Un gol de Nacho deja al Real Madrid con la miel de la Liga en los labios (0-1)
  1. Deportes
  2. Fútbol
los de zidane siguen en la pelea

Un gol de Nacho deja al Real Madrid con la miel de la Liga en los labios (0-1)

El Real Madrid no falló y sigue teniendo opciones de ganar la Liga en la última jornada contra el Villarreal. Nacho marcó, pero luego llegó la remontada del Atleti.

placeholder Foto: Los jugadores del Real Madrid celebran el gol de Nacho en San Mamés. (Efe)
Los jugadores del Real Madrid celebran el gol de Nacho en San Mamés. (Efe)

El gol de Nacho y la victoria en Bilbao mantiene la esperanza en el Real Madrid. La Liga no está cerrada y el equipo de Zidane la va a disputar hasta la última jornada con el enfrentamiento en casa contra el Villareral. Pero el gol de Nacho, con todo lo importante que es, no sirvió para dar la alegría plena en el madridismo porque el Atleti pasó de ir perdiendo contra Osasuna a remontar con los goles de Lodi y Luis Suárez. El gol de Nacho estaba dando el título a su equipo, pero el campeonato sigue dependiendo de lo que suceda en el Valladolid-Atlético de Madrid.

El Real Madrid no falló en San Mamés en un partido que tuvo una primera parte muy pobre, sin ocasiones de gol para los dos equipos, y una segunda en la que despertó la ambición del equipo de Zidane y se vio campeón durante veinte minutos. La Liga la persigue el Madrid con todo ese espíritu competitivo que le caracteriza, pero sigue dependiendo del fallo del equipo de Simeone. Pudo producirse contra Osasuna, estuvo cerca. El Real Madrid hizo lo suyo, que era ganar y seguir presionando al Atleti.

Foto: Marcelo, fatigado, en el partido contra el Shakthar Donetsk. (Efe)

Antes de empezar el partido en San Mamés, la noticia estaba en el banquillo por dos motivos. Primero porque durante todo el día cogió fuerza la información de la nueva espantada de Zidane. El técnico le habría dicho a sus jugadores, tras la derrota contra el Chelsea en Londres, que no seguiría la próxima temporada. Zidane lo negó tras el partido en San Mamés. La segunda noticia tiene calado, pese a que no tenga tanto impacto como la primera. Hazard volvía a estar en el banquillo en uno de los partidos en los que el equipo se juega la Liga. No es un jugador cualquiera. Debería ser la estrella del equipo, el futbolista que a estas alturas de la temporada liderara el frente de ataque junto a Benzema. El belga, como en Granada, era suplente.

Miguel Gutiérrez ilusiona

También lo fueron Marco Asensio, Marcelo e Isco. En esta ocasión sí viajó el brasileño a Bilbao. Marcelo ha perdido el puesto en detrimento de un chico de 19 años que se llama Miguel Gutiérrez y que tiene la confianza de Zidane. Miguel tuvo protagonismo en la victoria en Los Cármenes y el técnico francés le dio continuidad en San Mamés. Volvió a demostrar que va sobrado de personalidad y ganas para comerse el mundo. No está dispuesto a desaprovechar esta oportunidad y ha pasado por encima, ni más ni menos, del segundo capitán. Marcelo es pasado.

La primera parte fue un tostón. Ni Athletic ni Real Madrid se hicieron daño, pero estaban más obligados los de Zidane a llevar el peso del partido porque en juego está el título. No se hizo con el control hasta el primer cuarto de hora. Tenía dificultades para salir jugando desde atrás. Echa de menos la presencia de Kroos, que está aislado por contacto con una persona cercana con coronavirus. El Madrid estaba espeso, poco fluido y con problemas para finalizar las jugadas. A los de Marcelino les bastaba con estar ordenados, no dejar espacios y esperar a lanzar algún contraataque con Iñaki Williams. Ni una cosa ni otra. El Madrid era inofensivo y el Athletic vivía cómodo en su campo.

placeholder Marcelo en la grada de San Mamés. (Efe)
Marcelo en la grada de San Mamés. (Efe)

No hubo ningún disparo a la portería de Unai Simón ni a la de Courtois. Los porteros no tuvieron trabajo. Lo más peligroso en el Madrid fue un centro de Odriozola que dejó una acción para la polémica. El balón pegó en el codo de Morcillo y Mateu Lahoz esperó a que desde el VAR le dieran una segunda opinión. Mateu no lo señaló. Desde el VAR no le llamaron para revisarlo. Otra de esas manos que corresponden a la interpretación del árbitro, pero que no dejan conformes a todos porque no hay un único criterio para este tipo de jugadas. Unas se pitan, otras no, a principio de temporada se señalaban muchas y ahora cada vez menos. La polémica es más grande cuando hay un equipo que se está jugando el título.

Lo más peligroso del Athletic fue un lanzamiento de falta directa de Morcillo. El balón pasó cerca del poste de Courtois. Se llegó al descanso sin disparos a portería. Había dos equipos sin ritmo, claridad y pegada. En el Real Madrid, que estaba obligado a dar un plus de agresividad y acierto, no encontraban las soluciones ni Rodrygo ni Vinicius con el desborde o una combinación. Vinicius sigue impreciso, inofensivo. Esto hace preguntarse, todavía más, por qué Zidane no confía desde un inicio en Hazard o Asensio.

La reacción del Madrid

La segunda parte empezó con un remate poderoso de cabeza de Militao, ganando en el salto a Yeray, tras un saque de esquina. El balón salió por encima del larguero de la portería de Unai Simón. El Real Madrid salió con más decisión que en el inicio del encuentro. El Madrid apretaba arriba y el Athletic encontró su momento para armar la jugada del contraataque con Sancet, que acabó un remate duro de Morcillo y el despeje de puños de Courtois. Era el primer disparo entre los tres palos y llegó en el minuto 50. Seis minutos después respondió Modric con un disparo ajustado, potente y raso que despejó Unai Simón. Los dos equipos ya finalizaban las jugadas.

A falta de media hora entró al campo Marco Asensio por Vinicius. Coincidió con el gol anulado Savic en el Metropolitano y un cabezazo de Casemiro al larguero tras un saque de esquina lanzado por Modric. El minuto 60 se convirtió en el primer minuto del infarto. En el remate de Casemiro podía haber estado la posibilidad de coger el liderato. Marcelino metió tres hombres de una tacada: Raúl García, Vesga y Villalibre. Raúl García no acabó el partido. Fue expulsado.

El Real Madrid estaba acosando la portería de Unai Simón. Había subido la aceleración, el peligro y encontró el gol en una jugada que nace en un saque de esquina, se prolonga el balón de Rodrygo para Casemiro y el centro lo remata Nacho en el segundo palo. La pelota impacta en la rodilla de Nacho. Se le echa encima el balonazo de Casemiro. La pelota le pega más a Nacho que la intención del central en hacer un remata limpio. Un gol, en el 68’, que ponía al Madrid líder empatado a puntos con el Atleti y el ‘gol average’ favorable para los de Zidane. Era el segundo momento de infarto en la pelea por la Liga.

Era el minuto 75 y en San Mámes llegó la noticia del gol de Budimir en el Metropolitano. Osasuna hacía más líder al Real Madrid con un punto por encima de los de Simeone. Zidane metió a Hazard en el campo por Rodrygo. Los diez últimos minutos del partido en Bilbao estaba dando el golpe el equipo de Zidane a la Liga, pero tenía que sufrir con un cabezazo de Vesga que pasó rozando el poste de la portería de Courtois. Ocasión que coincidió con el gol de Lodi en el Metropolitano. Otra vez empate a puntos entre Real Madrid y Atleti y Marcelo dando la noticias desde el banquillo del gol de Luis Suárez que puede valer la Liga para el Atlético de Madrid.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Karim Benzema Zinédine Zidane Thibaut Courtois Vinicius Junior
El redactor recomienda