IRSE AL CITY, LA OPCIÓN MÁS VIABLE PARA LEO

El dilema de Guardiola: rescatar a Messi de un Barcelona del que él ya huyó

Antes incluso de comunicar su decisión de marcharse del Barça, Leo telefoneó a Pep para ver la posibilidad de recalar en el Manchester City, uno de los pocos clubes que pueden afrontar su fichaje

Foto: Messi, con Pep Guardiola al fondo, durante un enfrentamiento del Barça y el Manchester City. (Reuters)
Messi, con Pep Guardiola al fondo, durante un enfrentamiento del Barça y el Manchester City. (Reuters)

Más allá de los motivos que Messi tenga para querer irse del FC Barcelona, que a buen seguro son muchos, vista la pésima gestión del club catalán durante los últimos años, y que las formas tampoco estén siendo las que una institución como el Barça se merece después de todo lo que le ha dado, lo que es evidente es que Leo ha dejado clara su voluntad de marcharse pese a tener aún un año más de contrato. Quizá si Josep Maria Bartomeu hubiera presentado su dimisión nada más recibir el burofax del argentino, lo que al mismo tiempo hubiera conllevado la destitución de Koeman, cuya contratación no estará en regla hasta finiquitar la de Quique Setién, la situación aún sería reversible, pero no fue así.

Y, claro, una vez que tenemos claro que después de 737 partidos, 634 goles y 34 títulos Messi no quiere seguir vistiendo la camiseta azulgrana, la pregunta que todo el mundo hace y se hace es adónde puede ir. A la espera de saber si puede irse con la carta de libertad, tal y como pretende, o previo pago de una cláusula de 700 millones, como a su vez pretende el Barça, opciones la verdad es que no hay muchas. Y aún menos después de que el diario 'L'Equipe' informara este miércoles de que el Paris Saint-Germain no puede hacer frente a los 71 millones de euros brutos anuales que el argentino gana en el Barça. La única manera de hacerlo, siempre según el citado diario francés, sería traspasando a Neymar o a Mbappé, aunque ahora mismo el mercado no está para grandes dispendios, tal y como aseguró un experto en la materia como Florentino Pérez.

Otra dirección a la que apunta el futuro de Messi es Italia, donde el Inter de Milán nunca ha escondido que sueña con hacer frente a su fichaje. Lo mismo que la Juventus, donde hace dos temporadas ya recaló la otra gran estrella de LaLiga en los últimos años, Cristiano Ronaldo. Al igual que en el caso del ex del Real Madrid, una salida sin duda mucho menos traumática que la de Messi en el Barça, la gran ventaja que el argentino encontraría en el Calcio es un entorno fiscal mucho más favorable que en España. De momento, con una ley por la que solo se pagan 100.000 euros en tarifa plana por los ingresos obtenidos en el exterior, lo que en el caso del portugués supone el 92% de sus derechos de imagen.

La llamada de Leo a Pep...

Sin embargo, el país hacia donde más apuntan los tiros es Reino Unido. Se habla del Manchester United, uno de los grandes clubes europeos, venido a menos en los últimos años y cuyos gestores verían en Messi la oportunidad de recuperar el espacio perdido. Pero no, es el otro club de esta ciudad, el Manchester City, quien tiene todas las papeletas, sobre todo porque así lo quiere el propio Messi. Especialmente, por un factor clave como es la presencia en su banquillo de Pep Guardiola, además, claro está, de por su capacidad económica.

Una estatua de Johan Cruyff parece indicar a Messi que se marche del FC Barcelona. (Reuters)
Una estatua de Johan Cruyff parece indicar a Messi que se marche del FC Barcelona. (Reuters)

Según informó Catalunya Ràdio, Leo llamó la semana pasada a Pep para consultarle las opciones de poder ir a jugar al Manchester City. Es decir, que fue el argentino quien llamó al exentrenador azulgrana y no al revés. Sabido es lo que siempre ha dicho Guardiola cuando le han preguntado sobre el futuro de MessI: "Mi deseo es que siga en Barcelona". Pero, claro, aunque algunos puedan ver una 'traición' en el hecho de que el de Santpedor ayude al '10' a cambiar la camiseta del Barça por la del City, no es lo mismo que el club inglés se lance a por el fichaje de Messi a que sea el propio futbolista quien se ofrezca y abra esa posibilidad.

Por si la figura de Guardiola no fuera suficiente, cabe recordar que a finales del pasado mes de junio, cuando Agüero sufrió una lesión de menisco que finalmente le impidió medirse al Real Madrid en los octavos de final de la Champions, el delantero argentino viajó a Barcelona para ser operado por el doctor Ramòn Cugat. Ya entonces, el Kun habló con su amigo Leo sobre su futuro y a buen seguro que la opción de jugar juntos en el Emirates salió en la conversación.

El dilema de Guardiola: rescatar a Messi de un Barcelona del que él ya huyó

Este es el dilema de Pep, quien, todo sea dicho, también acabó muy quemado en su relación con Messi, un futbolista estelar, aunque también tremendamente caprichoso, si no públicamente, sí de puertas hacia adentro. De ahí su reacción nada más conocer la legítima pero torpe decisión de Koeman de no contar con su amigo Luis Suárez. Si algo es importante para un entrenador, es saber gestionar los egos, y el de Messi, aunque las mate callando, es muy grande. Es cierto que se trata del mejor jugador de la historia del FC Barcelona y de LaLiga. Si alguien tiene dudas y no le basta con verle jugar, ahí están sus números. Pero por encima de la figura de cualquier jugador, debe estar la del club.

Nadie mejor que Guardiola sabe lo que supone salir de un club que él siente como aficionado, pero del que profesionalmente, primero como futbolista y luego como entrenador, también huyó. Llegados a este punto, y a la espera de acontecimientos, dos preguntas quedan suspensas en el aire. La primera: ¿tiene el City la capacidad de fichar a Messi sin incumplir —¿otra vez?— el llamado 'fair play' financiero? Y la segunda: ¿ayudará Guardiola a Leo a abandonar el Barça y dejar el club catalán en una situación tremendamente complicada?

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios