el belga hizo el penalti del empate

Courtois estropea el gol de Mariano en otro pinchazo del Real Madrid en la Liga (1-1)

El Real Madrid pierde el pulso de la Liga. Otro traspié y en esta ocasión por un penalti provocado por Courtois que valió para que empatara el Villarreal

Foto: Raphael Varane se lamenta en el partido contra el Villarreal en La Cerámica. (Efe)
Raphael Varane se lamenta en el partido contra el Villarreal en La Cerámica. (Efe)

Lo que le dio Mariano al Real Madrid se lo quitó Courtois con el penalti del empate del Villarreal. El portero belga midió mal su salida y se llevó por delante a Chukwueze. No falló Gerard Moreno, que mete de nuevo en problemas al equipo de Zidane en la Liga. El punto en La Cerámica es otro paso atrás y la confirmación de la irregularidad que tiene el campeón de Liga. Si había un jugador seguro ese era Courtois, pero el belga, que venía de hacer una pifia con su Selección, no estuvo afortunado en la salida que le costó el empate. Es el cuarto penalti que le pitan al Madrid en dos partidos después de los tres de la anterior jornada en Mestalla.

Mariano fue de lo mejor del Real Madrid. Te podrá gustar más o menos. Será un delantero de clase media o con poco nivel para el Real Madrid. Pero Mariano es punta, delantero centro rematador. Un ‘9’ de área. Lo que no tiene el equipo de Zidane cuando en muchos partidos demuestra que está falto de pegada. Todavía no sabemos si Jovic es más contundente que Mariano porque el serbio está más ausente que presente. Cada vez que juega Mariano queda la sensación de que el Madrid tiene peligro dentro del área y contra el Villarreal fue una demostración más de que un Real Madrid con un martillo es mejor que sin él.

Mariano pelea un balón a Moi Gómez. (Efe)
Mariano pelea un balón a Moi Gómez. (Efe)

Mariano, el suplente del suplente de Benzema, adelantó al Real Madrid con un gol de cabeza a los 105 segundos y fue inevitable acordarse de Luka Jovic. En el escalafón de delanteros están el indiscutible Benzema, el indescifrable Jovic y el descartable Mariano, al que las dos últimas temporadas le han abierto las puertas del club para que se busque equipo. Mariano se ha negado siempre. Le han buscado equipo, se le ha dejado claro que tendría pocos minutos y solo se le utilizaría en caso de emergencia máxima. Ese SOS llegó en el partido contra el Villarreal con Benzema de baja por unos problemas en la cadera y Jovic con su segundo positivo por coronavirus.

El error del asistente

Tocó el primer balón y marcó. No es algo nuevo en Mariano, que transmite más energía y pasión que el frío Jovic. El gol lo consiguió con un remate de cabeza en una jugada extraña. El juez de línea (Sánchez Rojo) hizo un sube y baja con el brazo. Se precipitó al levantar el banderín y señalar la posición de fuera de juego Lucas Vázquez. Lo bajó inmediatamente. El árbitro, Hernández Hernández, dejó continuar la acción con el centro de Carvajal y el remate de Mariano. A Sergio Asenjo se le vio parado. No se tiró el portero del Villarreal al remate de Mariano. Estaba más pendiente del brazo levantado del juez de línea. Se quedó confundido.

El que no se relajó fue Mariano. Atacó a la pelota con contundencia. Remató de cabeza y celebró otro gol que reivindica su olfato. Tiene pegada este chico. En el Villarreal protestaron la acción y se agarraron al fuera de juego que había señalado el asistente. Error. La jugada no acaba hasta que pita el árbitro y Hernández Hernández entendió que Lucas Vázquez no influyó. Por si acaso, para eso está el VAR. La revisión dio la razón a Hernández Hernández, dejó en mal lugar a su asistente y provocó el enfado en el Villarreal.

El partido empezó muy bien para un Real Madrid con demasiadas bajas. Sin Sergio Ramos, Militao, Fede Valverde, Casemiro y Benzema había que comprobar qué once armaría Zidane después del largo parón de Selecciones y con el Inter de Milán a la vuelta de la esquina. Zidane, sin otro ‘9’, apostó por Mariano. Con Hazard y Lucas Vázquez como tridente atacante. Cuando se conoció la alineación sorprendió que Lucas Vázquez jugara antes que Rodrygo y Vinicius. Otra locura de ZZ, se pensó. Pero Lucas Vázquez da seguridad al entrenador y su polivalencia, más el sacrificio y todo el trabajo a destajo que deja en el césped, es esencial para hacer el equipo más sólido.

Gerard Moreno marca de penalti. (Efe)
Gerard Moreno marca de penalti. (Efe)

El Madrid, con el gol tempranero de Mariano, dominó al Villarreal toda la primera parte. Se jugó a lo que quiso el equipo de Zidane con un tridente que fue mejor que los atacantes. Kroos, Modric y Odegaard gobernaron el partido con largas posesiones, en corto y también en largo. No echó nada de menos el Madrid a Casemiro, que dejó al Villarreal sin un disparo a la portería de Courtois en toda la primera parte. En la segunda parte fue otra historia. Sin Casemiro se acaba sufriendo y aparecen las rendijas. El Madrid se sintió cómodo, seguro con la pelota hasta el descanso. Llegó a jugar al tran tran ante un rival que era blando. Los de Zidane fueron práticos. Ordenador en el repliegue para no dejar espacios a un mal Villarreal. Se esperaba más del equipo de Unai Emery después de unos partidos practicando buen fútbol y demostrando un enorme potencial. Pero al Madrid le faltó un segundo gol. Cerrar el encuentro. Hazard tuvo otro mal día.

El Villarreal echó de menos la baja de Paco Alcácer. No tenía pegada. Ni mordiente. Del Madrid se esperaba comprobar qué respuesta tendría después del batacazo en Valencia antes de irse al parón. En Mestalla también se adelantó con un gol de Benzema y seguidamente el equipo se relajó. En Villarreal la actitud fue otra. Los suplentes, con Nacho formando pareja con Varane, y Carvajal de regreso el equipo estuvo permanente conectado al partido. Fue un Real Madrid más serio, trabajador con Mendy subiendo y bajando por la banda izquierda, y al que le faltó el desequilibrio de Eden Hazard. Cuando se acabó la gasolina y subió la intensidad el partido se equilibró y lo aprovechó el Villarreal.

La primera gran ocasión del Villarreal llegó en el minuto 56 tras un error en la salida del balón de Kroos, presionado por Parejo, y el disparo cruzado de Gerard Moreno. El equipo de Emery dio un paso adelante, metió más agresividad y verticalidad al juego. Emery tenía que arriesgar y sacó de una tacada a Chukwueze, Yeremy y Estupiñán. Zidane reaccionó con Vinicius e Isco para dar refrescos. Retiró a Odegaard y Hazard. El noruego tuvo un rendimiento notable alto y el belga sigue lejos de ser un fichaje estrella y el jugador que maravilló en el Chelsea. Mejoró el Villarreal, más incisivo, más activo y con más peligro. Hasta que encontró la jugada del empate en un penalti por derribo de Courtois a Chukwueze a falta de quince minutos para el final.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios