la gestión y los planes del brasileño

El pelotazo de Ronaldo en el Valladolid: comprar el estadio y llegar a la Champions

Ha pasado un año desde que compró el Real Valladolid. El empresario Ronaldo Nazario sigue con su plan de inversión, crecimiento del club y ahora negocia la adquisición del estadio

Foto: Ronaldo Nazario, sonriente, durante la presentación de un acto. (Efe)
Ronaldo Nazario, sonriente, durante la presentación de un acto. (Efe)

Pocos futbolistas que han triunfado en el césped consiguen hacerlo en los despachos cuando deciden invertir en un club de fútbol. Hay que tener buena cabeza y, por supuesto, mucho dinero. Ronaldo Nazario (43 años) es uno de esos casos que ahora busca el éxito en el negocio del fútbol. Ha pasado un año desde su desembarco como máximo accionista en el Real Valladolid y el proyecto de inversión sigue enfocado en modernizar y revalorizar la marca del equipo vallisoletano. Hacerlo crecer en lo deportivo es fundamental para generar ese sentimiento de pertenencia que necesita un club de fútbol. Elevar su valor en el mercado para una futura venta pasa por tener toda la propiedad y a Ronaldo le falta adquirir el estadio José Zorrilla. Es uno de los muchos asuntos en los que trabaja el empresario Ronaldo. Adquirir el estadio sería un pelotazo en su plan estratégico.

Desde hace unos meses negocia con el Ayuntamiento de la ciudad la compra del estadio. El precio de venta está en 13 millones de euros. Ronaldo quiere rebajar esa cantidad y será el informe de los peritos los que marquen el valor del inmueble. La negociación se pude ir prolongando hasta encontrar un punto de encuentro y alcanzar el acuerdo que dejaría a Ronaldo con la propiedad. Hasta que esto suceda el proyecto sigue con inversiones en infraestructuras y en la planificación deportiva. Tienen que ir de la mano. De hecho, Ronaldo piensa a lo grande y asegura que el proyecto deportivo busca el objetivo de tener al equipo en la Champions en un periodo de cinco años. Un reto que provoca mucha expectación en los aficionados vallisoletanos.

Ronaldo en el día de su presentación como máximo accionista del Valladolid. (Efe)
Ronaldo en el día de su presentación como máximo accionista del Valladolid. (Efe)

El ‘Fenómeno’ (como se le conocía en su etapa de futbolista) da argumentos cuando se trata de generar ilusión. En su faceta de empresario y máximo accionista del Valladolid empieza a comprobar que los proyectos van más lentos de lo programado. En este primer año se ha gastado 2 millones de euros en la remodelación del estadio. Pero no ha podido, por asuntos burocráticos, que vean la luz la construcción de una nueva Ciudad Deportiva para las categorías inferiores y uno de los más importantes: la reforma de las instalaciones donde entrena el primer equipo. Los plazos que se puso no se cumplen. La legalidad va por un lado diferente al de sus ideas.

El pago de la deuda con Hacienda

En este año el empresario Ronaldo ha desembolsado dinero para sanear el club y darle una estabilidad financiera. Ha pagado gran parte de la deuda con Hacienda (19 millones de euros) y tiene pendiente otra cantidad (3 millones). Los 2 millones de euros invertidos en las obras del estadio han servido para cambiar los videomarcadores, quitar el foso (el único que lo conservaba en el fútbol español), crear una zona vip detrás de los banquillos en la que los abonados (pagan 869 euros al año) viven la experiencia cerca de los entrenadores, reformar el túnel de vestuarios, abrir nuevos gimnasios y reformar la zona de los seguidores visitantes.

A su plan por hacer crecer el Valladolid le falta la compra del estadio. Invierte en un inmueble en el que está de alquiler. Era parte de su compromiso. Tenerlo en propiedad es cerrar el círculo a un proyecto de inversión que, como todo en el fútbol, tiene una variable que lo sube y baja: depende de si entra el balón. La temporada pasada se consiguió el objetivo de la permanencia con mucho sufrimiento. En esta hay más aspiraciones. No es fácil. La Primera división es dura y hay fuerte competencia. El dinero gastado en infraestructuras provoca que haya menos liquidez para los fichajes. El único desembolso que se ha hecho en el verano es el pago de un millón de euros por el centrocampista Pablo Hervías. La incorporación del delantero Sandro Ramírez se hizo a préstamo con el Everton. El resto de refuerzos son jugadores cedidos. Tres de ellos del Real Madrid (Andriy Lunin, De Frutos y Javi Sánchez). Hay que cumplir con el límite salarial.

Ronaldo en el entrenamiento del Valladolid. (Efe)
Ronaldo en el entrenamiento del Valladolid. (Efe)

Ronaldo se marca grandes objetivos. El empresario es ambicioso y tenaz. Tiene buenos contactos. No ha perdido su pasión por el fútbol y no ve el club con la frialdad que pueden tener otros multimillonarios que se meten en este negocio (caso Peter Lim en el Valencia) o jeques. Conoce los códigos de este deporte. Le sirve su extensa carrera como jugador de alta competición para tomar decisiones más maduradas. Ronaldo acude a los partidos, es cercano a la plantilla, los aficionados y se le ve en ocasiones por los encuentros de las categorías inferiores. Entre sus planes también está crear una sección de fútbol femenino desde abajo. Está pendiente del fútbol base, la cantera y de que puedan irse formando los jóvenes futbolistas que potencia el proyecto si se hace una correcta inversión.

Su día a día transcurre entre Madrid y Valladolid. Viajes, reuniones y citas en las que idea planes estratégicos para sacar rentabilidad a sus inversiones. La compra del Valladolid llegó por ese deseo de tener un club de fútbol en el que volcar su experiencia profesional y los conocomientos empresariales. No se descarta que pueda seguir creciendo en otros países. Siempre tuvo la idea de tener un equipo en Inglaterra y no se puede obviar en su país al Corinthians, club que lleva en su corazón.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios