un ídolo en cádiz

La nueva vida de Álex Fernández y su gran recuerdo con el Real Madrid de Mourinho

Álex Fernández empieza a recoger los frutos de mucho trabajo y sinsabores desde que tuviera que abandonar el Real Madrid, con la carta de libertad, en el verano de 2013

Foto: Álex Fernández con la camiseta del Cádiz. (@Cadiz_CF)
Álex Fernández con la camiseta del Cádiz. (@Cadiz_CF)

En el fútbol hay, como en otros ámbitos de la vida, personas que encuentran su mejor momento profesional y personal a una edad avanzada. En el Cádiz, líder de la Segunda división, se da el caso en Álex Fernández. A sus 27 años y con todo lo que ha tenido que recorrer (entre equipos y países) está en la gloria en el equipo de la ‘Tacita de la Plata’. Álex Fernández es el alma y el motor del líder que entrena Álvaro Cervera. Es, y a lo mejor algunos le empiezan a poner cara, el hermano del Nacho Fernández (jugador del Real Madrid). Alejandro Fernández Inglesias, natural de Alcalá de Henares, no cambia Cádiz por nada del mundo. Se siente reconocido, agradecido, feliz y con el desafío de devolver a un histórico del fútbol español a la Primera división. La cosa tiene muy buena pinta, aunque queda mucha temporada y la Segunda división es una aventura peligrosa.

Álex Fernández empieza a recoger los frutos de mucho trabajo y sinsabores desde que tuviera que abandonar el Real Madrid, con la carta de libertad, en el verano de 2013. El club ya no veía un hueco en el primer equipo para este centrocampista. Se marchó al Espanyol y empezó una vida de trotamundos por Barcelona, Croacia (HNK Rijeka, equipo que le recomendó Luka Modric), Inglaterra (Reading FC) Elche y finalmente Cádiz donde llegó en 2017. “He encontrado mi sitio. En Cádiz soy feliz y no lo cambio por nada del mundo”, son las palabras de un pletórico Álex que en el pasado mes de julio rechazaba ofertas del fútbol italiano y español (Levante). Hace un año renovó con el club gaditano hasta 2022 y ya no se quiere mover de la ciudad ni abandonar el proyecto del presidente Manuel Vizcaíno.

Llegó a la cantera del Real Madrid con 11 años y, junto a su hermano Nacho, empezaron una progresión que les llevó al Castilla y jugar juntos en el primer equipo. Eran años en los que soñaba con triunfar en el Bernabéu. Llegó a coincidir con Neymar cuando el brasileño estuvo a prueba en el club durante dos semanas. Eran infantiles. A la edad de 14 años. Álex fue subiendo escalones y estuvo buscando su oportunidad para el primer equipo durante los tres años que compitió en el Real Madrid Castilla. Se la dio Mourinho.

El sueño, con Mourinho

El técnico portugués vio algo en él que le parecía interesante. Un fútbol de ida y vuelta y una energía que hoy sobresale en el Cádiz. Mourinho le llevó a la pretemporada en tierras americanas en 2010. De ‘Mou’ guardan un especial recuerdo los dos hermanos. Hizo debutar a Nacho, en el lateral izquierdo, en un partido de Liga en Valencia. Y le dio la oportunidad de jugar los dos juntos en un partido de Copa del Rey contra el CD Alcoyano (octubre de 2012). Era el gran sueño de los Fernández. Jugar juntos en el Real Madrid. Hoy siguen hablando de si es posible que puedan volver a repetirlo.

La etapa en el Real Madrid tocó a su fin y en su largo caminar ha madurado, mejorado y peleado por encontrar un equipo a su medida. Tras más de 150 partidos en la Segunda división (categoría que curte) hoy triunfa como uno de los mejores centrocampistas. ¿Qué dirán en el Real Madrid que hoy anda corto de efectivos en esta demarcación? Álex Fernández es un ídolo en Cádiz. En el centro del campo provoca que el juego del equipo sea vertical, profundo y trabaja a destajo. Un Cádiz líder que destaca por ser un bloque fuerte en defensa y con excelentes transiciones. “Quiero hacer historia en el Cádiz”, dice Álex, que tiene pendiente a su hermano Nacho de una temporada que puede ser la definitiva para el ascenso. Nacho visita frecuentemente la ciudad. Es otro enamorado de Cádiz. Su mujer es gaditana.

Cádiz es una fiesta y vive con pasión cómo su equipo está en la primera posición. Una ciudad que ha acogido a Álex y le tiene enamorado. Ha sido imposible que esos equipos italianos que le querían lograran convencerle para que se marchara con una oferta mejor en lo económico y deportivo. La felicidad prima por encima del dinero. No ha habido manera de hacerle ver qué podría ganar otras cosas a pesar de que esos clubes querían pagar su cláusula de rescisión (8 millones de euros).

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios