Zidane toma la decisión de no seguir en el banquillo del Real Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
el francés lo comunica al club

Zidane toma la decisión de no seguir en el banquillo del Real Madrid

Zidane no seguirá en el banquillo del Real Madrid la próxima temporada. Ha decidido que lo mejor es dejarlo tras una temporada en la que ha tenido mucho desgaste

placeholder Foto: Zinédine Zidane, con gesto pensativo en Bilbao. (EFE)
Zinédine Zidane, con gesto pensativo en Bilbao. (EFE)

Se acabó la segunda etapa de Zinédine Zidane en el Real Madrid. La decisión está tomada tras tres días en que el entrenador francés ha puesto sobre la balanza los pros y los contras de cumplir la temporada de contrato que le quedaba en el Real Madrid. No se ve con fuerzas para seguir y elige marcharse. Venía avisando de sus intenciones durante la segunda parte de la temporada y daba muestras de un desgaste y un hartazgo que tenían en vilo a Florentino Pérez. El presidente tiene que buscar ahora un sustituto, la persona que llegue con las energías y las ganas que ya no tenía Zidane para hacer los cambios que requiere el nuevo proyecto.

Zidane se hace responsable de la ausencia de títulos esta temporada, pero son muchos los motivos que le han llevado a tener que tomar una decisión que no esperaban sus jugadores. En los últimos días, habían sido dos futbolistas con peso en el vestuario, el alemán Kroos y el francés Benzema, los que le habían pedido que se quedara. No es posible. Zidane ha tenido una temporada difícil, pese a que el equipo ha conseguido llegar a las semifinales de la Champions y hasta la última jornada de Liga con opciones de ganar el campeonato.

Foto: Los jugadores del Villarreal abrazan a Rulli tras detener el penalti de De Gea. (EFE)

Las derrotas contra el Alcoyano en la Copa del Rey, sobre todo, y la de la Supercopa de España contra el Athletic han sido dos golpes inesperados. Estos son dos motivos deportivos, pero los hay también extradeportivos. El técnico galo no aceptó que se le cuestionara desde dentro del club cuando el equipo estaba en un bache de resultados y peligraba la clasificación en la fase de grupos de la Champions. En un momento de la temporada, tras recuperarse del coronavirus, compareció en la sala de prensa con tono irritado y pidiendo respeto. Era un mensaje para el club. Dejó claro que sus jugadores, a los que ha defendido siempre, se habían ganado el derecho a competir hasta el final. Pero es precisamente este inmovilismo el que ha pasado factura a su gestión.

Señalado por la plaga de lesiones

Zidane ha contado con un grupo de jugadores casi fijo hasta que han ido cayendo lesionados en una plaga que alcanzó hasta las 63 lesiones esta temporada. Ha exprimido a la denominada vieja guardia. Incluso ha llegado a forzar la reaparición de futbolistas que no estaban para competir. La gestión con Hazard, Mendy y Sergio Ramos en el partido contra el Chelsea en Londres es la prueba de que Zidane estaba dispuesto a morir con los suyos. Pero ha habido muchos más lesionados de larga duración y el caso más flagrante ha sido el de Carvajal. El conflicto entre la parcela deportiva que compete al cuerpo técnico y la labor de los médicos ha sido uno de los caballos de batalla en el club. No se da una explicación al hecho de que haya habido tantos lesionados.

El desgaste de Zidane tiene que ver con mucho de todo lo explicado, pero también con la postura del entrenador de no planificar la próxima temporada con el club. Florentino Pérez está dispuesto a hacer cambios con jugadores que llevan años y considera que han cumplido un ciclo y Zidane no consideraba que era la persona adecuada para ejecutarlos. “Mis jugadores me han salvado en muchas ocasiones”, es lo que dijo el día antes de jugar el último partido de Liga contra el Villarreal. Dejaba claro que no iba a ser el técnico que tendría que tomar estas decisiones.

Foto: Florentino Pérez, junto a Zidane, cuando el francés anunció que dejaba el Real Madrid. (EFE)

La temporada ha sido difícil, porque ha ido comprobando cómo dos de sus jugadores más importantes, Sergio Ramos y Lucas Vázquez, rompían las relaciones con el club con el asunto de sus renovaciones. Zidane pidió públicamente que siguieran los dos, los consideraba útiles y creía que merecían continuar más años. La postura del club era otra y alegaba una política de austeridad en las renovaciones provocada por la crisis de la pandemia. Ha sido imposible que en este asunto vayan de la mano Florentino Pérez y Zidane.

La segunda etapa solo ha servido para ganar dos títulos, y uno se considera que tiene mucho mérito porque se produjo tras un largo confinamiento. Ganó la Liga. Antes de la pandemia, había ganado la Supercopa de España. Pero la crisis provocó que la plantilla no tuviera fichajes y a Zidane le ha costado esta temporada que el equipo tuviera la solidez y el rendimiento que le dio el título de Liga en las últimas 11 jornadas de la pasada temporada. Necesita un cambio. El sábado pasado, por la noche, se fue de la Ciudad Deportiva de Valdebebas, tras el partido contra el Villarreal, con una sonrisa. Aliviado. Estaba deseando poner fin a esta etapa en la que ha ido acumulando demasiado desgaste y en ocasiones ha perdido la calma.

Foto: Sergio Ramos, cabizbajo, abandona Stamford Bridge. (EFE)

Desde Italia, confirmaron la noticia del adiós. Una despedida anunciada de la que llevamos tiempo informando en El Confidencial. Florentino Pérez tiene que buscar un sustituto y los candidatos son el italiano Massimiliano Allegri y otro posible entrenador que ya estaba en los planes del Madrid hace dos años. Se trata de Antonio Conte, que acaba de rescindir su contrato con el Inter de Milán tras ganar el campeonato italiano. Una de las alternativas está en casa, si se decide apostar por Raúl, que sigue progresando en el banquillo y esta temporada ha conseguido llevar el Castilla hasta la fase de ascenso de la Segunda división.

Lo que no ha hecho el club es perder el tiempo a la espera de la decisión que tomara Zidane: el lunes renovó a Luka Modric una temporada más y el martes recibió a David Alaba en Madrid para cerrar el primer fichaje. Faltan muchos asuntos que resolver en un verano que será intenso, pero que ya no contará con Zidane.

Zinédine Zidane Florentino Pérez Raúl González Blanco
El redactor recomienda