Eder Militao rescata al Real Madrid de los cuatro delanteros (2-0)
  1. Deportes
  2. Fútbol
gran partido del central

Eder Militao rescata al Real Madrid de los cuatro delanteros (2-0)

El Real Madrid salió con Hazard, Benzema, Vinicius y Marco Asensio en el once y necesitó de un gol de Militao para desequilibrar el partido. Casemiro hizo el segundo tanto

placeholder Foto: Eder Militao celebra el gol contra Osasuna. (Efe)
Eder Militao celebra el gol contra Osasuna. (Efe)

Los delanteros del Real Madrid tienen que dar gracias a Eder Militao. El central tuvo la contundencia y la agresividad que les faltó a Hazard, Vinicius, Marco Asensio y Benzema. Los cuatro empezaron de inicio el partido. Pero ninguno tuvo acierto ni inspiración. El mejor del partido en ataque fue el defensa brasileño, que sigue creciendo en su rendimiento. Militao lleva un tiempo a un alto nivel. Es fiable atrás y ahora también delante. Manda en las dos áreas y esto es lo más positivo que se puede decir del Real Madrid en la victoria contra Osasuna.

El gol de Militao evitó una debacle en el Real Madrid. Hasta el tanto estaba dominando, pero era inofensivo. Militao acumulaba las mejores ocasiones de gol. Su tanto desarmó a un buen Osasuna, que estuvo serio en defensa y buscó las contras para comprometer a Courtois. Tras el gol de Militao, en el 75’, el bloque del equipo navarro se rompió y lo aprovechó Casemiro para hacer el segundo tanto. El Real Madrid sigue en la pelea por la Liga, tras la victoria del Atleti en Elche, pero tiene la necesidad de ser más fiable en el partido de vuelta de semifinales contra el Chelsea.

Foto: Sergio Ramos sonríe durante un partido del Real Madrid. (Efe)

El once de Zidane prometía emociones fuertes con una apuesta ultra ofensiva. El Real Madrid salió con Marco Asensio, Vinicius, Hazard y Benzema y se fue al descanso sin hacer un gol. Con cuatro delanteros no fue posible que acertara en la definición. Generó peligro, no tanto como debería producir un equipo que tiene este nivel de atacantes, pero careció de puntería y le fue imposible batir a Sergio Herrera.

El portero de Osasuna estuvo excelente en tres acciones casi consecutivas en la primera media hora de partido. Despejó un disparo picado de Hazard. Desvió un cabezazo de Militao y poco más tarde tuvo otra buena mano a otro cabezazo de Militao. Fueron las ocasiones más amenazantes del Madrid en todo el primer periodo. Militao era lo más peligroso en ataque. Suya fue la primera ocasión clara de gol en la segunda parte en un remate de volea. Era su noche. Buscó cómo hacer daño, perseveró con sus subidas al área y tuvo la contundencia con el remate de cabeza que acabó en gol.

placeholder Hazard en una jugada contra Aridane. (Efe)
Hazard en una jugada contra Aridane. (Efe)

La amenaza de ver tantos atacantes la contrarrestó el equipo navarro con un bloque organizado, juntando las líneas y no dejando espacios. Este tipo de planteamientos se le atragantan al equipo de Zidane. Si el equipo no puede correr, en los espacios reducidos acaba recurriendo a los centros laterales y los disparos de larga distancia. De los balones colgados al área se encargaron Marcelo, por la izquierda, y Marco Asensio, por la derecha. A ellos iba Benzema con todo su ímpetu, pero estaban firmes los centrales Aridane y David García. Hazard y Casemiro buscaron el gol con lanzamientos desde fuera del área. No tenían precisión. Osasuna estaba bien plantado en su campo y montó una efectiva muralla alrededor del área de Sergio Herrera.

Hazard, de más a menos

El Madrid se fue al descanso dominando el partido, generando más aproximaciones que un peligro asfixiante. Osasuna es un equipo bien trabajado por Jagoba Arrasate. Estuvo firme en defensa y buscó sus opciones con disparos de Chimy Ávila. Le anularon un gol por fuera de juego al argentino. Sin discusión. La ocasión más peligrosa del conjunto navarro fue un centro envenenado de Manu Sánchez. El balón cogió un efecto extraño y Courtois evitó el gol con una buena intervención. El belga sigue teniendo momentos clave. Está concentrado, seguro, inspirado. Evitó este gol y una cesión de Militao que pudo costarle un tanto en propia portería.

Sin goles se llegó al descanso. Con un cambio salió el Madrid en la segunda. Nacho por Varane. El francés tuvo que ser sustituido por sentir unas molestias en la pierna derecha. Zidane está gestionando cómo tiene que llegar el equipo al partido contra el Chelsea del próximo miércoles, pero a la vez demostró que quiere la Liga con la alineación de cuatro delanteros. Asumió riesgos poniendo de inicio a Benzema. Los evitó dejando en el banquillo a Kroos y Modric. Los centrocampistas indiscutibles para generar fútbol en este equipo tienen que estar frescos para la ‘final’ en Stamford Bridge. Jugó de titular el canterano Antonio Blanco. Es un buen mediocentro que tiene personalidad y seguridad en sus acciones. Ya jugó en Cádiz y ofreció un buen rendimiento.

El riesgo en el Real Madrid de jugar con cuatro delanteros estaba en que el equipo podía partirse en cualquier momento. Y se partió porque Casemiro y Antonio Blanco no podían parar las transiciones. Osasuna tuvo una gran ocasión para adelantarse en un contraataque que finalizó Moncayola con un disparo que despejó Courtois. Llegó el equipo navarro con superioridad numérica al área del portero belga y no lo aprovechó.

El Real Madrid de los cuatro delanteros no era capaz de profundizar en el área de Osasuna. No llegaba con peligro. Osasuna no sufría y tampoco renunció a marcar. Defendía bien y tenía maniatado al Madrid más ofensivo. Al equipo de Zidane le faltaba algo con lo que desequilibrar y no aparecía la inspiración de ninguno de sus atacantes. Zidane quitó a Vinicius y Marcelo para meter a Rodrygo y el canterano Miguel Gutiérrez. Del campo también salió el Chimy Ávila, ovacionado, por verle de nuevo competir tras las graves lesiones. Rodrygo hizo algo diferente. Salió con ganas, desbordó, se perfiló y disparó con intención. Su primera intervención sacó al Madrid de la espesura.

Eden Hazard duró 71 minutos. El belga no ha jugado ni un partido entero en toda la temporada. Necesitaba minutos para estar rodado de cara al partido contra el Chelsea, pero está lejos de ser la estrella de este equipo. Fue de más a menos. Empezó fuerte, moviéndose por detrás de Benzema, vertical y dejó un detalle de calidad en un taconazo de espaldas en la primera parte. Nada más. Poco para un jugador que tiene que ganar partidos. Salió Isco. El malagueño fue el que lanzó el saque de esquina que remató Militao para marcar el gol tan ansiado en el Real Madrid.

Con el gol de Militao se descubrió Osasuna. Los de Arrasate fueron a por el empate y el Madrid encontró los espacios, lo aprovechó Benzema que conectó con Casemiro. La combinación acabó con el tanto del brasileño, que ya va por siete goles esta temporada. Ahora queda lo difícil. La ‘final’ contra el Chelsea.

Zinédine Zidane Karim Benzema Eden Hazard Vinicius Junior Thibaut Courtois Éder Militao
El redactor recomienda