Es noticia
Menú
Un Cádiz en China, el nuevo inversor y la mano dura para acabar con las fiestas nocturnas
  1. Deportes
  2. Fútbol
el nuevo socio busca la expansión

Un Cádiz en China, el nuevo inversor y la mano dura para acabar con las fiestas nocturnas

Ben Harburg, el nuevo accionista, tiene la ambición de expandir la marca Cádiz por Asia y que el equipo juegue pronto en Europa. El presidente y el entrenador están preocupados con los casos de indisciplina en la plantilla

Foto: Negredo lanza un penalti en el partido entre el Cádiz y el Mallorca. (Efe/Román Ríos)
Negredo lanza un penalti en el partido entre el Cádiz y el Mallorca. (Efe/Román Ríos)

La victoria antes de este parón de la Liga contra el Athletic de Bilbao se celebró como un ascenso en el vestuario del Cádiz. El equipo que entrena el sufrido Álvaro Cervera está fuera de los puestos de descenso. Un punto por encima de la zona roja que marca el fracaso deportivo y la ruina económica. El gol de Salvi, el 0-1, significó un balón de oxígeno en un club que tiene un nuevo accionista (Ben Harburg) con sueños de grandeza y un presidente, Manuel Vizcaíno, que lanza avisos en público a sus futbolistas para que no se vuelvan a repetir los lamentables episodios de salidas nocturnas. En uno de ellos se vio involucrado el montenegrino Milutin Osmajic y acabó en una pelea y un juicio.

Álvaro Cervera es considerado en Cádiz como el mejor entrenador de la historia del club por conseguir dos ascensos y devolver al equipo a la élite del fútbol español. Es el orgullo de la ciudad, aunque tenga algún crítico que le pida ser más valiente en sus planteamientos. Es un ídolo para los que disfrutan con pasión al Cádiz en Primera y pueden ver otra vez al Real Madrid, Barcelona, Atlético… en su tierra. Pero el técnico, trabajador y humilde, dice que él solo no puede hacer milagros. Tienen que llegar con el compromiso y la profesionalidad de los jugadores y el músculo financiero de la institución.

Foto: Los jugadores del Real Madrid celebran un gol en el Bernabéu. (EFE/Juanjo Martín)

Los primeros meses de la temporada en el Cádiz están siendo convulsos. Acaba de incorporarse un nuevo accionista, del que poco se conoce en la ciudad y hay sectores en los que produce desconfianza. No es sencillo de entender el conglomerado accionarial que conforma el Cádiz, donde se señala al presidente Vizcaíno de falta de transparencia y de ser un socio de José María del Nido. Llega un nuevo inversor que adquiere el 6,5 % de las acciones del Cádiz y hace promesas que son vistas entre los aficionados como fuegos artificiales. “Yo creo que en dos o tres años podemos aspirar a la Europa League”, declara Ben Harburg en Marca.

Ben Harburg y la marca global

Es el nuevo propietario que entra en el Cádiz. Un estadounidense que vivió dos años de su infancia en El Puerto de Santa María y que dice estar enamorado de Cádiz y del Cádiz CF. Reside en Beijing y desde allí tiene la ambición de convertir al equipo de fútbol y la ciudad en una marca global con la que poder inyectar más dinero en patrocinios y proyectos al club y la ciudad. “Me gustaría abrir relaciones entre firmas de China y Cádiz. Quiero usar el club para introducir a Cádiz en el mundo. Se conoce Málaga, Marbella… Pero para mí Cádiz es lo puro de Andalucía”, dice en El diario de Cádiz. Ben Harburg es socio gerente de MSA Capital y miembro de la Junta directiva del Comité Nacional de Relaciones entre Estados Unidos y China. Al Cádiz hay que verlo más en Asia y si se puede debería tener un futbolista chino en la plantilla. Son algunas de sus ideas. En el Cádiz comunican que "ayudará a la potenciación internacional del club".

El nuevo inversor tiene el objetivo de que el Cádiz se expanda en Asia. El presente tiene otros problemas y en ellos están Cervera y Vizcaíno. Han sido unos meses complicados por la irregularidad de los resultados y los escándalos extradeportivos. Manuel Vizcaíno ha tenido que dar un golpe en la mesa y envía un serio aviso a la plantilla. Si no se consigue la permanencia, el proyecto del Cádiz se desmorona. De esta manera, el presidente hace unas duras declaraciones referidas a la bronca que tuvo uno de sus jugadores, Milutin Osmajic, en una discoteca (Babilonia) situada en el Paseo Marítimo el pasado 12 de octubre.

placeholder Ben Harburg, nuevo accionista del Cádiz. (@Cadiz_FC)
Ben Harburg, nuevo accionista del Cádiz. (@Cadiz_FC)

“Si Osmajic tiene una lesión en la mano recogiendo copas se la arreglaremos”, son las palabras de Manuel Vizcaíno a ‘Estadio Deportivo’ con las que tiene revolucionada a la ciudad, los aficionados y la plantilla. “Osmajic tiene potencial. Entre todos vamos a demostrar que se pueda ver en el campo, además de en algún que otro bar donde sí sé que lo demuestra bien”, dice el presidente.

El altercado de Osmajic

Milutin Osmajic fue el cuarto fichaje que hizo el club esta temporada. Una apuesta por un joven delantero montegrino (22 años). Se vio envuelto en una pelea en una discoteca, a altas horas de la madrugada, y se sancionó con un expediente y multa del club, además de un juicio rápido en el que tuvo que pagar 450 euros. Tiene ficha del filial, pero estaba contando en los planes de Álvaro Cervera. De hecho, jugó el partido del 2 de octubre contra el Valencia, en el que estaban castigados otros compañeros por haber salido por la noche sin permiso del club. Osmajic dejó de jugar en el primer equipo y pasó al filial. Según el informe policial estaba en estado de embriaguez el día del altercado. El jugador fue agredido por dos personas que insistieron que tenía que pagarles una consumición. Se defendió dando un botellazo.

Foto: Pablo Sarabia celebra el gol de penalti a Grecia. (Reuters/Konstantinidis)

Era el segundo escándalo extradeportivo en el Cádiz tras la salida nocturna de un grupo de jugadores después de perder el partido contra el Rayo en Vallecas. El enfado del entrenador y las medidas que tomó fueron contundentes cuando se filtró el vídeo de la fiesta. Álvaro Cervera dejó en la grada a siete jugadores como castigo. “No tenían permiso. Esas imágenes a mí no me representan. Ni al club. Es una equivocación. No se puede explicar que haya gente que pueda salir después de una derrota así”, manifestó con indignación el entrenador.

Después de unas semanas de alboroto, el orden lo consiguen Álvaro Cervera y Manuel Vizcaíno aplicando más disciplina. Siendo severos con las normas. Lo que busca y pregona Xavi nada más coger el banquillo del Barcelona. El Cádiz es un club histórico, al que le ha costado mucho llegar a la Primera división y que tiene que salir adelante con mucho trabajo y estabilidad.

Foto: Raúl de Tomás celebra un gol al Cádiz sentado en el césped. (EFE/Alejandro García)

El triunfo en Bilbao confirmó que el Cádiz resucita cuando solo se habla de fútbol y los jugadores están comprometidos. Antes del partido contra el Athletic, el equipo llevaba siete jornadas sin ganar. Álvaro Cervera ha tenido que gestionar el trabajo deportivo con más medidas disciplinarias. Poner orden en la vida de sus jugadores y en el campo para recuperar lo mejor que sabe hacer este equipo: solidez atrás y efectividad en los contraataques.

Los sueños de grandeza del entrenador están en mantener la categoría de Primera división, como el de los aficionados, y por eso choca que el nuevo accionista hable de jugar en Europa en un corto plazo de tiempo.

La victoria antes de este parón de la Liga contra el Athletic de Bilbao se celebró como un ascenso en el vestuario del Cádiz. El equipo que entrena el sufrido Álvaro Cervera está fuera de los puestos de descenso. Un punto por encima de la zona roja que marca el fracaso deportivo y la ruina económica. El gol de Salvi, el 0-1, significó un balón de oxígeno en un club que tiene un nuevo accionista (Ben Harburg) con sueños de grandeza y un presidente, Manuel Vizcaíno, que lanza avisos en público a sus futbolistas para que no se vuelvan a repetir los lamentables episodios de salidas nocturnas. En uno de ellos se vio involucrado el montenegrino Milutin Osmajic y acabó en una pelea y un juicio.

Cádiz
El redactor recomienda