De titular indiscutible, al banquillo

El apagón de Vinicius y cómo Zidane le busca un sitio junto a Hazard en el Real Madrid

El joven brasileño ha perdido protagonismo en la nueva plantilla blanca y al Bernabéu le extraña. Zidane asegura que es de su confianza. El francés le quiere recuperar sin renunciar a Hazard

Foto: Vinicius, durante un partido de la Audi Cup este verano. (EFE)
Vinicius, durante un partido de la Audi Cup este verano. (EFE)

La temporada pasada Vinicius fue un rayo de esperanza para la afición madridista en la desastrosa campaña de su equipo. El joven brasileño, todo descaro y velocidad, se echó al Real Madrid a la espalda con solo 19 años durante los momentos más difíciles del curso. Camp Nou, Wanda Metropolitano, Johan Cruyff Arena...no hubo quien le quitara el sitio desde que convenciera a Santiago Solari, recién llegada al banquillo tras la destitución de Julen Lopetegui, en el partido de Copa del Rey ante el Melilla. En muy poco tiempo, y tras una carrera meteórica en el Castilla con el argentino, escaló a la condición de titularísimo en el primer equipo. Casi se podía decir que el once del conjunto blanco eran, en aquel momento, él y diez más. Este mediodía ante el Levante (13:00h) nada será lo mismo.

Porque tras la llegada de Zidane todo cambió para el carioca. Una rotura en el ligamento de su rodilla le tuvo de baja en el tramo final de la temporada y a su vuelta, con el equipo tocando fondo en Liga y fuera de la Champions, el técnico francés decidió darle los minutos justos. Se esperaba que este año Vinicus, que tiene una dura competencia con Hazard en el flanco izquierdo, diera un paso adelante, pero no ha sido así incluso con el belga lesionado. El jugador no termina de convencer a 'Zizou' y así se puede constatar en lo que llevamos de Liga porque su participación ha ido descendiendo paulativamente. Disputó 69' contra el Celta partiendo de titular, 33' ante el Valladolid saliendo desde el banco y tan solo 16' la semana pasada contra el Villarreal. El Madrid juega este mediodía un encuentro importantísimo y Vinicius, que debutó con Brasil este martes, no tiene garantizada la titularidad a pesar de la gran plaga de lesiones presente en Concha Espina.

A Vinicius le ha comido el terreno hasta Lucas Vázquez, que encaja mejor con la idea de Zidane en el 4-4-2. Vinicius tampoco acaba de encontrarse en la derecha, donde Zidane le ha probado por Bale. Al brasileño se le ve apagado y sin confianza, su elección de las jugadas no ha sido buena. Ni rastro del delantero eléctrico que deslumbró hasta que el físico le dijo basta hace tan solo unos meses. Este pasado viernes se le preguntó al francés en la rueda de prensa previa al partido si Vinicius es de su confianza y el técnico no se escondió, intentando aplacar los rumores: "Que no es de mi confianza lo decís vosotros. Tiene mi confianza, es el futuro del Real Madrid, segurísimo. Está en proceso de hacer las cosas bien. Cuento con él". Zidane echa balones fuera, pero la mala trayectoria del equipo, con muchas dudas ya desde la pretemporada, parece haberse llevado por delante al jugador. Zidane quiere que aprenda antes de cargarle con el peso de toda una institución, eso por otra parte.

Zidane da instrucciones a Vinicus durante un partido de la temporada pasada. (Reuters)
Zidane da instrucciones a Vinicus durante un partido de la temporada pasada. (Reuters)

Cómo encajar con Hazard

El Bernabéu, eso sí, no entiende como Vinicius ha pasado de ser trascendental a verse superado por otros como Bale y James que tenían más de pie y medio fuera del equipo este verano, muy especialmente el galés, que llegó incluso a viajar a China para cerrar su nuevo contrato. Ambos llegaron a estar incluso apartados de las sesiones tácticas y los entrenamientos. Ante esta situación, es difícilmente comprensible la situación de Vinicius, que ha perdido la sonrinsa que tanto le caracteriza. El francés, además, pareció darle un toque de atención tras el empate contra el Valladolid: "Vinicius ha entrado y la segunda parte fue peor para nosotros".

El delantero, seguramente con un punto de ansiedad consciente de que cualquier desconexión le puede relegar al ostracismo, desea cambiar su suerte pronto. Defensivamente, Zidane no le ve demasiadas capacidades como para ayudar al lateral en el repliegue. Ponerle en la derecha, dicho de paso, tampoco ayuda. En esa demarcación del campo Vinicius no es feliz, su talento no brilla. Hay otro aspecto que depende única y exlusivamente de él, que es el anímico. Vinicius, como cualquier otro futbolista de la plantilla, debe aprender a reinventarse cuando su entrenador se lo solicita. Zidane, no obstante, es posible que busque una fórmula para que pueda asociarse con Hazard en el campo. El 4-2-3-1 con Vincius de mediapunta zurdo y Hazard de enganche con el delantero, con libertad de movimientos, parece una opción viable pese a que se resienta el centro del campo, una preocupación notoria en la cabeza del técnico, más ahora que la basculación entre medios y defensa no convence.

Durante la concentración de la Selección brasileña, Casemiro no dudó en echarle un cable: "No es normal que un muchacho de 19 años haga lo que él hizo, demostro que está para ser titular del Real Madrid". El de Sao Paulo le ve como futuro candidado al Balón de Oro y le anima a que luche por esta distinción. De Vinicus no se puede decir que no trabaje y no haya demostrado con creces su compromiso con el equipo. Es un joven con una capacidad de sacrifio diferente, centrado y muy profesional. El curso pasado renunció a competir con su Selección en el Mundial sub-20, donde hubiera sido la máxima estrella, para seguir ayudando a sus compañeros en el Madrid, moralmente tocados. Trasladándonos de nuevo al presente, el Madrid afronta un mes de septiembre durísimo -en nada empieza la Champions- y se espera que Vinicius tenga nuevas oportunidades. Deberá aprovecharlas en el césped si quiere revertir la dinámica y empezar a contribuir más al equipo.

Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios