Modric: lo que calla Zidane y la estrella que honra el escudo, según Florentino Pérez
  1. Deportes
  2. Fútbol
le hace el trabajo más fácil al club

Modric: lo que calla Zidane y la estrella que honra el escudo, según Florentino Pérez

Modric eleva el juego y se baja el sueldo para seguir una temporada más en el club. Por rendimiento y número de partidos jugados ya tenía asegurada la continuidad

placeholder Foto: Luka Modric celebra un gol con Sergio Ramos
Luka Modric celebra un gol con Sergio Ramos

No da un solo problema al presidente y ofrece múltiples soluciones al entrenador en el césped. Luka Modric es decisivo en tiempos de austeridad, en un Real Madrid donde el grifo del gasto está cerrado. A ojos de Florentino Pérez es el ejemplo a seguir para aquellos que quieran tener una larga vida y pretendan retirarse con esta camiseta. Es Sergio Ramos el primero que se tienen que dar por aludido de la postura conciliadora que tiene el croata con el club. También es aplicable a Lucas Vázquez. Dos renovaciones que siguen sin acuerdos.

Modric eleva el juego del Real Madrid y al mismo tiempo se baja el sueldo para seguir una temporada más en el club (aceptando la reducción del 10%) cuando por número de partidos jugados ya tenía asegurada la continuidad. Costó 30 millones de euros, lleva nueve años en el Real Madrid y ha ganado todos los títulos (incluido el Balón de Oro). Muchos futbolistas admiran a Zidane, pero no tengan dudas de que Zidane se declara un fan de Modric. A Florentino también le hace el trabajo más fácil el croata que el papel de misterioso que adopta el capitán y al que se le agota el tiempo para dar una respuesta.

Foto: Laporta levanta los brazos tras ganar las elecciones a la presidencia del Barça (Efe).

Es envidia sana. También admiración y, por su puesto, mucho respeto y reconocimiento lo que está consiguiendo con 35 años. Zidane es el primer impresionado con el estado físico y anímico de Luka Modric. Un futbolista de prolongada madurez que llega a los límites que no pudo alcanzar Zidane en el final de su carrera. Cuando el francés decidió poner fin a su etapa como jugador del Real Madrid y renunció a su último año de contrato, alegó que estaba perdiendo la ilusión y las ganas por competir y que lo mejor y más honrado era dejarlo porque esto de estar en el Real Madrid es serio. Zidane no quiso arrastrarse en el final de su carrera y Modric lo que está haciendo es calificado de extraordinario. Para Florentino esto es honrar el escudo.

Un nivel inalcanzable

A Zidane se le preguntaba, desde dentro del club, cuándo iba a hacer la transición para contar con los jóvenes. Estaban esperando su turno Ceballos, Brahim, Odegaard, Fede Valverde y decidió prescindir de Marcos Llorente, que ahora es uno de los más destacados en el Atleti desde que Simeone decidió reconvertirlo en centrocampista ofensivo. Zidane aguantó el debate, calló más de la cuenta y decidió que ninguno de ellos tenía el nivel de Modric.

De Zidane se dice que está en deuda con el núcleo de jugadores que le dieron tantos títulos, en especial las tres Champions seguidas, y da privilegios. Que es injusto. Con Modric, tras la clasificación del equipo a los cuartos de final de la Champions, el entrenador decide morderse la lengua. Zidane no es partidario de pasar facturas, pero el asunto de Modric y, en especial, que se le culpara de la salida de Odeegard al Arsenal le tiene encendido. Zidane calla, pero es el primero que puede colgarse la medalla de la decisión de dar continuidad a Modric por delante de todos esos jugadores que son vistos como prometedores talentos a los que hay que hacer jugar porque si no están desaprovechados y pierden la confianza.

placeholder Modric pugna por un balón con Koke en el derbi del Metropolitano. (Efe)
Modric pugna por un balón con Koke en el derbi del Metropolitano. (Efe)

La medida que tomó Zidane fue meridianamente clara. Que compitan en cada entrenamiento, muestren su nivel y personalidad cuando les toque jugar y así comprobará que son mejores que Modric. Ninguno lo ha conseguido. El croata los ha devorado y no solo por su experiencia y talento, sino también por sus cualidades físicas, porque Modric no da síntomas de fatiga y lleva jugados 35 partidos de los 37 de esta temporada.

Despliegue físico

Florentino y Zidane tenían su centrocampista más creativo en casa. También el más fiable y regular en su rendimiento pese al desgaste acumulado con tantos años en la élite. En tiempos de reducción de ingresos, como el que toca vivir al club con la pandemia, y un proyecto que no ha ido incorporando calidad o talentos superiores, el entrenador decide agarrarse a Modric. Ha ido reforzando su apuesta hasta el punto de que, pasado el ecuador de la temporada, lo mejor del Madrid es el centro del campo que forman Casemiro, Kroos y Modric. El brasileño y el alemán son más jóvenes, pero con el croata existía la sospecha de si se la acabarían las pilas. Modric avisó que en el momento en el que tuviera el más mínimo síntoma de agotamiento, físico y mental, daría un paso a un lado.

Tras eliminar al Atalanta, el croata volvió a ser señalado como el mejor del partido por su despliegue físico en un partido en el que no estaba Casemiro y tuvo que jugar en el doble pivote junto a Kroos. Subió y bajó, pero lo más importante es que tuvo que hacer más kilómetros en un sistema de urgencia con tres centrales que buscaba la solidez y las transiciones ofensivas. Estuvo omnipresente. “Me siento como un jugador de 27 años”, bromeó para después decir en tono más serio: “Yo tengo hambre”. Se llevó a casa el trofeo del futbolista más valioso (MVP).

Foto: Eden Hazard sentado, en el césped, durante un partido del Real Madrid. (Efe)

Zidane se ha callado durante muchos meses y probablemente no entre a fondo con este asunto, pero a Odegaard y el resto de jugadores que competían por un puesto les dejó claro que lo que tenían que hacer es demostrar que eran mejores que Modric, en el día a día, y por supuesto que este proceso no iba a ser fácil porque el croata era un salvaje compitiendo. Modric no es corpulento, habla poco, no exterioriza su carácter y parece tranquilo. Pero Zidane le califica como uno de esos animales competitivos que están al nivel de los Sergio Ramos o Cristiano Ronaldo.

Luka Modric es el alma del Real Madrid. Si el equipo está atascado contra el Elche y no fluye el juego hay que recurrir al croata para darle un acelerón a las jugadas y encontrar la luz. Con la salida de Modric, el Madrid levantó el vuelo contra el Elche en la segunda parte. Con la picardía y la clase hizo posible que llegara el primer gol contra el Atalanta. Interceptó un mal pase del portero, controló y asistió a Benzema. Se jugó a lo que quiso Modric, unas veces con pausa y en otras con una velocidad superior para dar profundidad al juego. Es el que mejor lectura hace de los partidos y del que no hay ni una sola queja en los despachos.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Luka Modric Zinédine Zidane Florentino Pérez Sergio Ramos
El redactor recomienda