al lateral le falta continuidad

Odriozola no levanta cabeza: lleva dos años perdidos en el Real Madrid

Desde que fichó por el Real Madrid, en julio de 2018, la carrera del lateral donostiarra ha tenido un punto de inflexión negativo

Foto: Álvaro Odriozola en el partido entre el Real Madrid y el Valladolid. (Efe)
Álvaro Odriozola en el partido entre el Real Madrid y el Valladolid. (Efe)

Álvaro Odriozola lleva casi dos meses lesionado y su último y único partido con el Real Madrid son los 57 minutos que jugó contra el Valladolid el 30 de septiembre. Este inicio de temporada está resultando complicado para el donostiarra. En realidad, desde que fichó por el Real Madrid, en julio de 2018, su carrera ha tenido un punto de inflexión negativo. La trayectoria ascendente, casi meteórica en la Real Sociedad, dio un giro para abajo en el momento que entró en la plantilla madridista. Los motivos pueden ser la competencia con Carvajal, la falta de confianza de Zidane, las lesiones y el lógico proceso de adaptación.

El Odriozola que era un avión en el equipo donostiarra está en problemas en el Real Madrid después de dos años en los que ha ido disminuyendo la cantidad de minutos, el rendimiento y no consigue despejar las dudas. Fichó por el Madrid, en julio de 2018, como uno de los laterales derechos con más proyección del fútbol español y fue reconocido por la UEFA como uno de los jugadores revelación de una temporada en la que el equipo donostiarra, que entrenaba Eusebio Sacristán, practicó un fútbol ofensivo atractivo, quedó sexto en la Liga y se clasificó para la Europa League.

Odriozola fue uno de los más destacados y lo consiguió porque supo aprovechar sus oportunidades. Eusebio Sacristán le hizo debutar a mitad de temporada, el 16 de enero de 2017, en un partido contra el Málaga en La Rosaleda. Acabó con victoria (0-2) y destacó el descaro y el despliegue físico del joven lateral que ya estaba llamando la atención en el filial. Odriozola, el chico que empezó en la cantera con 10 años y quería ser delantero, llamaba la atención de los técnicos por su velocidad, explosividad y desborde. Podía jugar en cualquier puesto de atacante y se asentó como extremo. Era un puñal. Incisivo, profundo y un gran pasador.

Eusebio Sacristán es el entrenador que decidió que tenía que dar el salto al primer equipo con solo 21 años y ya reconvertido en lateral. Con obligaciones en defensa. En media temporada jugó 15 partidos de Liga y su progresión hizo posible que entrara en los planes de Albert Celades para jugar el Europeo Sub-21. En la temporada 17-18, antes de fichar por el Real Madrid, jugó un total de 41 encuentros. Era el mejor Odriozola. La versión de un carrilero que subía y bajaba, desequilibrante en el uno contra uno, asistente… Infatigable. También consiguió que le llamara Julen Lopetegui para la absoluta, en marzo de 2017, y aprovechó su primer partido en la Selección, por baja de Carvajal, para sobresalir con un pase de gol a Thiago. Todo le salía a pedir de boca. Tenía la confianza de Eusebio y Lopetegui. El seleccionador le incluyó en la lista de convocados para el Mundial de Rusia.

La falta de contundencia en defensa

Su carrera se ha torcido desde el fichaje por el Real Madrid. Estaba cotizado. El Barcelona se interesó por su contratación, pero las excelentes relaciones entre Florentino Pérez y Jokin Aperribay hicieron posible su pase al club blanco. Tenía una cláusula de 40 millones de euros y el Madrid pagó 30 e incluyó otros cinco en cantidades variables. Internacional, joven, lateral revelación de la Liga… Llegó con una buena carta de presentación al Bernabéu y estos dos últimos años se pueden considerar como perdidos. La primera temporada disputó 14 partidos de Liga (22 en total) y en la segunda tuvo que marcharse cedido al Bayern de Múnich en enero porque Zidane solo contó con él en cuatro partidos. En Alemania tampoco le fue mejor. Hansi Flick, técnico del Bayern, tan solo le utilizó en cinco encuentros.

Odriozola en un partido con el Bayern de Múnich. (Efe)
Odriozola en un partido con el Bayern de Múnich. (Efe)

De vuelta al Real Madrid se encuentra con una lesión en el gemelo izquierdo de la que le está costando recuperarse más tiempo del que se esperaba. Su baja coincidió con la de Carvajal y ha perdido otra oportunidad para ponérselo más difícil a Zidane. El entrenador ha ido solucionando los problemas en el lateral con Nacho, primero, y después con Lucaz Vázquez. Con los dos está más tranquilo y seguro si se trata de defender y ser un equipo sólido. Incluso con Mendy, al que también le ha cambiado de banda. Pero con Odriozola no consigue aclarar sus dudas.

¿Qué es lo que le sucede a Álvaro Odriozola? ¿Cuál es su problema para no despejar las dudas? El que mejor conoce al donostiarra es el entrenador que le hizo debutar con la Real Sociedad en Primera división. Eusebio Sacristán llega a la conclusión de que necesita continuidad y que se trata de un lateral diferente por su vocación ofensiva. “Es un futbolista que tiene un enorme potencial por todo lo que aporta en ataque. Es fantástico. Te ofrece recursos llegando desde atrás, desborda y mete centros muy buenos. Son sus virtudes y en eso es mejor que otros. Hay que valorar lo que te da, pero tiene que seguir potenciando los conceptos defensivos”, comenta Eusebio a El Confidencial.

Eusebio Sacristán señala su potencial

Le gusta recordar cómo fue su irrupción en el primer equipo donostiarra y también se extraña que no le estén saliendo bien las cosas en el Real Madrid: “En mi primer año en la Real, el equipo estaba abajo y logramos sacarlo adelante. Mi idea, desde que llegué, fue darle un salto al equipo en cuanto a la propuesta. Tener el balón, la iniciativa y atacar con los laterales y los extremos. En el verano llevamos de gira a una serie de chicos y entre ellos estaba Álvaro Odriozola. Me gustó mucho. Me habían dicho que era un extremo reconvertido a lateral. Ví que tenía capacidad para subir, desbordar, desequilibrar, crear situaciones de superioridad, poner buenos centros… Me encajaba”.

El crecimiento de Odriozola era imparable y Eusebio decidió que diera el salto del filial al primer equipo y hacerle debutar, en enero, por las bajas de Carlos Martínez y Joseba Zaldua: “Jugamos en Málaga y dominamos el partido. Ganamos (0-2) y Álvaro sobresalió. Hizo un excelente partido. No paraba de subir por la banda. Tenía capacidad de repetición. No se cansaba, presionaba y hacía buenos uno contra uno. Sorprendió a todos porque aportaba mucho en ataque y Yuri, el lateral izquierdo, ya no tenía tanto protagonismo. Su fútbol era muy llamativo, pero no había jugado mucho en la posición de lateral. Tuvo que empezar a trabajar más los conceptos defensivos”.

Aquí puede estar uno de los problemas de Álvaro Odriozola cuando a Zinédine Zidane le surgen dudas sobre su seguridad defensiva. “Es que es un jugador que no ha tenido la tradición del lateral defensivo”, comenta Eusebio Sacristán. “Tiene alma ofensiva”, recalca.

Odriozola en un partido con la Real Sociedad. (Efe)
Odriozola en un partido con la Real Sociedad. (Efe)

Hay que buscar soluciones a la situación de Álvaro Odrizola en el Real Madrid para que no se estanque. La pasada temporada decidió irse al Bayern de Múnich y no consiguió tener más minutos. Eusebio Sacristán considera que no puede estar sin jugar un chico que tiene 24 años: “Es un salto muy grande el que dio en apenas dos años para pasar del filial, al primer equipo de la Real Sociedad y fichar por el Real Madrid. Incluso llegar a la Selección. Todo lo que ha conseguido se lo merece. Para él era una buena opción ir al Real Madrid, pero es un jugador que tiene que tener continuidad para seguir afianzándose y poder madurar los conceptos defensivos. Tendrá que valorar si esa continuidad la tiene en el Real Madrid o en otro sitio para regresar más hecho otra vez al Madrid”.

De lo que no tiene duda Eusebio Sacristán es de que se trata de un excelente jugador que puede dar un buen rendimiento y, a lo mejor, le llegó demasiado pronto la llamada del Real Madrid tras despuntar una sola temporada en Primera división. “Puede que le hubiera venido bien estar dos años más en la Real Sociedad. El potencial lo tiene y también una larga carrera por delante para demostrar su nivel. Pero, insisto, está en un momento en el que tiene que ver cómo está él para ganarse el sitio. En el Madrid y en el Bayern la competencia es grande. Tengo claro que lo que necesita es continuidad para afianzarse en ese puesto”, recalca Eusebio Sacristán, con el que jugó 35 partidos en su mejor temporada (2017-18) y siempre de titular.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios