El regate de Sánchez para evitar "el gol en propia puerta" de Urkullu en San Mamés
  1. Deportes
  2. Fútbol
ACUERDO PARA NEGOCIAR LA SELECCIÓN VASCA

El regate de Sánchez para evitar "el gol en propia puerta" de Urkullu en San Mamés

Con la Eurocopa en la que España jugará en Bilbao de fondo, el presidente del Gobierno se compromete con el Lehendakari a hablar sobre una oficialidad que la UEFA no permite

Foto: Pedro Sánchez recibe al lehendakari Iñigo Urkullu en Moncloa. (EFE)
Pedro Sánchez recibe al lehendakari Iñigo Urkullu en Moncloa. (EFE)

"Sánchez acepta negociar con Urkullu la selección vasca de fútbol". Aunque llamativo e informativamente jugoso, este titular sobre la reciente reunión del presidente del Gobierno de España y el lehendakari no deja de ser una declaración de intenciones. Una noticia más efectista que efectiva, algo de lo que son conscientes tanto en Moncloa como en Ajuria Enea, que a día de hoy es inviable que la Federación Vasca de Fútbol (FVF-EFF) forme parte de la UEFA. El máximo organismo del fútbol europeo deja claro en sus estatutos que solo puede haber una federación por país, por lo que Euskadi debería ser antes reconocida por la ONU, tal y como sucedió con Kosovo, curiosamente no reconocida por España y rival en la clasificación para el Mundial de Qatar.

Sin embargo, el compromiso arrancado por Urkullu a Sánchez dentro del pacto de investidura es un paso más. El pasado 15 de diciembre, la FVF-EFF solicitó de manera oficial su ingreso en la UEFA y también en la FIFA como miembro de pleno derecho. Encabezados por su presidente, Luis Mari Elustondo, y el director de Actividad Física y Deporte del Gobierno Vasco, Jon Redondo, cuatro representantes del ente federativo y el ejecutivo autonómico se desplazaron hasta Nyon, sede de ambos organismos, para entregar la pertinente documentación jurídica y administrativa, a la vez que reivindicar "la viabilidad legal y la posibilidad efectiva" de la representación internacional de la conocida como Euskal Selekzioa.

Foto: Clemente, a la derecha, durante el Euskadi-Costa Rica disputado en Eibar. (EFE) Opinión

"Se trata de un objetivo legítimo y absolutamente viable desde un punto de vista legal, tal y como demuestra la integración de otros territorios europeos que no son estados independientes y el recorrido histórico de sus selecciones con liga propia o sin ella", proclamó David Salinas-Armendariz, letrado del Gobierno Vasco y experto en Derecho Deportivo, quien añadió que la idea es hacer "una integración consensuada" y aseguró que "la EFF-FVF ya ha notificado a la RFEF su voluntad de abrir un periodo de negociación para acordar los términos".

"No se puede hablar de plazos. El camino va a ser largo, pero la primera piedra ya está puesta", aseguró a su regreso de tierras suizas Elustondo, quien ha cumplido su segunda y última legislatura al frente de la FVF y es consciente de que, "tras este histórico paso", el caso puede acabar en el Tribunal de Arbitraje Deportivo, salvo que el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, acepte negociar. Elustondo no ocultó que confiaba en contar con un "aliado" hacia la oficialidad de la selección de Euskadi si el donostiarra Juan Luis Larrea ganaba las elecciones para presidir la RFEF, pero esto no ocurrió.

placeholder El expresidente de la UEFA, Michel Platini, muestra el nombre de Bilbao como una de las sedes de la Eurocopa. (EFE)
El expresidente de la UEFA, Michel Platini, muestra el nombre de Bilbao como una de las sedes de la Eurocopa. (EFE)

"Si no es contra Euskadi, España no debe jugar en San Mamés", llegó a declarar el presidente de la Diputación de Bizkaia y uno de los socios de la sociedad San Mames Barria, integrada también por Athletic, Gobierno Vasco, Ayuntamiento de Bilbao y Kutxabank. José Luis Bilbao realizó estas declaraciones tras la reunión que el Comité Ejecutivo de la UEFA celebró en Bilbao, con visita incluida de Michel Platini y Ángel María Villar al nuevo San Mamés, y en la que la RFEF propuso Bilbao y Madrid —después de descartar a Barcelona y Valencia— como sus candidatas a pugnar como una de las 13 sedes de la Eurocopa 2020.

En septiembre de 2014, la UEFA decidió que la capital vizcaína fuera una de las 13 sedes que acogerán la fase final de la itinerante Eurocopa de 2020, cuya semifinal y final se disputarán en el estadio Wembley de Londres. San Mamés acogerá tres partidos de la fase de grupos, así como uno de octavos de final, y ello incluirá obligatoriamente los de España. El resto de ciudades seleccionadas fueron Múnich, Bakú, San Petersburgo, Roma, Copenhague, Bucarest, Ámsterdam, Dublín, Budapest, Bruselas y Glasgow. Según la información que maneja el Gobierno Vasco, Bilbao no peligra como sede y la única duda es saber si podrá haber público o no en San Mamés, algo que la UEFA tiene previsto decidir en el mes de marzo tras consultar a las autoridades sanitarias.

"España en San Mamés, un gol en propia puerta", fue un titular del diario 'Gara', donde se asegura que "la selección española jugará en San Mamés por el impulso político y económico de las instituciones que gobierna el PNV. Mientras, la selección vasca sigue sin reclamar la oficialidad en instancias internacionales a pesar de que la federación de fútbol aprobó una iniciativa en ese sentido en una asamblea celebrada en diciembre de 2018". Precisamente, tras esta asamblea general de la FVF-EFF en la que se aprobó realizar una solicitud formal para su "oficialidad internacional" y la incorporación a la UEFA y la FIFA con 43 votos a favor, ninguno en contra y una abstención, Rubiales dijo al ser preguntado al respecto que "no tiene ningún sentido" y la calificó de "irrealizable".

Foto: La ex alcaldesa de Madrid, Ana Botella, con la camiseta del Atlético en 2012, tras ganar la Liga Europa. (EFE) Opinión

Conocida es la estrecha relación del presidente de la RFEF con Pedro Sánchez, así como la del ministro de Cultura y Deportes, José Manuel Rodríguez Uribes, con el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco. De ahí que cueste creer que la concesión de "abrir cauces para promover la representación internacional de Euskadi en el ámbito deportivo" no sea más que parte de una estrategia política. Un regate de Sánchez para evitar "el gol en propia meta" de Urkullu en San Mamés.

Pedro Sánchez Real Federación Española de Fútbol Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) FIFA Moncloa Kosovo Gibraltar UEFA Selección vasca San Mamés Iñigo Urkullu