la pesadilla del director deportivo

Las horas más bajas de Caminero en el Málaga: sin poder y en furgoneta

La crisis institucional en el Málaga afecta a una leyenda del Atlético de Madrid. Caminero no lleva ni un año como director deportivo del Málaga y está sufriendo un calvario

Foto: El exrojiblanco José Luis Pérez Caminero. (EFE)
El exrojiblanco José Luis Pérez Caminero. (EFE)

El Málaga CF es un polvorín. La crisis institucional y deportiva está devorando a José Luis Pérez Caminero. Uno de los ídolos del Atlético de Madrid en la década de los 90 vive sus horas más bajas como director deportivo del club blanquiazul. Le han quitado el poder en la toma de decisiones, no se habla con el entrenador (Víctor Sánchez del Amo), la afición le culpa de una mala planificación deportiva, de no pintar nada y plegarse al propietario del club: el catarí Abdullah Al-Thani. Ha caído en desprestigio una de las figuras del fútbol español que triunfó en el Atleti (como futbolista y director deportivo) y fue un referente por la elegancia de su juego. Empieza a tocar fondo en el Málaga hasta el punto de que ya no dispone de coche oficial y se le ve saliendo de las oficinas del estadio de La Rosaleda en una furgoneta.

Caminero atraviesa su peor momento en el fútbol. El jugador que es recordado por el espléndido regate que rompió la cintura a Nadal, en un Barça-Atlético de Madrid en el Camp Nou (20 de abril de 1996), siente la soledad en esta etapa como director deportivo en el Málaga en la que lleva tan solo nueve meses. La crisis institucional está provocando que Caminero se sienta incapaz de gestionar su parcela como un alto cargo del club. No cuentan con él. “Está perdido y no le dejan trabajar”, comentan algunas personas que viven el día a día del equipo blanquiazul. Es difícil de entender que no haya presentado su dimisión en estas circunstancias tan problemáticas. Puede deberse a necesidades económicas y si no se ha ido ya es porque está esperando que la crisis termine de estallar o directamente el dueño le dé el finiquito (su sueldo no está por debajo de los 300.000 euros anuales).

Caminero en el juicio que fue imputado por blanqueo de dinero. (Efe)
Caminero en el juicio que fue imputado por blanqueo de dinero. (Efe)

El jeque Al Thani tiene limitadas sus funciones. Es un caso más de la grave situación que atraviesa una institución inestable en lo económico, deportivo y social. Caminero no se libra de la crisis y los daños colaterales se multiplican. Ha perdido el reconocimiento y el cariño de los aficionados, el respeto de los medios de comunicación locales y la conexión con el entrenador. Fue la persona que fichó a Víctor Sánchez del Amo y ahora están distanciados. El técnico, como los seguidores, le echa en cara que no se haga fuerte en su parcela y haya conseguido más fichajes. Hay una sensación de desencanto y engaño que es mutua porque Caminero entiende que es él quien confió en Víctor cuando no tenía equipo.

Un ejercicio de supervivencia

Llegó al Málaga C.F. como máximo responsable de la parcela deportiva en febrero de este año y el proyecto se ha ido torciendo hasta tenerle ‘apartado’ de sus funciones. El jeque confía las gestiones en nuevos asesores. Caminero está haciendo un ejercicio de supervivencia para no salir con las manos vacías. Llegó con un buen cartel después de siete años en la dirección deportiva del Atlético de Madrid. Entre sus fichajes en el club rojiblanco está el regreso de Simeone como entrenador, los refuerzos de Oblak y Mandzukic. Hasta que en el Atleti se confió en el italiano Andrea Berta y Caminero puso rumbo a Málaga. Las promesas incumplidas y la difícil relación y convivencia con una persona que no está en la ciudad (Al Thani se encuentra entre Doha y Londres) han ido deteriorando el proyecto deportivo. Muy limitado por la falta de liquidez.

El Málaga C.F. se encuentra en una situación agónica. Necesita 5 millones de euros antes del próximo mes de febrero para acometer pagos y otros 10 millones de euros al final de la temporada para que la Liga no le expulse de la competición (un caso similar al Reus). El escenario es dramático. Caminero se ha quedado sin margen de actuación y no ha podido fichar jugadores. Se le acusa de no trabajar bien el área deportiva. Él se defiende con el argumento de que no se le ha dejado. El follón es importante en un equipo que lleva diez partidos seguidos sin ganar y está en la zona de descenso. Un polvorín cuando los aficionados se manifiestan y claman contra Al Thani, con gritos, insultos, pintadas y el último episodio: quitar la placa del jeque en la glorieta cercana al estadio que lleva su nombre. La tiraron al río.

Es la peor etapa de José Luis Pérez Caminero en el fútbol. Vivió otras mejores como jugador y director deportivo. También en los dos años en el Real Valladolid (2006-08). Se le consideró uno de los artífices del ascenso a Primera división del equipo pucelano que hoy preside Ronaldo Nazario. Su periplo como dirigente deportivo en el club rojiblanco coincidió con la consecución de una Europa League, una Liga, una Copa del Rey, la Supercopa de España y la de Europa. Eran años de éxitos en los despachos y en el césped. Caminero triunfaba en su casa. Salió de ella y en Málaga está sufriendo una pesadilla. Malos tiempos para una persona pública que tuvo que pasar por un juicio tras ser imputado por un delito de blanqueo de dinero y acabó pactando para pagar una multa y librarse de la cárcel.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios