vida de Dani Güiza, el último Pichichi español, siempre ha sido atropellada. En el municipio gaditano de Sanlúcar de Barrameda había encontrado la manera de estar tranquilo y en paz. Ahora entra en otra de esas fases que le ponen en una situación delicada. En lo profesional y, de nuevo, en lo extradeportivo. Dani Güiza, a sus 41 años, estira su carrera futbolística en el Atlético Sanluqueño y está pendiente de que el entrenador, Antonio Iriondo, y los cambios que va a haber en los despachos, confirmen si cuentan con él para la siguiente temporada. No se puede descartar la continuidad porque Güiza está en su casa, quiere seguir vinculado a la plantilla y en el club, de momento, no le ponen problemas. Es el caso de un futbolista que hizo historia con la Selección española, en la Liga y que se resiste a colgar las botas. También es el caso de un padre que tiene problemas con su hijo.

Cádiz Karim Benzema Leo Messi
El redactor recomienda