No quiere pagar los 700 millones de euros

El Manchester City convence a Messi para negociar con el Barcelona

La vía de la negociación se ha abierto. No para que Messi se quede, no para que recapacite, sino para pactar su salida del club de la mejor forma para los intereses del club inglés

Foto: Leo Messi durante el partido de Champions frente al Bayern. (Reuters)
Leo Messi durante el partido de Champions frente al Bayern. (Reuters)

La vía de la negociación entre el FC Barcelona y Leo Messi se ha abierto. No para que Messi se quede, no para que recapacite, sino para pactar su salida del club. El jugador ha entendido, por fin, que era necesario dejar un canal abierto con el club, tal y como ha adelantado 'El Periódico'. Y lo ha hecho porque su objetivo es jugar en el Manchester City de Guardiola y el club inglés le ha hecho saber que no se puede arriesgar a que dentro de dos años, o de tres, un juez sentencie que deben pagar 700 millones de euros que es lo que está estipulado en la cláusula. El futbolista y sus abogados creen que la finalización de dicha cláusula de libertad no es el 10 de junio como está firmada porque la temporada no ha sido normal debido al coronavirus. Pero ir a la guerra judicial supone un riesgo que el City no está dispuesto a correr. Y Messi les ha escuchado; a ellos, no al Barça.

La situación es cambiante y variable a cada hora. Hasta hoy viernes, Leo no estaba dispuesto a negociar absolutamente nada y no atendía a las llamadas y mensajes del Barça. Se especula también con el posible viaje de su padre, Jorge Messi, que está en Argentina, para reunirse con Bartomeu. Nada está confirmado y cada uno sigue jugando sus cartas, presionando al rival. Porque para esto han quedado los dos, el Barça y Messi, para jueguecitos mientras el barcelonismo está abierto en canal y se divide con el corazón roto entre los partidarios de que el club apriete o de que Messi siga a la suya. Y, por lo que parece, será el futbolista el que abra un poco la manga, pero lo triste es que no es una consecuencia, ni una pesadumbre, ni siquiera una añoranza y/o gratitud hacia lo que el Barça le ha dado, sino un trámite para lograr lo que quiere, que no es otra cosa que jugar en el City con Guardiola. Es el club inglés el que no quiere líos y dialoga con el astro, no el Barça.

Messi buscará una salida amistosa del Barcelona. (EFE)
Messi buscará una salida amistosa del Barcelona. (EFE)

El escenario más posible

Ferran Soriano, el CEO del Manchester City, está cuadrando las cuentas para que el fichaje de Messi sea posible. No lo tenía en las previsiones ni él, ni nadie, pero como el argentino tiró por la calle de en medio el pasado martes cuando envió el burofax al Barça y después de haber hablado con Guardiola, ahora se está dejando los sesos para materializarlo.

El Barça no puede aceptar, por una cuestión de dignidad, ninguna operación que no sea superior a los 222 millones de euros que el PSG les pagó por Neymar. Así que más allá de la teatralidad de Bartomeu presionando a Messi y dispuesto a inmolarse por el bien común y de cara a la galería, la clave está en negociar, en llegar a un acuerdo. Los nombres de Gabriel Jesús, el central Eric García y el lateral Angeliño más una cuantidad económica que no podría ser inferior a los 150 millones de euros. Se trata de buscar una salida lo más digna posible para el Barcelona para que al menos pueda proclamar que Messi no se ha ido gratis, como pretendía hasta ayer.

Leo Messi decidido a volver con Guardiola. (EFE)
Leo Messi decidido a volver con Guardiola. (EFE)

Hay otros clubes interesados, obviamente, como el PSG y el Inter, que serán atendidos por parte del entorno del argentino en el caso de que el City diga que no puede ser. Y sólo en ese supuesto. Porque Messi fue el que llamó a Guardiola recordando con quién ganó más, quién le sacó más, con quién se lo pasó mejor. Y Pep está en el Manchester City. Es el objetivo número uno.

La artimaña de Bartomeu de poner su cargo a disposición de Messi no ha dado resultado. El jugador sigue sin hablar y sólo se aviene a negociar porque en el City no están dispuestos a dejar en las manos de un juez 700 millones de euros. Es posible, o no (el entorno de Messi es espeso) que el jugador se exprese este fin de semana. Pero no será para contestar a Bartomeu, sino para despedirse del que ha sido el club de su vida desde hace 20 años. Es triste, pero esto es lo que hay.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios