transmite la imagen de un entrenador cansado

Pep Guardiola toca fondo en el Manchester City sin posesión

Guardiola dio señales de estar cansado tras la derrota contra el Wolverhampton. Parecía agotado o, incluso, frustrado por no encontrar más explicaciones a los problemas futbolísticos

Foto: Pep Guardiola, con gestos de preocupación, en el partido contra el Wolverhampton. (Efe)
Pep Guardiola, con gestos de preocupación, en el partido contra el Wolverhampton. (Efe)

Hay dos cosas destacables y llamativas de la derrota del Manchester City contra el Wolverhampton (3-2). Una que el equipo de Pep Guardiola registró el dato de menor posesión desde que está en un banquillo (no llegó al 40%) y otra es detectar una corriente entre el barcelonismo que se alegra de que ya no le vaya tan bien al de Sampedor. Es el propio Guardiola el que se deja ver como un técnico en horas bajas por estar a 14 puntos del Liverpool y renunciar, públicamente, al título. "Tenemos que ser realistas y pelear con el Leicester por el segundo puesto", comentó tras la derrota. Esto, para un entrenador que tiene un sueldo de 23 millones de euros, habría supuesto probablemente el despido fulminante en otro técnico. La exigencia en Guardiola es ganar siempre y no flaquear. Impensable escuchar estas palabras de un entrenador que esté en el Barcelona y el Real Madrid. Ya no le ve ni su amigo Jorge Valdano como el favorito en la eliminatoria de Champions contra el Real Madrid. Algo pasa con Guardiola.

Lo de la posesión es algo que suelen utilizar los críticos del ‘guardiolismo’ para echar en cara a Pep que el fútbol que propone no siempre es vistoso ni ganador. En este bando suelen estar más los madridistas que no soportan a Guardiola y menos los puristas que anteponen el juego directo y vertical. Es cuestión de fobias. También de gustos (Guardiola no se parece en nada a Klopp ni Simeone). El dato es reseñable. De todos los equipos que ha entrenado (Barcelona, Bayern de Múnich y Manchester City) toca fondo con la posesión en la derrota con el Wolverhampton. Cierto es que jugó con un futbolista menos (por expulsión del portero Ederson) desde el minuto 12, pero tener tan poca posesión es perder la esencia y el dogma del ‘guardiolismo’ que lo justifica todo. El estilo no se negocia y todo ese sinfín de argumentos filosóficos-futbolísitcos que generan debates sobre si es el mejor del mundo.

De campeón de la Premier League ha pasado a sufrir y transmitir la imagen de un entrenador desesperado. A marcarse el objetivo de ser segundo. Guardiola dio señales de estar cansado tras la derrota contra el Wolverhampton. Parecía agotado o, incluso, frustrado por no encontrar más explicaciones a los problemas futbolísticos ni saber explicarlos. Se le acumulan cuando se comprueba que en los 19 partidos que lleva disputados en la competición inglesa ha encajado los mismos goles (23) que toda la temporada pasada. Mal asunto y algo a lo que debe poner remedio si aspira a ganar la Champions. En los torneos de eliminatorias suele ser igual de importante no encajar goles como tener pegada. El City tiene serios problemas defensivos. A dos meses para que se enfrente al Real Madrid puede tener la tranquilidad de que el equipo de Zidane tampoco va sobrado de pegada.

Guardiola, cabizbajo, en el partido contra el Wolverhampton. (Efe)
Guardiola, cabizbajo, en el partido contra el Wolverhampton. (Efe)

No aparece en el vídeo del 'sextete'

Las dinámicas son importantes para apostar por los equipos ganadores. La de Pep Guardiola no es buena. Se podría decir que es irregular, pero tratándose de un entrenador ‘top' hay que ponerle el listón más alto y chirría que tire la Premier en diciembre. Lleva 5 derrotas, 2 empates y 12 partidos ganados. Si nos metemos en comparaciones, a día de hoy, es más regular el Real Madrid de Zinédine Zidane con 10 partidos ganados, 7 empates y una derrota en la Liga en 18 jornadas de Liga. Hasta que lleguen a enfrentarse en los octavos de final de la Champions pueden cambiar las sensaciones.

La realidad es la que es y Pep Guardiola no la esconde. No se ve remontando en la Premier League y reconoce que tiene problemas futbolísticos (en defensa y la posesión). Esta derrota ha sido aprovechada por un sector del barcelonismo que observa al detalle cómo le va su aventura desde que se fue del equipo culé. No todos le tienen en un altar. Hay barcelonistas que anteponen a Messi o dicho de forma directa: fue gracias a una generación de excelentes jugadores (Puyol, Messi, Busquets, Xavi, Iniesta…) como llegaron los éxitos de Guardiola. Algunos de esos críticos del barcelonismo están dentro del club por cómo se olvidaron de que apareciera el entrenador de Sampedor en el vídeo homenaje (de 37 segundos) del ‘Sextete’ en 2009. Un acto que se celebró antes del último partido de Liga en el Camp Nou contra el Alavés.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios