la exigencia al entrenador blanco

Por qué Zidane no quiere ser el tonto en el Real Madrid y la Supercopa es para listos

La Supercopa de España es un punto de inflexión en la temporada para valorar, dentro del club, el proyecto de Zinédine Zidane y comprobar si es listo o regresan las tonterías

Foto: Zinédine Zidane durante el partido del Real Madrid contra el Getafe en el Coliseum. (Efe)
Zinédine Zidane durante el partido del Real Madrid contra el Getafe en el Coliseum. (Efe)

Antes del partido contra el Getafe le preguntaron a Zinédine Zidane por las posibilidades que tiene el Real Madrid de ganar títulos en el año 2020. El técnico podía haber sido más ambicioso; no le habría venido mal lanzar un mensaje de ilusión a los dirigentes y los seguidores que quieren recuperar la sonrisa y la alegría con un Madrid que regrese a las celebraciones. Pero Zidane enfrió las expectativas: "Uno ganará la Liga y otro la Champions. ¿Y los demás somos tontos?". La Supercopa de España es un punto de inflexión en la temporada para valorar, dentro del club, el proyecto de Zidane y comprobar si es listo o regresan las tonterías. En Arabia Saudí tiene mucho que ganar y confirmar el entrenador francés de cara a Florentino Pérez y los aficionados que tienen dudas. Es un título metido en el mes de enero con los grandes (Valencia, Barcelona y Atlético de Madrid) que quieren el presidente y el madridismo para regenerar las ilusiones y las esperanzas.

El técnico francés tiene el reto personal de definir qué tipo de entrenador es y cuál es su filosofía futbolística. Si le preguntas a todos los entrenadores del mundo cuáles son su ideas, se remiten al ‘abc’ del fútbol: defender bien, equilibrio y contundencia en las áreas. Después hay muchos matices en los que entran la lectura del partido, la planificación y la gestión de una plantilla. Zidane no ha inventado nada y lleva a rajatabla este método tan riguroso como difícil en un equipo de la presión y la exigencia del Real Madrid. Para conseguirlo es necesario ganarse el compromiso de la gran mayoría de los jugadores. En Getafe (sin Sergio Ramos, Marcelo y el lesionado Eden Hazard) se vio un Real Madrid firme y resistente.

De lo que está orgulloso el entrenador francés es de poder demostrar que es capaz de devolver la regularidad al Real Madrid en la Liga. En el ecuador de la competición, no se puede hablar solo de un equipo que se enchufa en Europa y se abandona en España. Ha costado mucho llegar hasta aquí. Todavía hay quien se frota los ojos cuando ve al Real Madrid empatado en el primer puesto de la clasificación con el Barcelona. Parece, además, un milagro mirar el casillero de goles en contra (12). Un registro que le iguala al Atlético de Madrid. A Simeone se le valora como uno de los mejores entrenadores del mundo porque es capaz de hacer equipos sólidos y rocosos que encajan pocos goles. Zidane, a mitad de la Liga, ha llegado a ese nivel. De esto presume ZZ, que no quiere pasar por tonto si se trata de poner en la balanza la diversión y la fiabilidad. Elige lo segundo con la exigencia de la actitud del colectivo.

Los fieles del vestuario

El Real Madrid está vivo en enero y no ha hecho falta cambiar de entrenador, pese a que el otoño fue caliente. Zidane estaba cuestionado tras la derrota en Mallorca y se la jugó en Estambul. Desde la ‘final’ contra el Galatasaray encadena una racha de 14 partidos sin conocer la derrota. Entre ellos el alegrón que se llevó Florentino Pérez al ver a un equipo con un planteamiento valiente en el Camp Nou. Zidane ha ido corrigiendo los defectos de un Madrid irregular en la Liga. Pero ni aun así se puede tener la seguridad de que este Real Madrid es solvente para ganar una Liga en la que el Barcelona (con el factor Messi) no convence y una Champions en la que el Manchester City de Guardiola se juega la temporada tras rendirse en la Premier.

Tonterías las justas, dirá Zidane. Suele mostrarse como una persona modesta, tranquila y humilde. "Guardiola es el mejor entrenador del mundo", dijo el galo después de conocer el emparejamiento contra el City. En ocasiones se pone empalagoso cuando afirma que tiene que mejorar como entrenador. Lo dice un tipo que ha ganado tres Champions seguidas y en una temporada logró un doblete (Liga y Champions). ¿Cuántos técnicos han pasado por el banquillo del equipo blanco que, con más reconocimiento y fieles, se han ido sin Copa de Europa o, incluso, no han terminado la temporada? Los fieles de Zidane están dentro del vestuario.

Es el gran secreto de un entrenador que presume, en su cuenta de Instagram, de haber hecho un equipo y muestra una foto del abrazo de los jugadores en la victoria contra el Getafe. La mala noticia son las bajas de Benzema y Bale, pero si los Jovic, Vinicius, Rodrygo y compañía son listos están en una buena cita para aprovechar la oportunidad que se les presenta. Sobre todo Luka Jovic. Al fichaje de los 60 millones de euros se le abren las puertas de la titularidad para comprobar qué nivel puede ofrecer en el Madrid.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios