el frenazo y el despegue de los brasileños

El mosqueo de Vinicius y cómo en el Real Madrid evitan compararle con Rodrygo

Zidane eligió en los dos últimos partidos a Vinicius para el 'plan B' en Mallorca y a Rodrygo para el 'plan A' en Estambul. Crecen las comparaciones entre lo que aportan los dos jóvenes brasileños

Foto: Vinicius se lamenta en una acción de ataque durante el partido contra el Brujas en el Bernabéu. (Efe)
Vinicius se lamenta en una acción de ataque durante el partido contra el Brujas en el Bernabéu. (Efe)

En el Real Madrid confían en que Zidane sabrá gestionar el frenazo que ha experimentado Vinicius. El brasileño atraviesa por un momento de dudas que se reflejan en las decisiones que toma el entrenador y los partidos. El peor momento de Vinicius lo sufrió cuando no entró en la convocatoria del partido contra el Granada en el Bernabéu. Ese día se llevó una decepción. Empezó el mosqueo de 'Vini'. Zidane eligió a Rodrygo Goes, aunque luego se quedara sin tener unos minutos el ‘otro’ brasileño. Vinicius le lleva un año de ventaja a Rodrygo en el Real Madrid, con todo lo que supone la adaptación a la competición, la exigencia, el nivel de entrenamientos y la vida en España. No se refleja. Rodrygo transmite más seguridad al entrenador francés y, a pesar de que pueda seguir jugando partidos con el Castilla, cada día que pasa las comparaciones entre los dos jóvenes brasileños se suceden en los entrenamientos y los partidos.

Los que protegen a Vinicius, dentro del vestuario, consideran una sandez examinar el nivel de uno con otro. El grupo de brasileños es amplio en la plantilla y tiene como cabecilla a Marcelo. El más veterano aglutina a los dos jóvenes y está arropado por Casemiro y el último en llegar: Eder Militao. Se aconseja, tanto a Vinicius como a Rodrygo, que se olviden del ruido exterior. Tanto del que llega de la grada como el de los medios de comunicación y, si es posible, el que surge de las redes sociales. Hay comparaciones exageradas y algunas perversas. Se les pide que tengan paciencia, estén enfocados en trabajar y mejorar y esperen sus oportunidades. Pero uno lo lleva mejor que el otro. Vinicius es más impaciente y Rodrygo, del que se destaca su vida sencilla, tiene más calma.

Marcelo junto a Vinicius y Rodrygo. (Efe)
Marcelo junto a Vinicius y Rodrygo. (Efe)

Vinicius ha pasado de generar ilusión (en los meses que estuvo Solari en el banquillo) a cuestionarse su falta de gol, puntería en los partidos y el encaje que puede tener con Hazard (juegan en la misma banda). Es el punto débil de un extremo que tiene otras virtudes (velocidad y explosividad en el uno contra uno y descaro), pero que se atasca en la finalización. Zidane trabaja con Vinicius en el día a día para darle seguridad y reforzar los mecanismos en el remate. El técnico es de los que entiende que puede mejorar y que necesita perfeccionar la definición. Está en un proceso de aprendizaje. Hay que pulir este apartado con trabajo y sin darle dentro de la plantilla la trascendencia que tiene fuera. No es el caso de Rodrygo que demuestra en los entrenamientos, y en las oportunidades que ha tenido de jugar con el primer equipo, que tiene más facilidad para hacer goles.

La pérdida de confianza de 'Vini'

De lo que no quieren ni oír hablar en el Real Madrid es que Vinicius es un jugador que no tiene nivel para esta plantilla o que es el momento de apostar más por Rodrygo. Son dos jugadores jóvenes, cada uno con sus características, y que tienen que madurar como personas y futbolistas en un club de enorme presión y exigencia. El problema de Vinicius es que pierda la confianza si se obsesiona con los goles. Esto es lo que preocupa en el Real Madrid. Como en días en los que Zidane prescinde de él y le deja fuera de la convocatoria contra el Granada o cuando tiene la oportunidad de ser titular en Mallorca (en el 'plan B') y le da un bajón por no conseguir acabar las jugadas.

Después del partido en Mallorca llegó el encuentro en Estambul (el 'plan A') y la decisión de Zidane fue la de apostar por Rodrygo. Una sorpresa para todos los jugadores en un día traicionero para el entrenador, en el que se cuestionaba su continuidad. Rodrygo respondió y ya se le empieza a ver en la plantilla como un competidor más por un puesto. Llegó con el cartel de aprendiz: entrenar con el primo equipo y jugar con el Castilla y, según pasan los meses, gana terreno en el primer equipo. El premio a la progresión que está teniendo es la llamada del seleccionador, Tite, para los amistosos de Brasil contra Argentina (15 de noviembre) y Corea del Sur (19 de noviembre). Rodrygo ha entrado en la lista de la absoluta por primera vez y Vinicius se ha quedado fuera como ya le sucedió en la Copa América del pasado verano y sospechó que la falta de minutos de Zidane le había pasado factura. El entrenador tiene que gestionar el caso de un jugador que necesita atención especial para no desmoralizarse.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios