Es noticia
Menú
Si Urkullu fuera de la Real, también habría devuelto las entradas para San Mamés
  1. Deportes
  2. Fútbol
DERBI VASCO CON UNA SOLA AFICIÓN

Si Urkullu fuera de la Real, también habría devuelto las entradas para San Mamés

El Athletic no manda entradas a San Sebastián porque su número de socios supera el 85% del aforo permitido, pero a la Real le pasa lo mismo y sí lo hará con la afición de Osasuna

Foto: Un aficionado de la Real celebra un gol en San Mamés. (EFE/Fran Rioja)
Un aficionado de la Real celebra un gol en San Mamés. (EFE/Fran Rioja)

"El domingo por la noche, mal que les pese, los aficionados de la Real Sociedad tendrán que seguir el derbi de San Mamés por televisión". Así informaba un medio de comunicación vasco sobre el hecho de que el Athletic de Bilbao no haya enviado entradas a San Sebastián, como suele ser costumbre. Hasta el próximo 4 de marzo, el aforo de los estadios no volverá a ser completo, de ahí que este domingo San Mamés, como el resto de campos de LaLiga, aún no pueda abrir sus gradas más del 85%.

Es decir, que de las 53.331 localidades totales, el campo bilbaíno dispone de 45.331, de las que, según explicaron desde Ibaigane, y tal como hicieron en la ida de las semifinales de Copa contra el Valencia, 43.425 son de socios, 1.200 de los abonados más jóvenes y el resto se reparten entre los que cuentan con palco VIP y compromisos del club. De esta forma, el Athletic solo envió a la Real las 150 localidades de protocolo que ambos clubes tienen comprometidas, algo que lógicamente no sentó nada bien en Anoeta y provocó lo que el mismo medio al que antes hacíamos referencia lo calificara de "pataleta".

Foto: Aitor Elizegi, en el centro, con Florentino Pérez en San Mamés. (EFE)

El propio presidente 'txuri urdin', que se encontraba en Alemania con motivo del partido de la Europa League contra el Leipzig, puso voz al comunicado oficial del club en el que se informó de que "hemos renunciado a las entradas de intercambio porque nuestros aficionados no van a poder viajar". "Nos habría gustado que el Athletic hubiese tomado otra decisión", expresó Jokin Aperribay, quien, en un tono conciliador, añadió que "las relaciones entre clubes son buenas, pero entiendo que planifiquen y que tomen sus propias decisiones sobre las restricciones de aforo en su campo".

"Nosotros hemos tomado otra decisión para el partido ante Osasuna", recordó el máximo dirigente de la Real en referencia al hecho de que el club donostiarra sí ha reservado algunas entradas para aficionados del equipo navarro de cara al partido de Liga del próximo domingo, 27 de febrero, en Anoeta. Los rojillos tendrán 642 entradas a un precio de 25 euros para la zona que tiene acotada para las hinchadas visitantes. Las mismas que se enviaron a Bilbao para el derbi de la primera vuelta, cuando entonces no había ninguna restricción en el aforo.

Ante Osasuna, Anoeta aún solo podrá disponer del 85% de su capacidad, es decir, 33.575 de las 39.500 localidades totales que tiene, con más de 35.000 abonados. Sin embargo, ya en los partidos de Copa contra el Atlético de Madrid y el Betis, con el límite de aforo aún del 75% -por lo que solo podían utilizarse 29.625 asientos-, la Real permitió que todos sus socios pudieran acudir, en previsión de que aun así no se superaría el aforo máximo permitido. "No se venderán entradas y se cancelan todas las invitaciones y compromisos contractuales", anunció el club, si bien se reservaron un centenar de entradas para aficionados colchoneros y béticos.

Lo que se antoja inaudito es que desde algunos foros se acuse al presidente de la Real de enfrentar a Osasuna con el Athletic. Sobre todo porque para ello no hacía falta que Aperribay recordara a su homólogo, Aitor Elizegi, que, a diferencia de lo que ellos han hecho con su afición, en Anoeta sí han tenido en cuenta a la rojilla. El club navarro rompió relaciones con el Athletic en 2017, tras pagar en Bilbao la cláusula de Jesús Areso, quien, por cierto, el pasado verano volvió a Tajonar tras no querer renovar. También el actual presidente de Osasuna, Luis Sabalza, criticó al club vizcaíno por desmarcarse del acuerdo de LaLIga con CVC. "Prefiere que las cosas sigan como están sin que los clubes del entorno crezcan demasiado", dijo.

placeholder El lehendakari, Iñigo Urkullu, en San Mamés junto a Elizegi. (EFE/Fran Rioja)
El lehendakari, Iñigo Urkullu, en San Mamés junto a Elizegi. (EFE/Fran Rioja)

Los antecedentes con Urrutia

En el verano de 2019, con Osasuna de vuelta a Primera y la SD Eibar aún en la máxima categoría junto a Athletic, Real y Alavés, se acordó una vieja reivindicación de los hinchas de estos cinco equipos de reservar un cupo de entradas a un precio de 25 euros para los aficionados visitantes en sus duelos directos. Este pacto ya existía desde unos años antes, aunque precisamente sin el club bilbaíno, por la negativa de su entonces presidente, Josu Urrutia.

Esto se solucionó con la llegada de Elizegi y en una reunión celebrada en Anoeta con Amaia Gorostiza (Eibar), Alfonso Fernández de Trocóniz (Alavés), Luis Sabalza y el anfitrión, Jokin Aperribay. El objetivo que se perseguía, según se explicó en un comunicado, era "fomentar la asistencia y el buen clima entre las aficiones de los diferentes equipos", algo que este domingo no sucederá en San Mamés, por más que a última hora algunos hinchas de la Real logren alguna entrada de las que puedan acabar sobrando. El movimiento se demuestra andando, no hablando.

Foto: Pedro Sánchez recibe al lehendakari Iñigo Urkullu en Moncloa. (EFE)

Cabe recordar que con motivo de la final de Copa que el año pasado enfrentó a Athletic y Real en Sevilla, y que acabó con victoria del equipo guipuzcoano, el propio Gobierno Vasco decidió no enviar a ningún representante, ya que los aficionados de uno y otro equipo no iban a poder estar. "Si no puede haber público, nosotros tampoco debemos estar allí", explicó el portavoz del ejecutivo que preside Iñigo Urkullu.

Esta decisión invita a pensar que, al igual que ha hecho Aperribay, si el lehendakari fuera de la Real, y no digamos ya si la presidiera, en un acto de coherencia también habría devuelto las entradas para el derbi de este domingo en San Mamés. Claro que conocida es la estrecha vinculación del Gobierno Vasco con el Athletic y el propio San Mamés, que no en vano financió con 55 millones, por los 10 que dio para la remodelación de Anoeta...

"El domingo por la noche, mal que les pese, los aficionados de la Real Sociedad tendrán que seguir el derbi de San Mamés por televisión". Así informaba un medio de comunicación vasco sobre el hecho de que el Athletic de Bilbao no haya enviado entradas a San Sebastián, como suele ser costumbre. Hasta el próximo 4 de marzo, el aforo de los estadios no volverá a ser completo, de ahí que este domingo San Mamés, como el resto de campos de LaLiga, aún no pueda abrir sus gradas más del 85%.

No es fútbol. Es LaLiga. Osasuna Bilbao Iñigo Urkullu
El redactor recomienda