la mala racha en el almería

"Me voy jodido", el cabreo de Guti en su peor semana en el banquillo del Almería

Se le desinfla el Almería. Sufre su primera derrota contra la Ponferradina. Se suma al empate sufrido en Fuenlabrada y la eliminación en Copa. José María Gutiérrez carga contra los jugadores

Foto: José María Gutiérrez, entrenador del Almería. (Efe)
José María Gutiérrez, entrenador del Almería. (Efe)

José María Gutiérrez (cuesta todavía escribir como quiere que le llamen) se marcha a las vacaciones navideñas con mal sabor de boca y muy enfadado con los fallos defensivos de su equipo. Es la peor semana de 'Guti' (me permito la licencia) desde que se hizo cargo del banquillo del Almería el 5 noviembre. En los tres últimos encuentros se le ha desinflado el equipo. Un empate sufrido en Fuenlabrada, eliminado de la Copa del Rey por el Club Deportivo Tamaraceite (equipo de Tercera división) y este domingo mastica la primera derrota en casa contra la Ponferradina. El cabreo del entrenador saca su versión más vehemente. José María Gutiérrez exige máxima concentración y carga por la relajación, despistes y regalos que cometen sus jugadores. Guti estalla. Se dejaron remontar el gol contra la Ponferradina y no se corta en darle un rapapolvo al equipo: "Me voy jodido. Con el escudo no se gana y yo no puedo salir al campo".

Se juega mucho en su primera aventura seria en el fútbol español. Fue fichado por el jeque (Turki Al-Sheikh) y dueño del Almería para que el equipo logre el ascenso directo. Se le pie que haga un fútbol vistoso. Pero la Segunda es una división dura. Traicionera. Hay que tener tablas para sacar los partidos adelante y encontrar la regularidad. Acaba de morder el polvo con la derrota en el último partido del año, ante sus aficionados, contra la Ponferradina (2-3). Esto duele. Más cuando el líder, el Cádiz, también cayó en su estadio contra el Numancia (2-4). Es el primer bache en el banquillo del Almería, en su peor semana desde que se anunció su fichaje a bombo y platillo. En Fuenlabrada ya se le vio sufrir para sacar un punto. En la Copa del Rey vivió en sus carnes lo que en tierras canarias se calificó como un bombazo. Para otros un ridículo por caer eliminado ante un equipo de la Tercera división en la prórroga (3-2) con un gol en minuto 105.

El problema y el gran enfado del técnico almeriense y ex jugador del Real Madrid es ver cómo a su equipo le marcan goles con demasiada facilidad. "Es un coladero", docen las críticas. Y esto le inquieta a José María Gutiérrez porque conoce que en la Segunda división hay que ser un equipo rocoso. Un bloque. Tener contundencia defensiva puede ser igual o más importante que hacer goles o desplegar un fútbol vistoso. El jeque lo quiere todo. Juego bonito, goles, espectáculo y victorias. No es nada sencillo y es el dolor de cabeza de un entrenador que exige intensidad, concentración y agresividad.

Se desinfla la ilusión

Lo que puede parecer más extraño es la reacción que tiene tras su primera derrota. Ha cargado públicamente contra los jugadores hasta el punto de soltar que él no puede salir al campo a jugar. Guti nunca se caracterizó por ser un futbolista fuerte en lo defensivo. Era imaginativo, talentoso y vertical. Recibía fuertes marcajes y los aguantaba. Pero no era de los que podías esperar un fuerte compromiso y sacrificio en defensa. Ahora como entrenador y en una categoría tan exigente como la Segunda división, pide un alto grado de tensión y ser un bloque compacto. Desde la barrera del banquillo se ve diferente el fútbol. Lo suelen reconocer los ex futbolistas que pasan a ser entrenadores y ven con más perspectiva las necesidades del equipo. El último es Xavi, en el Al-Sadd, que también raja de sus jugadores cuando recibe una derrota bochornosa. Le sucede también a Zidane. Otro talento que enfoca su discurso táctico, como técnico, en la importancia de dejar la portería a cero.

'Guti' está muy enfadado por tener que irse de vacaciones con una derrota de la que se hablara o se le pondrá en duda porque se suma a la eliminación en la Copa del Rey y unas sensaciones que son peores. El efecto de ilusión que generó su llegada al Almería es ahora decepción. "Me voy jodido porque también era una buena oportunidad de irnos ganando a las vacaciones. Es la peor situación para tener la primera derrota. Con dos regalos se han crecido. Es un toque de atención porque con el escudo no se gana ni diciéndole a la afición que venga al campo. Nos hacen goles por demérito nuestro. Vengo diciéndole hace tiempo y ya no sé qué hacer para corregirlo porque yo no puedo salir al campo", es el tirón de orejas de José María Gutiérrez en sus peores días como técnico en el Almería.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios